CulturaDeporteEspeciales

Buen inicio de la temporada taurina en la Plaza de Toros Mérida

La primera corrida de la temporada 2022 – 2023 inició con el pie derecho, pues fue una tarde que tuvo de todo. Las ganaderías de Alberto Balleres, “Begoña”, “San Miguel de Mimiahuápam” y “Santa Teresa”, honraron la memoria del desaparecido ganadero, pues sus pupilos saltaron al ruedo con edad, peso y trapío, acudieron con prontitud a los caballos, pelearon empujando con los riñones, y demostraron gran poder, pues dieron varios tumbos a los varilargueros. Andy Cartagena dio una soberbia cátedra de bien montar, ejecutó lucidos tercios de banderillas, y mató con certeras estocadas ejecutadas limpiamente. Los de a pie: Jesús Enrique Colombo, cortó una oreja a cada uno de sus enemigos; Jussef, cortó una oreja al toro de su alternativa; y Leo Valadez, se fue en blanco. Las cuadrillas de subalternos tuvieron poca acción, pues los tres diestros cubrieron brillantemente los tercios de banderillas. Los pupilos de Balleres dieron buen juego, no exento de dificultades, y dos de ellos propinaron sendos sustos a Colombo y Jussef. El público meridano se volcó a la plaza, que estuvo llena hasta la bandera, y salió contento del embudo de Reforma, pues vio una buena tarde de toros, toros.

Jussef. Lidió al corrido en primer lugar y al corrido en octavo. El primer toro, “Güero”, de Begoña, castaño entrepelado y bragado, con 496 kilos a cuestas, Jussef lo recibe con una tanda de Verónicas. Salen los de a caballo y el burel acude con ligereza y tumba al piquero, que luego le pone un puyazo. Jussef ejecuta lucido quite por chicuelinas y luego ejecuta ágil salto de garrocha, en el salto la vara se rompe poniendo en peligro al torero. El respetable le exige a Jussef que ponga los palitroques y éste procede. Galleando pone el primer par en todo lo alto, el segundo queda caído, y pone el tercero al violín. Suenan las dianas con fuerza. Se procede a la ceremonia de alternativa, Jussef recibe los trastos de su padrino, Leo Valadez, atestiguan Jesús Enrique Colombo y Andy Cartagena. Brinda a una dama en barrera de sol. Inicia faena con unos pases de tanteo, luego ejecuta una tanda de derechazos que tiene un remate desaseado. Viene en seguida una tanda de naturales con otro remate desaseado. Nueva tanda de naturales en la que se descubre peligrosamente. Ejecuta otra tanda de derechazos que remata con desplante muy torero. Termina con tanda de naturales, y ejecuta unos pases para cuadrar al burel, entra a matar y deja una estocada entera en buen sitio y el toro rueda sin puntilla. Las tribunas se pintan de blanco y el juez concede una justa oreja.

El octavo toro, de nombre “Piquín”, de Begoña, con 545 Kg., quinquenio, negro listón, Jussef lo recibe con la suerte de Don Tancredo, parado sobre una base de madera, en seguida, con un capote multicolor, le receta una tanda de mandiles. El cornúpeta recibe dos buenos puyazos y Jussef ejecuta un quite por chicuelinas. De nuevo toma los garapullos y deja el primer par en todo lo alto, el segundo al quiebre, y el tercero al violín, la ejecución no es del todo limpia, pero si con un gran valor. En el segundo par, Piquín le pone un varetazo que parece lesionar al diestro, pero éste sigue adelante con la faena. La inicia con un pase cambiado por la espalda y tanda por derechazos que remata con trincherazo. Viene una tanda de derechazos con temple, y repite la receta; es ahora tanda de naturales y saca al burel a los medios donde le ejecuta nueva tanda de derechazos con mucho temple que repite. Ejecuta una serie de manoletinas poco lucidas. Entra a matar en una forma poco ortodoxa que lo pone en grave peligro y falla. Vuelve a entrar y deja una media que fulmina a Piquín. Silencio en los tendidos.

Andy Cartagena, le tocan en suerte el segundo y el quinto. El segundo de la tarde, de nombre “Habanero”, de Begoña, con 466 Kg., negro bragado, Andy lo cita con la cabalgadura, pero el burel parece no enterarse, con esfuerzo, Cartagena deja el primer rejón de castigo y trata de torear con la jaca, pero el toro no responde, trata de poner un segundo rejón, pero no se rompe y tiene que cambiarlo, deja el segundo, pero sin emoción por la desatención del toro, lo corre con el cuerpo de la cabalgadura y el toro sigue desentendido. Cambia al tercio de banderillas, deja la primera y torea con la jaca; pide música para alegrar la lidia, torea con el caballo arriesgando horrores por el toro quedado, deja un tercer palitroque y da una verdadera cátedra de alta monta; deja el cuarto y suenan las notas de la jarana alegrando la lidia, así deja el quinto y luego tres banderillas cortas, con mucho esfuerzo pues el toro esta parado. Entra a matar y deja una estocada vertical y entera que fulmina a Habanero. Silencio.

