Quintana Roo

Feministas respaldan iniciativa para despenalizar del aborto en Quintana Roo. Grupos provida se oponen

18 de octubre/ Cancún, Q. Roo.- Mientras colectivas feministas respaldaron la iniciativa presentada por el Partido del Trabajo (PT) para la despenalización del aborto en Quintana Roo, grupos que se oponen, afirman que el tema ya se legisló y en su opinión, “no es prioridad para la sociedad quintanarroense”.

La Red Feminista Quintanarroense (RFQ) se pronunció a favor de la reforma constitucional y de otras adecuaciones al marco legal del estado, presentadas por la diputada Alicia Tapia y Hugo Alday, para lograr el aborto legal, seguro y gratuito en la entidad, a partir de la armonización de la legislación local con la acción de inconstitucionalidad resuelta por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN)

“El Diputado Alday fue uno de los diputados electos que suscribió el Pacto ‘Nunca Más Sin Nosotras’ con la Red Feminista Quintanarroense durante su campaña y con esta iniciativa está cumpliendo uno de sus compromisos. Su iniciativa es pertinente, urgente, apegada a derecho, al control convencional y a los principios en materia de derechos humanos.

“Además dejará fuera del marco normativo un texto que ya es letra muerta en el estado, pues la misma Fiscalía General de Quintana Roo ha señalado que observará la acción de inconstitucionalidad, por lo que no se iniciarán carpetas de investigación por el delito de aborto en la entidad en contra de quienes decidan voluntariamente interrumpir su embarazo o de quienes acompañemos a otras a abortar”, indicó la grupación de colectivas.

En contraste, grupos como la Red de Jóvenes Provida, Ola Celeste, Abrazando la Vida, el Comité Abrazando la Vida, Jóvenes por amor a la Vida, Protégeme desde mi Concepción, entre otros, han dirigido varios escritos a la XVII Legislatura, exigiendo se desista de legislar en materia de aborto.

La más recientes de esas misivas se recibió en el Congreso el pasado 4 de octubre, dirigido al presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo), Renán Sánchez Tajonar y al presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Guillermo Brahms González, ambos militantes del Partido Verde (PVEM) y a Alday Nieto, quien preside la Comisión de Justicia.

En 16 puntos, exponen que la defensa y protección de los seres humanos no puede ser privilegio solo de los “humanos nacidos”, de “los deseados, los perfectos o los planeados” y señalan que no se puede supeditar “al capricho de grupos con intereses particulares o económicos”.

Citan la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Convención Americana de Derechos Humanos, señalando que ambas proclaman que todo “ser humano” nace con derechos inalienables, irrenunciables y universales y que “persona es todo ser humano”.

Para sostener lo anterior mencionan el artículo 4.1 de esa convención que indica que “toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”.

Sin embargo, la SCJN ha dejado en claro que el status de “persona” no se adquiere desde la concepción.

“Aún cuando un cigoto califica como un organismo humano, no se le puede considerar razonablemente como persona o individuo (es decir, como sujeto jurídico normativo), de acuerdo con la Constitución mexicana o los tratados internacionales. Éstos no establecen que los no nacidos sean personas, individuos o sujetos jurídicos o normativos.

“Por el contrario, solo los reconoce como bienes jurídicamente protegidos, por más que califiquen como pertenecientes a la especie humana. Entonces no se puede considerar que el producto de la concepción o fecundación, independientemente de la etapa gestacional en la que se encuentre, sea una persona jurídica o individuo para efectos de ser sujetos de los derechos constitucionales”, señala la Corte desde la acción de inconstitucionalidad 62/ 2009, cuya tésis sostiene y ha ido perfeccionando.

Los grupos autodenominados “provida”, pero ubicados por las colectivas como “antiderechos”, afirman que “los niños en gestación desde su concepción son parte de una familia humana”. Pero de acuerdo con lo que sostiene la SCJN, juridicamente eso es imposible, pues si un cigoto no es considerado jurídicamente como “persona”, menos como “niño”.

Otro de los argumentos ofrecidos para frenar la discusión legislativa sobre el aborto, es que las principales causas de muerte de las mujeres son las enfremedades del corazón, la diabetes o los tumores malignos, y las causas de muerte materna, el COVID-19, la hipertensión y otras, durante el 2020.

Una más, es que el aborto provocado y las muertes maternas, presuntamente aumentaron en la Ciudad de México, en donde el tema está despenalizado.

Bajo estas premisas, las organizaciones antes mencionadas afirman que los fallos de la SCJN en materia de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres “violan los artículos 1 y 133 de la Constitución mexicana, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención Americana de Derechos Humanos, la Convención de los Derechos del Niño, el federalismo y la división de poderes”.

Así, advirtieron a las y los legisladores –como lo han hecho históricamente– que si “se atreven” a votar a favor del aborto, “serán recordados para siempre como quienes despreciaron las vidas de las niñas y los niños quintanarroenses indefensos y en gestación” y exigieron que la protección desde la concepción, prevalezca y que el marco legal se mantenga como está.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.