Especiales

Renovación De La Preparatoria XIII
La Escuela Modelo, más de un siglo de historia en la educación de Yucatán

A fines de la década de los 70’s, la preparatoria de la Escuela Modelo era un hervidero de inquietudes. Varios miembros de una sola familia se habían instalado en diversas cátedras de la escuela, y este nepotismo causaba una profunda inquietud entre los jóvenes alumnos. Sin consultar a ninguna persona mayor, un grupo de inquietos jóvenes empezó a reunirse en casa de uno de sus compañeros. El objeto de esas reuniones era discutir la situación académica de la institución, la manera de conducirse de algunos maestros y, sobre todas las cosas, la preocupación que despertaba el nepotismo imperante en la preparatoria. Muy pronto, entre los jóvenes fue prevaleciendo la idea de la necesidad de pedir al Consejo de Administración de la Escuela que tomara cartas en el asunto. Alguno de los muchachos expuso la idea de invitar a esas reuniones a exalumnos mayores que pudieran orientarlos sobre el camino a seguir para sus objetivos. Muy pronto, algunos distinguidos exalumnos, ya profesionistas, empezaron a asistir a las juntas y a dar sus opiniones.

Después de varias juntas entre alumnos y exalumnos, el grupo llegó a la conclusión de elaborar un documento dirigido al Consejo, en el que se expusieran con toda claridad y con sólidos fundamentos las inconformidades e inquietudes de los alumnos, y de igual forma, se pidiera la intervención del Consejo de Administración con el objeto de solucionar los problemas expuestos. El documento fue redactado en forma colectiva y sufrió varias modificaciones antes de quedar en su forma definitiva. Una comisión designada colectivamente en la junta, sería la encargada de hacer llegar el documento al Consejo de Administración. Los jóvenes buscaron al Profr. Luis Brito Pinzón, el director general, por ser el personaje del Consejo que ellos sentían más cercano a ellos; se reunieron con él en la dirección, y le solicitaron ser el portavoz de las inquietudes expuestas por los jóvenes en el pliego petitorio. Al leer el contenido del escrito, Don Luis Brito hizo suyas las inquietudes de los estudiantes y se dispuso desde luego a hacerlo llegar a la próxima junta del Consejo de Administración.

El escrito de referencia fue presentado a la junta del Consejo de Administración de la Escuela Modelo, en noviembre de 1978. El documento fue leído en la junta por el secretario, C. P. Orlando Cámara García, y tuvo el efecto de una bomba. Los miembros de la junta reaccionaron con gran indignación, en especial el presidente, Dr. Carlos Avilés Cuevas, y Don Ramiro Casellas Díaz, quienes exigieron a sus compañeros una acción inmediata y contundente. Muy pronto, se dieron los primeros pasos en busca de remediar totalmente la situación. El primer paso fue convocar al director de la preparatoria, Lic. Enrique de Zavala Díaz, a una junta con el Consejo de Administración. El Lic. Zavala, era un hombre de gran honestidad, así que reconoció como reales las quejas de los estudiantes, y en un gesto que honra su memoria, tomó la decisión de retirarse del cargo para dejar al Consejo toda la libertad para actuar y corregir esta situación. Después de esta junta, se acordó actuar en el mes de enero de 1979, y el Consejo puso manos a la obra y citó a los maestros señalados en las quejas y uno a uno fueron notificados de que se retirarían de sus cátedras al concluir el curso escolar.

Lic. Carlos González Gómez.

El siguiente reto para el Consejo de Administración sería el de integrar un nuevo equipo que se hiciera cargo de la preparatoria. El consejero Mario Sosa Rincón propuso que el nuevo equipo de la preparatoria estuviera encabezado por un distinguido modelista, el Ing. Carlos Sauri Duch, y que él mismo formara un equipo de colaboradores que levantara el nivel académico de la preparatoria. El Ing. Sauri compareció a la junta del Consejo de Administración, donde se le expuso la trascendental encomienda de la que se haría responsable. Con gran entusiasmo, Sauri puso en acción el plan para rescatar a la preparatoria y desde luego empezó a formar el nuevo equipo de maestros de la preparatoria. El cargo de secretario de la preparatoria recayó en el Mtro. Felipe Borges Echeverría. También se incorporó a la planta de maestros el Lic. Carlos E. González Gómez. La reforma a la preparatoria resultó todo un éxito y al iniciar el curso 1979 – 1980 el nivel académico se fue cuesta arriba para conservarse así hasta la actualidad. El Ing. Carlos Sauri Duch, con el tiempo se hizo una figura emblemática dentro de la institución; así como el Lic. Carlos González Gómez, quien continúa siendo parte activa de la Escuela Modelo.

Ing. Carlos Sauri Duch

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.