CulturaDeporte

Interesante coloquio con el Dr. Ulises Zapata, juez de plaza de la Plaza de Toros Mérida

MVZ Ulises Zapata Juez de la Plaza Mérida.

El tema de la tauromaquia da para mucho, polémicas profundas y apasionadas entre otras cosas. Una profunda tradición cultural que se remonta al S. VII A. C., tiene un proceso histórico de evolución tan rico y variado, que sobre el tema se ha construido toda una ciencia, que es precisamente la Tauromaquia. La Más Bella de las Fiestas, más o menos como la conocemos hoy, data aproximadamente del S. XVIII y fue genialmente retratada y consignada por Francisco de Goya. En el devenir del tiempo, figuras hubo que marcaron, cada uno en su momento, cambios en las normas de la lidia, que la hicieron evolucionar, hasta lo que llega a nuestros días, una fiesta depurada y desarrollado, y que, sin embargo, seguirá cambiando a lo largo del tiempo. Figurones como José Cándido, Cúchares, Frascuelo, Lagartijo, Guerrita, Belmonte, Manuel Benítez, hasta llegar al Juli, fueron abonando innovaciones y cambios para forjar la fiesta como hoy la tenemos.

Tres agrupaciones taurinas convocaron a la afición taurina local a un coloquio con el M. V. Z. Ulises Zapata, Juez de Palza de la Plaza de Toros Mérida, el cual resultó profundamente ilustrador. Las Peñas Taurinas “Tinto y Oro”, local y “King Tato”, de Campeche, y el “Tendido Tapia”, fueron quienes convocaron a la reunión que atrajo a un buen número de taurinos. También destacamos la presencia de figuras de la baraja taurina yucateca, los hermanos Lupita y Carlos López, hijos del “Caporal”; Michelito Lagravere, el rejoneador David Cesa y el novillero Yusseff, quien tomará la alternativa en el festejo inaugural de la temporada que dará inicio el día 23 de octubre. El viernes 30, a las nueve de la noche, en el local de Seguros Axxa, en la Colonia García Ginerés, se llevó a cabo un coloquio en el que, el M. V. Z. Ulises Zapata León, dio verdadera cátedra de los conocimientos profundos que son necesarios, más bien indispensables, para el ejercicio del cargo de usía, en el biombo de autoridad de nuestra Plaza de Toros Mérida, instalación casi centenaria y que, a través del tiempo, ha acumulado una brillante historia en el mundo de los toros que le da un prestigio a nivel nacional.

Para dar inicio al evento, el Lic. Francisco Campos, presidente de la Peña “Tinto y Oro”, presentó un amplio currículum del Dr. Zapata, por el que nos enteramos de que, su profesión de médico veterinario la elige por su amor a la crianza del toro bravo, y de que, su tesis profesional versó sobre un profundo estudio del genotipo y el fenotipo de los diferentes encastes del toro de lidia. Así mismo, destacó que el Dr. Zapata ha participado en diversos seminarios y cursos de perfeccionamiento de sus conocimientos en la materia. De la amplia exposición de Don Francisco, llegamos a la conclusión de que, en el palco de autoridad de nuestra plaza de toros, ejerce un hombre con la más completa formación en la materia. Ya en su turno, el Dr. Zapata nos fue poniendo al corriente de las profundas dificultades de todo tipo, a las que ha tenido que enfrentarse para poner orden y respeto al reglamento. Y, en esa materia, destacó que ha promovido la actualización de este ordenamiento, para ponerlo acorde con las circunstancias actuales de la fiesta.

En materia de reglamento, la ciudad de Mérida tuvo su primer reglamento en el año de 1900, derivado de la apertura del Circo Teatro Yucateco, que fue la primera plaza de toros en nuestra urbe. Este reglamento estuvo vigente, sin modificación alguna, hasta el año de 1970, en el que, a iniciativa del Lic. Alfredo J. Aguilar y Aguilar, entonces Juez de Plaza de la Mérida, se actualizó por primera vez. Y en tiempos recientes, a iniciativa ahora del Dr. Zapata, se ha vuelto a actualizar en beneficio de la buena marcha de la fiesta. En seguida, el juez Ulises Zapata dio una verdadera cátedra sobre los cuernos del toro; expuso cuales son las partes en las que se divide el cuerno, y destacó el pitón, la parte obscura al extremo de las astas, como la más importante, y su final, el cual recibe el nombre de diamante, como la que define la distancia para el astado, dando así sentido a la lidia.

El Dr. Zapata pasó a exponer todas las dificultades que ha tenido que enfrentar para lograr el respeto total al reglamento, el logro de establecer los exámenes pre y post mortem de las dentaduras de los astados, y destacó también lo indispensable de contar con el apoyo de la Comisión Taurina Municipal, así como de las demás autoridades del municipio. “A base de este gran esfuerzo, hemos logrado que, en el país, se diga que, Guadalajara y Mérida son las plazas más serías”, señaló. Por último, el usía destacó la importancia de la participación del público: “El público, con su actitud, con su conocimiento del fondo de la tauromaquia, es un elemento esencial para lograr grandes cosas para la fiesta”.

Con total convencimiento, el Dr. Zapata aseguró: “Tenemos todas las condiciones para ser la plaza número uno del país; si el público cree en lo que estamos haciendo, si contamos con su actitud y su apoyo, seremos la plaza número uno del país”.

El coloquio resultó profundamente ilustrador en aspectos que no tratamos comúnmente en las reuniones en las que se habla de ¡LA MÁS BELLA DE LAS FIESTAS!

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.