CulturaEspeciales

Un “joven” de 89 años

Un 'joven' de 89 años

Aludo a un curandero maya con mucha energía para su edad

Lo conocí en Hunucmá por los años 60. Eran los tiempos en los que yo impartía la cátedra de inglés en la Escuela Secundaria «Emiliano Zapata» del lugar (no es por presumir, de ahí salieron varios guías de turistas) y al saber que el buen amigo Juanito Esquivel, conserje de la escuela, lo conocía, le pedí que me lo presentara. En aquella época yo andaba a la caza de historias mayas, de su mitología, y el «joven» Lorenzo Chan, que tal era su nombre, sabía mucho de ello.

Quedamos en que Juanito nos lo presentó y por las tardes conversábamos con él sobre las truculentas historias mayas, de las cuales con el tiempo me serví para editar el libro «Relatos Mayas».

El primer encuentro

La primera entrevista se dio en una cantina del lugar donde lo invité a comer algo. Se presentó el mesero:

-¿Qué van a querer señores? -preguntó

El «joven», un tanto tímido, respondió:

-Un vaso horchatero de agua helada. ¡Uf! Hace mucho calor.

Yo le sugerí:

-¿No prefiere Ud. una cerveza?

Abrió los ojos desmesuradamente y respondió:

-¿Una cerveza? Oye mesero: ¡Alto al agua! ¡Que venga la cerveza!

Diversas entrevistas

Desde entonces, sostuvimos diversas entrevistas. La ventaja era que el «joven» Chan hablaba filudo español y gracias a ello le entendí perfectamente y yo me dedicaba a apuntar en una libreta aquellas fantásticas historias que me narraba. Por último, en los pueblos se acostumbra a bromear con la apariencia de las personas. De ahí que le impusieron eso de «joven» a un anciano de tantos años. Más adelante, en posteriores entregas, rescataré para mi sección algunos relatos de don Lorenzo Chan.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.