Quintana Roo

Con cinta en la boca y en silencio, reporteros de Cozumel exigen a autoridades garantías para el ejercicio periodístico

29 de septiembre/ Cancún, Q. Roo.- Con una cinta sobre la boca y en silencio, reporteras y reporteros de Cozumel se manifestaron afuera de la Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo y de la Fiscalía General del estado (FGE), para exigir garantías para el ejercicio libre y seguro del periodismo en la isla, luego de que un policía estatal, apoyado por elementos de la Guardia Nacional (GN), sometiera con exceso de fuerza al comunicador Francisco Javier Díaz.

El grupo de reporteros de distintos medios de comunicación, entregó además un escrito dirigido a la gobernadora, “Mara” Lezama, y a los miembros de la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz y la Seguridad en el estado, en el que además de condenar la agresión sufrida por Díaz, el pasado 27 de septiembre a las 14:50 horas, exigieron respeto a sus derechos humanos en materia de Libertad de Expresión.

“Exigimos la erradicación de las agresiones, obstrucción e incluso acoso a los reporteros, camarógrafos y fotógrafos durante la cobertura de cualquier hecho del cual la población también espera la información oportuna sobre lo que acontece en la comunidad.

“No omitimos manifestar que de manera preocupante se ha registrado el incremento de las actitudes agresivas de los titulares de las policías municipal, estatal, así como de la Policía de Investigación y agentes de las fuerzas armadas, desviando su atención sobre su responsabilidad de prevenir y combatir los hechos delictivos y considerando a los representantes de los medios de comunicación y ciudadanía en general (como) el enemigo a vencer”, se lee en el escrito.

El martes pasado, cuando el reportero Francisco Javier se encontraba cubriendo la intervención de autoridades, luego del homicidio de un hombre frente a un centro escolar, un policía se aproximó a él con la intención de obstaculizar su trabajo, quiso arrebatarle el equipo, forcejeó con él, lo tomó de la ropa y, entre jaloneos, provocó que perdiera el equilibrio hasta hacerlo caer, para luego someterlo poniendo la rodilla sobre su pecho, para luego esposarlo e intentar llevárselo detenido.

Los hechos se viralizaron mediante un video que provocó condena e indignación en la entidad.

Las y los reporteros salieron hoy a manifestarse en silencio, con una cinta negra cubriéndoles la boca.

El escrito, entregado con copia a la alcaldesa de Cozumel, Juanita Alonso Marrufo, al fiscal, Óscar Montes de Oca y otras y otros funcionarios, expone que la labor de los medios de comunicación es documentar e informar oportuna y verazmente a la comunidad, “por lo que en ningún momento representamos al enemigo” de las autoridades de seguridad.

“Reprobamos las agresiones a los trabajadores de los medios de comunicación y exigimos la garantía de nuestros derechos constitucionales y, sobre todo, humanos, manifestados en la ley, conforme a la Libertad de Expresión y de prensa, sin dejar de lado nuestra seguridad e integridad, tanto propia como de nuestras familias”, se indicó

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.