Especiales

Vivir la experiencia Rogers, la decisión más acertada: Raúl Rivero Otamendi

Vivir la experiencia Rogers, la decisión más acertada Raúl Rivero Otamendi
Raúl Rivero Otamendi, Ingeniero Civil egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

“Tengo que admitir que estudiar en el Rogers Hall no fue una decisión propia, sino una tomada por mis papás; sin embargo, admito que fue la decisión más acertada y les estoy muy agradecido por ello, ya que del Rogers me llevo inmejorables memorias, entrañables amistades y grandes valores que en la actualidad rigen mi vida”, relató Raúl Rivero Otamendi a EstamosAqui.MX.

Raúl es Ingeniero Civil egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), actualmente residente de obra en Eurk. A continuación, su historia:

“Los mejores recuerdos que guardo hoy en día, sin duda son aquellas experiencias que viví en los pasillos del Rogers. Apenas cursaba el tercero de primaria cuando caminé por primera vez ese gran pasillo rojo característico de la escuela y no sabía lo mucho que éste significaría para mí”.

“Como relaté previamente, la decisión de iniciar mis estudios en el Rogers fue de mis papás, pero fui yo quien optó por permanecer hasta culminar la preparatoria y precisamente en éstos tres últimos años surgen las mejores memorias, definitivamente los momentos que más atesoro hasta el día de hoy”, narró.

“Lo que hace tan especial estudiar en el Colegio Peninsular son las experiencias que compartes, tanto con tu generación como con las generaciones mayores y menores, es como si se tratase de ‘una sola gran generación’. Actividades como ‘Game’, RogersMUN, el ‘Día del Pavo’, entre otras, son las que te llevan a conocer gente nueva, que termina convirtiéndose en amistades tan especiales y que, dentro de unos años, verás en un restaurante y cantarán con orgullo el himno del Rogers, para recordar aquellos homenajes generales en la entrada principal del colegio”, afirmó.

Con gran entusiasmo, Raúl indicó que sería injusto para la memoria mencionar una sola experiencia vivida en el Rogers que marcara su vida, «ya que todas las atesoro; sin embargo, son dos las que termino resaltando siempre (quizá de manera inconsciente) por el impacto que siguen teniendo en mi vida, incluso ocho años después de egresar de la escuela”.

“La primera es el haber sido parte del grupo ‘Game’, de ingreso opcional para alumnos de la preparatoria del Rogers, que me brindó las amistades más grandes y los mejores valores, que junto con los inculcados por mí familia, rigen mi vida. Aún recuerdo las juntas, retiros y misiones que siguen saliendo a conversación cada vez que nos reunimos entre amigos. A tal grado impactó en mi vida, que hasta la fecha soy miembro de dicho grupo, pero ahora desde la perspectiva de un Asesor”, contó.

“El RogersMUN es la segunda gran experiencia de un listado de tantas que me gustaría mencionar. La experiencia de haber sido Secretario General del cuarto modelo la llevo tatuada en mi corazón y memoria. Un proyecto que nace de la inquietud por generar más conciencia sobre las problemáticas que envuelven al mundo, para ‘romper la burbuja’ que muchas veces nos rodea y solo nos permite ver lo que está próximo a nosotros”, dijo.

“El ‘MUN’ fomenta en el participante herramientas indispensables en la vida laboral, como la oratoria, la investigación y principalmente la negociación para establecer acuerdos en función del diálogo. La época del RogersMUN marca un hito en el calendario escolar, es un momento donde vas de traje o de la vestimenta tradicional y formal de cada delegación, donde adquieren todos un rol y una postura, según la delegación que representen, y conoces gente a través del debate para dar solución a un conflicto o problemática mundial”, exteriorizó.

“Después de este evento, todos terminan asegurando que se dedicarán a ‘Relaciones Internacionales, Derechos Humanos o algo relativo a la experiencia vivida’, y me incluyo; sin embargo, terminé estudiando Ingeniería Civil y, aunque parezca no tener relación directa, empleo día con día cada una de las herramientas brindadas y fomentadas en el Rogers, siendo los protagonistas el diálogo y la negociación, ya que todo gira en torno a la comunicación entre personas y profesionistas, para llegar a una solución o acuerdo que permita dar continuidad a un proyecto (en mi caso, obras civiles) y que a su vez ambas partes se vean beneficiadas”, expuso.

Para finalizar la amena charla con EstamosAqui.MX, Raúl hizo énfasis en las grandes amistades construidas en el Rogers, (tanto con maestros, administrativos y con los estudiantes), “son tan fuertes, que hasta hoy en día las sigo frecuentando”, aseveró. “Del colegio me llevo los valores humanos y las herramientas que forman parte de mi esencia, tanto profesional como en mi vida personal, y también un baúl lleno de recuerdos, que siempre es un gusto compartir y platicar”, culminó.

Rogers Hall

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.