CulturaEspeciales

Sigue la cosecha de yucatequismos

yucatan insolito vintage

En anteriores entregas hemos ofrecido al lector no pocos yucatequismos que todavía usamos en la península, pero hay más, muchos más, que escuchamos en la calle o en el mismo hogar.

Hoy nos referiremos a algunos otros:

Reventado: aquí no solo se trata de reventar un globo, sino sentirse «reventado» uno mismo, esto es, aquejado en algún dolor o falto de dinero.

Veamos un ejemplo:

-Oye, mano…

-Sí, chavo, te oigo

-Ya va a presentar su libro el Mtro. Loría

-Ah, no lo sabía. ¿Vas?

-Claro, me invitó y ahí estaré

-¿Cuándo será?

-El martes. De seguro se va a abrir de capa y va a disparar las chevas y de comer la rica cochinita o el lechón al horno. ¡Me voy a dar gusto!

-Dichoso de ti…

-¿Dichoso? ¿Pues tú no vas?

-Me encantaría, ya me invitó, pero…

-¿Pero qué…?

-Pues que ando «reventado» de la panza y no voy a poder entrarle a tan exquisito menú…

-¡Ay, pues tú te lo pierdes, bosh!

El valer sorbete

Antiquísimo, tan antiguo que ya va entrando en desuso este yucatequismo. Veamos este ejemplo:

-Oye, Tiburcio ¿Qué muy pocos te regalaron algo en tu cumpleaños?

-¡Me vale sorbete! (Que no le importa)

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.