Vida Saludable

Cáncer en menores de 50 años

Cáncer en menores de 50 años

Iana dos Reis Nunes tenía 43 años cuando le dijo a su marido que notaba algo parecido a una burbuja en el abdomen al acostarse de lado.

Una ecografía le detectó manchas en el hígado, lo que la llevó a hacerse análisis de sangre y una colonoscopia.

«Había un tumor del tamaño de un puño, y ella no tenía dolor ni problemas para defecar ni nada parecido», recuerda Brendan Higgins, su marido, quien trabaja como artista en Nueva York.

Cuando los médicos lo descubrieron, el cáncer de colon de dos Reis Nunes se había extendido. Estaba en fase 4, lo que significa que había llegado a otras partes de su cuerpo.

La familia no sabía ni de dónde había llegado el golpe.

«Había tenido un bebé 15 meses antes de su diagnóstico, así que le habían hecho un millón de análisis de sangre, ya sabes, atención de los médicos y ecografías… y no había ningún indicio de nada, nada en absoluto».

Una nueva revisión de los registros de cáncer de 44 países ha revelado que la incidencia de los cánceres de inicio temprano está aumentando rápidamente en el caso del cáncer colorrectal y de otros 13 tipos de cáncer, muchos de los cuales afectan al sistema digestivo, y este aumento se está produciendo en muchos países de ingresos medios y altos.

Los autores del estudio afirman que el aumento en los adultos jóvenes se debe en parte a que las pruebas de detección de algunos tipos de cáncer, como el de tiroides, son más sensibles. Pero las pruebas no explican del todo la tendencia, dice el coautor Shuji Ogino, profesor de Patología en la Escuela de Salud Pública T.H. Chan, de Harvard.

Ogino afirma que el repunte se debe a una mezcla de factores de riesgo que probablemente actúan conjuntamente, algunos conocidos y otros que deben investigarse.

Ogino también señala que muchos de estos riesgos tienen vínculos establecidos con el cáncer, como la obesidad, la inactividad, la diabetes, el alcohol, el tabaquismo, la contaminación ambiental y las dietas occidentales ricas en carne roja y azúcares añadidos, por no hablar del trabajo por turnos y la falta de sueño.

«Y también hay muchos factores de riesgo desconocidos, como un contaminante o como los aditivos alimentarios. Nadie lo sabe», afirma.

Ogino cree que el hecho de que tantos de estos cánceres, ocho de los 14 estudiados, afecten al sistema digestivo apunta a un papel importante de la dieta y de las bacterias que viven en nuestro intestino, llamadas microbioma.

«Creo que esto es realmente un elemento importante, porque lo que señala es el cambio en la prevalencia de la exposición a edades tempranas, que está produciendo cánceres de aparición más temprana», dice la Dra. Elizabeth Platz, epidemióloga de la Escuela de Salud Pública Bloomberg, de la Universidad Johns Hopkins, que también edita la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, y que no participó en la revisión.

Por ejemplo, la obesidad. Antes era poco frecuente. No solo se ha vuelto más común tener un índice de masa corporal peligrosamente alto, sino que la gente se vuelve obesa a una edad más temprana, incluso en la infancia, por lo que estos riesgos de cáncer se están acumulando décadas antes que en las generaciones anteriores.

Con información de CNN

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.