Especiales

El Rogers, compañerismo, diversidad, inclusión y mucho más: Renata Millet

Renata Millet Ponce
Renata Millet Ponce, Licenciada en Pedagogía por la UNAM y de Ciencia Política por el ITAM.

Estudiar en el Rogers Hall y haber sido elegida como secretaria general del Rogers MUN es y será siempre un orgullo. En esos pasillos fui inmensamente feliz y construí valiosas amistades intergeneracionales que hasta el día de hoy conservo y atesoro, son mis principales compañeras y compañeros en proyectos aventados, que buscan dejar este Estado y el país un poco mejor de como lo encontramos, contó Renata Millet Ponce, en amena charla con EstamosAqui.MX.

«En el Rogers hice grandes amigos y amigas, a quienes hoy acudo en búsqueda de soluciones, de críticas, de mejores preguntas, de consuelo y de ánimos. Son personas a quienes admiro, en quienes confío y que tienen algo en común: constantemente trabajan (con mucho éxito) por mejorar la realidad que los acoge y con una clara meta de no dejar a nadie atrás mientras lo hacen», dijo.

Una de las principales virtudes del Rogers es el Modelo de Naciones Unidas, resaltó Renata, «el objetivo es crear un vínculo entre estudiantes de diversas generaciones, que conecta y ubica en terreno común a todos los alumnos que pasaron por él. Pese a que todos los MUN son distintos, las historias se asemejan y nos generan añoranza, risas y buenos recuerdos, como aquel compañero tímido en clase que sorprendió con discursos apasionados en defensa de los derechos humanos, o las alianzas entre estudiantes que no se llevaban tan bien o los mejores amigos enfrascados en debates y negociaciones, que parecía podían romper amistades, para luego ir abrazados a la salida de la escuela», relató.

«Como participante, me conectó con personas de mi generación y de generaciones arriba, y de secretaria, con generaciones de graduados que siempre estaban disponibles para resolver inquietudes y rebotar ideas para ver qué mejorábamos del MUN; algunos de ellos estudiaban la universidad en la Ciudad de México y, gracias a las largas pláticas sobre el MUN, nos hicimos cercanos y esa fue una de las principales motivaciones que me llevaron a obtener becas y estudiar en universidades en esa ciudad, de donde me gradué de dos licenciaturas: Pedagogía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Ciencia Política, con una beca, en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM)«, narró.

Para finalizar, Renata resaltó que, sin duda, la mayor experiencia que se lleva del Rogers es «la diversidad y la inclusión, en todo sentido, que fomenta el colegio. Es extraordinario ver que etudiantes completamente distintos, de contextos diferentes, se encuentran en los pasillos y se vuelven amigos. En el MUN, debaten; en clases, discuten, y en los pasillos, se vuelven amigos. Son ciclos que se reproducen, con sus particularidades, de generación en generación. Es algo que da sentido de pertenencia e identidad, y forma amistades para toda la vida. Eso es lo que me pasó a mí, por ello, la experiencia de estudiar en el Rogers es incomparable», indicó.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.