CulturaEspeciales

La nutrida asistencia infantil alegró el concierto dominical de la OSY

Alejandro Basulto dirigiendo a la OSY y Ma. Eugenia Guerrero narra ls historias.

Los niños son nuestra más grande esperanza, sus risas y barullos nos deben llenar de alegría siempre. Los niños iluminan nuestras almas viejas con sus maravillosas y luminosas sonrisas. Los niños nos remiten a los más gratos recuerdos de nuestras vidas. Nuestro cuerpo envejece cada día que pasa, pero nuestras almas conservan las alegrías y las ilusiones por el niño eterno que llevamos dentro. Soy muy dichoso en esta vida, porque tengo a los niños cerca todos los días; soy dichoso porque he llevado vida de maestro.

¡Qué afortunada decisión de nuestra orquesta la de haber ofrecido un maravilloso programa para niños! Ver, todos los niveles del Teatro Peón Contreras, con sonrisas infantiles, con alguna voz levantada más de la cuenta, con algún llanto que interrumpió el programa; fue único y maravilloso. Los niños vinieron a poner alegría en las almas viejas que vamos cada domingo a nutrirnos con música, nos llenaron de luz, nos contagiaron su energía, nos recordaron que se vale ser totalmente informal y a expresar sin ambages lo que realmente se siente. Ver el Teatro Peón Contreras lleno de niños, fue un agasajo para el alma.

El sexto programa de la XXXVIII temporada de la OSY, vistió una relevancia especial, estuvo dirigido a los niños, y supo captar su atención con la excelente narración de las obras, que estuvo a cargo de la destacada maestra María Eugenia Guerrero Rada, venezolana de nacimiento, pero yucateca, profundamente yucateca, por adopción. Además, tuvimos la oportunidad de disfrutar de la atinada conducción de alguien a quien sentimos muy nuestro, como lo es Alejandro Basulto Martínez. Estas dos afortunadas circunstancias pusieron un elemento especial al lucimiento del programa.

María Eugenia Guerrero, ha tenido ya grandes participaciones con la OSY, ha sido la encargada de la dirección de los coros, en todas las puestas de ópera que ha llevado a cabo nuestra orquesta; en el CEMUS dirigió la ópera “La Serva Padrona” de Giovani Battista Pergolesi. Además, ella es una excelente actriz; la recordamos gratamente como una de las tres brujas de Macbeth. Por su parte, Alejandro Basulto ya ha tenido presencia con la OSY, en 2017, se incluyó en la temporada de otoño – invierno, la obra de Basulto “Pueblos Mágicos”, con la presencia del autor en el concierto. En 2019, se interpretó “Jig Variations”, de él mismo. Y ahora, toma la batuta para conducir diestramente la orquesta. Alejandro, acaba de concluir su doctorado en dirección de orquestas en la Universidad de Huston, Texas.

El programa estuvo integrado por tan sólo dos obras, ambas del género que podemos llamar de música descriptiva, pues ambas tienen por objeto narrar con música un par de divertidas historias infantiles, es decir, son cuento hechos de música. La primera de ellas es “La Historia de Babar, el pequeño elefante”, de Francis Poulenc, músico francés que militó en las vanguardias de inicios del S. XX en el llamado grupo “Les Six”, y que guardó estrecha relación con grandes figuras de la época, como Jean Cocteau o Sergei Diaguilev. La otra obra, “Pedro y el Lobo”, es un cuento escrito y musicalizado por Serguei Prokofiev. En esta obra, Prokofiev define perfectamente los personajes identificados, cada uno con un instrumento específico. Así, Pedro es un cuarteto de cuerdas, el pato es el oboe, el gato el clarinete, el abuelo el fagot, el pajarito la flauta y el lobo los cornos. Ambas obras capturaron la atención de los pequeños que colmaron el teatro, para lo cual influyó tremendamente la precisa narración de María Eugenia.

Hay que destacar a los solistas que tuvieron a cargo representar a los personajes. A Pedro, las cuerdas encabezadas por Christopher Collins; al pato, Sacha Ovcharov; el gato, Paolo Dorio; el abuelo, Miguel Galván; el pajarito, Joaquín Melo; el lobo, los cornos encabezados por Juanjo Pastor; y los cazadores, la sección de percusiones.

Fue un concierto diferente, muy ameno y lleno de alegría por la presencia de los niños. ¡Ojalá tengamos más conciertos como este!

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.