CulturaEspeciales

El vicio de llamar con aumentativos a ciertos guisos en Yucatán

El vicio de llamar con aumentativos a ciertos guisos en Yucatán

Y es un vicio que viene desde el siglo XIX, de acuerdo con lo que hemos leído en las revistas decimonónicas de Yucatán.

Sí, porque en otras entidades se prefieren los diminutivos, como en la ciudad de México por ejemplo, pero no aquí.

Veamos un par de ejemplos:

-Oye Tiburcio…

-Sí, Manfredo

-Ultimadamente te he visto los domingos por la plaza introduciéndote al Hotel San José

Es cierto, pero sólo voy al restaurant

-He oído decir que está muy buena la comida

-Buenísima…

-Ah, entonces es cierto

-¡Claro! todavía el pasado domingo me eché un «pucherazo» de tres carnes, para chuparse los dedos…

-¡Ah, ya decía yo…!

Veamos este otro ejemplo:

Se encuentran en el parque de Santa Ana los viejos amigos Yorch y Segismundo:

-¡Yorch, que alegría verte!

-Y yo a ti, Mundo, después de tanto tiempo

-Esto hay que celebrarlo

-Si quieres decir brindar, te diré que ya no bebo

-¡No hombe! Es que mi esposa Floripondia cocinó hoy un «mondongazo» y quiero invitarte a comer

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.