El quinto de la tarde, de nombre “Guajiro”, de Begoña, con 514 Kg., negro bragado, con cinco años cumplidos. El burel sale comiendo gente, buscando pelea, circunstancias que Andy aprovecha; pone el primer rejón de castigo al paso y torea con la jaca con gran alegría; deja un segundo rejón a la grupa y pasa al tercio de banderillas. Trata de poner el primer palitroque y torea de costado con el caballo, falla y vuelve a entrar ofreciendo el pecho de la cabalgadura; torea de nuevo pone la segunda al paso y al salir el burel le gana el paso y casi lo agarra junto al burladero de banderilleros; torea de nuevo y pone la tercera arriesgando horrores, la deja en todo lo alto. Pone tres banderillas cortas al paso, y luego pone un par a dos manos, manejando al caballo con la cintura. Entra con el acero y deja una entera en todo lo alto que hace rodar al toro sin puntilla. El usía concede una oreja justa.

Leo Valadez, le corresponden el tercero y el sexto. El tercero lleva el nombre de “Chipotle”, de Begoña, con 476 Kg., castaño bragado, ojo de perdiz, bien puesto de pitones, Leo lo recibe con dos chicuelinas y una media Verónica; recibe un puyazo del que se duele y da muestras de mansedumbre. Leo ejecuta un lucido quite por zapopinas que remata con una media. El respetable le exige poner los garapullos, a lo cual accede. El primero lo pone al cuarteo y en lo alto, el segundo en la cara del toro, sale del estribo para poner el tercero al violín. Jussef le devuelve los trastes a Leo quien brinda al multicéfalo. Inicia la faena de rodillas y remata con el pase del desdén; ejecuta una tanda de derechazos que remata con el de pecho; nueva tanda de derechazos y pasa a ejecutar una de naturales y luego tres dosantinas; vienen manoletinas de rodillas que remata con el pase del desdén. Entra a matar y pincha; entra de nuevo y deja una estocada de tres cuartos, tendida pero efectiva. Aplausos.

El sexto de la tarde, de nombre “Chipotle”, de San Miguel de Mimiahuápam, con casi cinco años y 482 Kg., negro listón y tremenda encornadura. Leo lo recibe con un mandil a pies quietos y par de Verónicas. Recibe un buen puyazo. Leo ejecuta un lucido quite por navarras. Valadez invita a los alternantes a poner las banderillas, el primer par lo deja Colombo en todo lo alto; el segundo Jussef entra al cuarteo y sale trompicado; el tercero lo pone Valadez al violín. Brinda al público e inicia la faena por la derecha y remata con molinete; ejecuta tanda de derechazos sin templar, da otra tanda muy atropellada, intenta la dosantina que no cuaja; en los siguientes pases el toro le atropella la muleta, de nuevo por la derecha sin temple ni transmisión; ejecuta otra tanda sin lograr agarrar el ritmo del toro. Entra a matar y deja una entera tendida que despacha al burel. Se escuchan algunas palmas.

A Jesús Enrique Colombo le correspondieron el cuarto y el séptimo. El cuarto de la tarde, de nombre “Pasillo”, de Begoña, con 477 Kg., castaño ojo de perdiz. Colombo lo recibe con unos pases de rodillas y una media desmayada; lo lleva a la pica con mandiles, recibe una puya y dobla las manos; Jesús Enrique pone los palitroques, el primer par en la cara a todo lo alto, el segundo igual de soberbio, y el tercero al violín. Brinda al respetable. Recibe al burel con la derecha y cambia de mano, nueva tanda de derechazos y otro más ayudado; intenta por naturales y el toro le atropella la pañosa, remata con el de pecho obligando al toro a pasar, nuevo derechazo y cambio de mano, ejecuta un molinete a toro pasado, el toro se ha quedado y le saca unos naturales con mucha voluntad, regresa a la derecha, pero el burel quedado es de mucho peligro; de nuevo con la izquierda tirando la muleta, sacando de donde no hay. Entra a matar y deja una entera tendida que hace doblar al toro. El juez concede una oreja que es justa.

El séptimo de la tarde, de nombre “Mirasol”, de la ganadería de Santa Teresa, con 590 Kg., con cinco años cumplidos, un tío negro listón, cómodo de pitones. Colombo lo recibe con mandiles, dos Verónicas a pies quietos y una media. Mirasol acude al caballo con gran codicia y da tremendo tumbo al varilarguero, y lo tumba dos veces más, bravamente el picador se monta y le da un puyazo. Colombo cubre el tercio de banderillas con gran lucimiento; pone el primer par al quiebro, el segundo galleando en la cara del toro, y el tercero en la cara y sale galleando, el tendido enloquece y se deja oír el grito de ¡TORERO, TORERO! Brinda al respetable e inicia con un par de pases apoyado en tablas, ejecuta un derechazo con mucho temple y cambia de mano, intenta por naturales, pero no es el mejor lado del burel, pero insiste y le saca los pases; de nuevo por la izquierda y el toro va pasando, insiste por la izquierda y el toro lo trompica y se desvanece, las asistencias lo recogen y lo llevan al burladero de matadores, trata de volver a la faena y se desvanece de nuevo. Se recupera ligeramente e insiste en seguir toreando, vuelve a la faena entre los gritos del público que le dice que no, se sobrepone y ejecuta una tanda de derechazos y una vuelta en aro entre nuevos gritos de ¡TORERO! Entra a matar y toca pelo dejando una entera, pero el burel no cae; toma la espada corta y extrae el acero con el efecto de que el toro cae fulminado. El tendido se cubre de blanco y el usía concede una oreja, que bien pudieron ser dos.

El público que abarrotó las tribunas, salió contento de este primer festejo. Esperemos que esta temporada siga viento en popa, a toda vela.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.