Quintana Roo

Por violaciones al debido proceso, retiran del caso de Catalina Castro a jueza de lo Familiar en Cancún

La ciudadana originaria de Colombia pelea la custodia de sus hija e hijo al ex presidente de la Coparmex en Quintana Roo

Catalina Castro y su abogada, Araceli Andrade

14 de octubre/ Cancún, Q. Roo.- Por violaciones al debido proceso, el magistrado de la Primera Sala auxiliar del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Ysidro Quintal, determinó el recusamiento de Citlay Padilla Zuñiga, jueza de instrucción del Juzgado Segundo de lo Familiar Oral del Distrito Judicial de Cancún.

Padilla Zuñiga ha sido denunciada –incluso penalmente– por dictar acuerdos de forma probablemente irregular para favorecer al ex presidente de la Coparmex en Quintana Roo, Sergio León, a quien su ex esposa, Catalina Castro Meneses, le pelea la custodia de sus hija e hijo.

Como parte del expediente 148/ 2022, ayer se llevó a cabo la audiencia de recusación, durante la cual el magistrado determinó recusar a la juez Padilla, pero también que el caso de Catalina Castro sea visto por el Juzgado Primero de lo Familiar.

En entrevista con EstamosAquí.mx, Castro Meneses celebró la determinación del magistrado Quintal, como la única forma de sanear el proceso, viciado por el probable conflicto de interés y tráfico de influencias entre Sergio León, la magistrada, Verónica Acacio –amiga de el empresario– y la secretaria de acuerdos en función de jueza de instrucción, Citlaly Padilla, quien tiene una denuncia penal interpuesta desde el 24 de mayo por dicho motivo.

“Es una gran noticia porque prácticamente quedó evidenciado el tráfico de influencias, o sea, no es algo que yo me estuviera inventando. Lo que hizo el magistrado fue, prácticamente, declararla impedida, recusarla, para que ya no conozca de mi caso y no solo me cambió de jueza, sino me cambio de juzgado, entonces el Juzgado Segundo ya no conoce de mi caso, sino el Primero de lo Familiar.

“El magistrado Quintal argumentó que fue una recusación fundada, en donde se veía claramente el tráfico de influencias y la violación al debido proceso que había ocurrido respecto a los acuerdos firmados por Citlaly Marisol. Él argumentó que dictaba el cambio de jueza y de juzgado para garantizarme a mí y a mis hijos las garantías procesales que estaban siendo violadas por la parcialidad de la jueza Citlaly”, explicó Castro Meneses.

Entre los acuerdos dictados por la jueza, el principal fue el dejar la custodia del niño y la niña, en manos del empresario, acuerdo que se dictó en tiempo express. También el fijar como tiempo de convivencia de Catalina con sus hijo e hija, una hora los sábados, cada 15 días, bajo la modalidad de visita supervisada por Cecofam y 15 minutos, los miércoles, en enlace remoto a través de zoom.

“Lo que se está pidiendo es que yo tenga el cuidado de mis hijos porque no represento un peligro para ellos y los reportes de Cecofam son excelentes, no hay una queja ni reporte negativo de que yo sea generadora de violencia.

“Además el señor se la pasa viajando y los niños están solos prácticamente todo el tiempo, a cargo de una nana. Él no es apto para cuidarlos porque no está en condiciones de cuidarlos, están bajo supervisión de una nana o de su abuela”, dijo.

Castro Meneses enfatizó la importancia que tiene la recusación, como un derecho y un instrumento, para solicitar el cambio de la o el juez que ven sus casos, ante la evidencia de que se conducen de forma irregular.

“Si un juez no nos cumple, nos violenta, tenemos el derecho de recusarlo, porque es un servidor público. Él tiene que estar al servicio de nosotros. En mi caso, esto también hará saber al nuevo juez, que yo no me voy a quedar callada, que voy a seguir al pie, con los ojos bien abiertos”, manifestó.

Aclaró que ella no pretende que forzosamente el nuevo juez falle su favor o la beneficie indebidamente, sino para que se conduzca con justicia, en apego a derecho, garantizando el interés superior de sus hija e hijo.

El asunto de Catalina Meneses es de conocimiento del presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJN), Arturo Zaldívar, a quien hace dos meses se entregó un escrito en el que se expone como un caso de Violencia vicaria.

También se hizo del conocimiento de la presidencia de la República, solicitando transparencia, apego al Estado de Derecho y que se pusiera fin al presunto tráfico de influencias entre el empresario, la magistrada y la juez.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.