EspecialesOpiniones

Claudia Ruiz Massieu de la pasarela a la palestra política

Lejos estoy de ser analista político o politólogo. Esas son labores cuyos esfuerzos me resultan poco atractivos, porque quienes hablan como tales, no lo hacen por su propia voz, sino por los comentarios de tal columnista, tal reportero, o tal medio de comunicación, que a fin de cuentas responden a intereses políticos y económicos de algún sector de la sociedad. Sin embargo, me gusta escuchar las disertaciones de algunos intelectuales, quienes no dan una opinión propia sobre un acontecer político, sino solo un conjunto de pensamientos coincidentes con algo de lo que leen en el día.

Desde esa esquina de la praxis cotidiana, hablo de lo siguiente: 

Después de escuchar a algunos políticos priistas en sus intervenciones en “Diálogos por México”, realizados por el PRI, en el auditorio Plutarco Elías Calles, saqué en conclusión que la alianza opositora ya tiene figura para la candidatura presidencial de 2024.

Pensé que esa responsabilidad recaerá sobre Claudia Ruiz Massieu Salinas, no porque haya dicho vehementemente, “estoy lista”, sino porque es la sobrina del expresidente Salinas de Gortari, quien ya debe estar operando, desde Europa, en tal sentido.

La oposición, PAN, PRD, PV, los empresarios como Salinas Pliego, Carlos Slim, Claudio Xicotencatl, Gustavo Hoyos, y los promotores del movimiento opositor, tienen mucho que agradecer al expresidente mexicano, radicado en el exterior.

En el caso de Salinas, fue quien reconoció triunfos al PAN y otorgó gubernaturas a Carlos Medina Placencia y Rodolfo Ruffo Apel; A la vez, permitió que muchos empresarios adquirieran enormes fortunas a partir de las facilidades que les otorgó. En el caso de los medios de comunicación, vivieron en jauja durante ese periodo.

Todos esos deudores con Salinas, se encuentran reunidos en la alianza opositora a MORENA.

Desde esa vertiente, la sobrina de Carlos Salinas, garantiza relaciones económicas saludables con el empresariado y los medios de comunicación, como las que hubo en el sexenio de su tío Carlos, y con seguridad brindaría triunfos a los partidos aliancistas.

Con ese recuerdo fresco en la memoria, aquellos que buscan a un candidato para el 2024, verían con muy buenos ojos a la hoy senadora por el PRI, como candidata de la oposición.

El PAN, la mayor fuerza opositora, no tiene una figura política destacable en este momento, así que respaldaría dicha propuesta política. Especialmente si recibe, desde el exterior, instrucciones del exmandatario priista. ¿Marko Cortés se sentiría incomodo con una figura de tal naturaleza? ¡Por Dios, para nada! Debe tener el recuerdo de los logros conseguidos por Carlos Castilla Peraza, en su relación con el poder priista.

¿Apoyaría el PRD a la senadora priista? Para ese partido sería una bendición, le significaría no tener que cerrar la tapa de su ataúd.

En su intervención durante la reunión de priistas, “Diálogos por México”, Claudia Ruiz, lució transformada, con la voz educada por al algún maestro teatral. Sus gestos tuvieron trazos actorales y sus manos enfáticas nos mostraron la fuerza de una preparación para la tarea futura de la candidatura por la oposición.

Para lograr el triunfo de Claudia Ruiz Massieu, las traiciones estarán al por mayor. No se debe pasar por alto que MORENA acuna a muchos priistas que vivieron el salinato. Al día de hoy, las traiciones son como remojar distintos biscochos en una misma taza de chocolate o café.

¿Puede cambiar todo esto? Solamente el presidente López Obrador podría hacerlo. Tendría que cambiar su actitud tan respetuosa a cada instancia de decisión política. En realidad, el respeto presidencial a dichas instancias, es el que ha provocado la estridencia política en el país. De ese respeto se han valido todos para decir y hacer todo lo que se les pega la gana.

Y al parecer, el presidente no va a cambiar de actitud, porque él parece empeñado en obtener un afamado galardón internacional.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.