CulturaEspeciales

Tiempos difíciles y renovación

La Escuela Modelo, más de un siglo de historia en la educación de Yucatán

Después del terrible episodio de la posible venta de la escuela, se sucedieron una serie de eventos que vinieron en detrimento de la misma y que mermaron en muchos aspectos la buena marcha de la institución. Como si la acción de los traidores hubiera caído como un mal fario sobre la escuela, una serie de sucesos vinieron a incidir negativamente en su vida. El primero de ellos fue en mayo de 1967, el Instituto Mexicano del Seguro Social detecta que el personal docente no estaba adscrito a esa institución, y lo requiere de inmediato, lo cual viene acompañado de una cuantiosa multa que obliga a la Sociedad Civil Particular a hipotecar el edificio de la escuela al empresario Rafael Salazar Trejo, quien gustosamente proporcionó el dinero, pues su motivación no era los intereses en metálico que esta operación le produciría, sino la posibilidad que no se le pudiera pagar, y de esta manera hacerse de la propiedad del edificio de la escuela y sus extensos campos deportivos. Aquello significo un profundo quebranto para la economía de la escuela, pues el pago cada mes de los intereses de la hipoteca significaba una carga muy onerosa en la vida de la institución. Esta situación marcó con un signo negativo los últimos años de la gestión de Don Juan N. Cuevas como director de la escuela.

Dr. Carlos H. Avilés Cuevas.

Ese mismo año, el 28 de noviembre, fallece Don Gonzalo Cámara Zavala a los ciento tres años de edad; con su muerte se cierra la primera gran etapa del modelismo. Con su muerte, también se ahonda más el distanciamiento con la Liga de Acción Social, que por los acontecimientos de la venta o no venta de la escuela, se había desvinculado de la escuela. Ese mismo año, había asumido la presidencia del Consejo de Administración de Escuela Modelo S. C. P., Fausto R. Cámara Zavala, hijo de Don Gonzalo, y es a quien le va a tocar enfrentar las circunstancias adversas que se avecinaban. El 6 de noviembre de 1968, fallece Don Pepe Novelo, un símbolo esencial del modelismo se va con él, el concepto de maestro y amigo era el principal legado de su gestión como director por cuarenta y cinco años, inculcado de una manera tan profunda que, es válido hasta nuestros días. El 29 de julio de 1969, fallece Don Antonio Rivero Coello, cae con él otro pilar sólido del modelismo; el gran personaje que nos inculcó la pulcritud diaria en el aspecto, el que nos volvió el pañuelo una prenda esencial en el vestir. Al finalizar el curso 1969-1970, con toda justicia, tramitan su jubilación Lucrecita Vadillo Rivas y Don Juan N. Cuevas, con cincuenta y tres y cincuenta y siete años de servicios cada uno. Se cierra así la llamada Época de Oro del Modelismo.

Profr. Luis F. Brito Pinzón.

Para dar inicio al curso 1970-1971, el Consejo de Administración de Escuela Modelo S. C. P., designa como director general de la institución al Profr. Luis Fernando Brito Pinzón, quien se había incorporado al personal de la escuela en septiembre de 1956. Junto con la designación de Don Luis como director, me incorporo como maestro de la secundaria, para dar la clase de Física, que me hereda Lucrecita Vadillo. Pero no sólo me incorporo como docente, pues me uno a Don Luis en la administración de la institución, junto con otro personaje entrañable, Teresita Victoria Cetina, a esta tercia de personajes nos toca enfrentar una escuela con bajo alumnado, endeudada con una onerosa hipoteca, y mil problemas más que había que resolver con más ingenio que cualquier otra cosa. A Don Luis Brito le toca bajar hasta el fondo de la cañada para bregar con gran esfuerzo, y poco a poco devolvió la escuela al nivel de primera calidad que había tenido de origen. Fueron tiempos de heroísmo idealista, pues Don Luis, Teresita o yo, éramos los encargados de hacer todas las tareas. Desde cobrar las colegiaturas, hacer las calificaciones, preparar la nómina, que se hacía a mano en un cuaderno de “La Literaria”, pagar los sueldos, que se hacía quincenalmente, los sábados, después de la clase de canto bajo la arboleda.

Teresita Victoria Cetina.

Todo el proceso de administración de la institución se elaboraba en dos viejas máquinas de escribir, de la marca Remington, negras, de acero y hechas en Chigaco, llinois. Y cada mes, el motivo de angustia era el mismo: Juntar el abono para la hipoteca de Don Rafael Salazar. Don Luis Brito, implementó una política de austeridad total, gracias a la cual, una tarde de 1973, entró con una gran sonrisa a la dirección, y nos enseñó a Teresita y a mí, un gran legajo de documentos que llevaba en la mano y nos dijo con gran alegría: “Son los papeles de la hipoteca, ¡Logramos liberarla!” De ahí en adelante, la situación de la escuela fue mejorando cada día, y poco a poco fue recuperando el lugar protagónico en la educación de nuestro estado. En 1972, se dio otra coyuntura, Fausto R. Cámara, cambia su residencia a la Ciudad de México, y con ello deja la presidencia de la S. C. P. Para sustituirlo se elige al Dr. Carlos H. Avilés Cuevas, quien ejerce esta presidencia desde ese entonces hasta 2011. La mancuerna que constituyeron Don Luis Brito y el Dr. Carlos Avilés, fue el elemento renovador de la escuela y el inicio de la renovación del modelismo que llevó a la institución a niveles que rebasaron lo planteado por nuestros fundadores.

En 1979, se da otro cambio profundo en la administración de la Escuela Modelo, que será el motivo del siguiente episodio de esta historia.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.