CulturaEspeciales

Mimí Derba: Tres Partes de Afrodita (I)

Mimí Derba. Co. CIF. Propiedad Archivo General de la Nación.

Mimí Derba, a quien vimos interpretar tantas veces en el cine nacional el papel de madre/abuela aristocrática e inflexible, fue en los inicios del cine mudo de nuestro país, una de las primeras divas, así como la primera productora, guionista y directora de nuestro naciente cine nacional. De extracción teatral, la Derba fue todo un mito del género lírico en el momento en que la Conesa, la Montalván y la Rivas Cacho eran diosas adoradas del público.

HISTORIA TEATRAL:

 «El 2 de agosto de 1911 los habaneros acudían, curiosos, al viejo teatro «Payret» a presenciar el debut de una compañía de zarzuela hispano-mexicana recién llegada de México. La cartelera no anunciaba artistas de mérito extraordinario; en cuanto al repertorio, las piezas que la integraban sí ofrecían novedades – el estreno de «Molinos de Viento«, entre otras- al lado de las zarzuelas más aplaudidas en temporadas anteriores, por ejemplo, «El Congreso Feminista«, obra de debut de la compañía, y con la que había de pisar por primera vez las tablas una distinguida señorita mexicana (…) La linda tiplecita cantó, trémula de emoción y felicidad, “La jota del estudiante”. Después, formó en la fila deslumbrante de las ocho vice-tiples. Fue con Julia Catal , Amalia Oviedo y Lupe Rivas Cacho, uno de los cadetes de «Los Molinos de Viento«…

 A fines del año de 1912 todo era desconcierto en la vida de la farándula de la Ciudad de México. Había ocurrido una auténtica catástrofe. Desde los primeros meses del año se notó que el género chico andaba de capa caída. La empresa Arcaraz-   Moriones, que desde el año de 1895 venía explotando el llamado «género chico» de la zarzuela española, dio por concluida su temporada el 5 de noviembre. ¿Razones?…El auge, arrollador del cinematógrafo y la moda de las «variedades». Los cronistas concluían sus crónicas semanales más o menos como sigue: «Para terminar esta crónica dedicar‚ unas cuantas palabras al triunfo de la variedad en México, que ha invadido de una manera absoluta todos los coliseos, hasta los más céntricos, sin que haya ninguna hasta ahora verdaderamente extraordinaria, pero el público acude, el público está  encantado con ese espectáculo y con el cinematógrafo, y hay que darle gusto…»

 Domingo 1º de diciembre de 1912, Teatro Lírico.

 «Una nueva empresa constituida por el señor Moisés Cubas Rojas abre nuevamente este teatro con una compañía de opereta, zarzuela grande y género chico». Nombres, nombres…Ah¡ van: Carlota Millanes, conocida por «el ruiseñor de la zarzuela», la tiple Luz Barrilaro, procedente del Principal, Etelvina Rodríguez, la inteligente característica, Mimí Derba, artista que principia y ya es una esperanza. Por la tarde, «Campanone«, por Carlota Millanes, Arozamena, Eduardo Pastor, Ruanova; por la noche, en primera tanda, «Las Estrellas«, para que debutara la Barrilaro, « El barbero de Sevilla«, por Carlota Millanes y en la tercera tanda, presentación de la hermosa tiple mexicana Mimí Derba, que por primera vez se presenta en el teatro, y de la que se puede asegurar un gran éxito por su frescura y hermosa voz, habiendo elegido para su debut «El Cabo Primero«. Todo México oyó cantar a la linda tiple la deliciosa romanza «Yo quiero a un hombre con toda el alma»

 A partir de aquella fecha – veinticinco centavos por tanda – la carrera artística de Mimí Derba, hermosa mujer, sobrio y fino temperamento artístico, grata y bella voz, fue un triunfo constante y efectivo. Inteligente, curiosa, dinámica y estudiosa, cultivó con éxito todos los géneros teatrales, y en diversos momentos impuso al público su interesante personalidad de autora y escritora.» 1

 En 1913, Mimí estrena El país de la metralla de Pepe Elizondo y el maestro Rafael Gascón, esta obra es el suceso más relevante después de la Decena Trágica. Maria y Campos considera esta obra como: «la obra política característica de la dictadura militar del general Victoriano Huerta, y costaría a su autor, Elizondo, un exilio político de cinco años para salvar su vida de la justa e indignada represalia que contra su escritura teatral quisieron ejercer en su persona, carrancistas, villis-

tas o zapatistas. Al autor de la música lo llevarían a la locura primero y, en seguida, a la muerte.» 2

 20 de septiembre se estrena en el Teatro Principal Las musas del país inspirada en la zarzuela Las musas latinas. Esta obra la escribieron José F. Elizondo y Xavier Navarro con música del maestro Fernando Méndez Velázquez.

 En sus Memorias, Clemente Orozco describió las noches de la dictadura huertista:

  «Para arbitrarse recursos don Victoriano estableció garitos por toda la ciudad de México. Había más casa de juego que cantinas y pulquerías, una o dos en cada cuadra. Las había lujosas, para desplumar burgueses, y otras, que podríamos llamar proletarias, en donde dejaban la raya los obreros y campesinos, en albures hasta de a cinco centavos. En aquél entonces no había sindicatos ni juntas de conciliación y arbitraje, pues si los hubiera habido habría sido declarada la huelga contra las casas de juego, hasta conseguir que quedaran en manos de los trabajadores. Por la noche, la ciudad era algo fantástico. Los numerosísimos centros de juerga estaban atestados de oficiales del ejército huertista y mujeres ligeras. Había capitanes de dieciocho años y coroneles de veinticinco.

  El reclutamiento para el ejército del usurpador, se hacía por el procedimiento de la leva. A lo mejor, los trasnochadores se encontraban en una calle que había sido cerrada en un abrir y cerrar de ojos en sus dos extremos por la policía y todos los varones eran secuestrados inmediatamente. Yo me vi varias veces en trampas de esas, pero me soltaban en el acto por faltarme una mano. En otras ocasiones, cerraban de improviso una cantina o cualquier otro «centro» semejante, y los

hombres fuertes eran enviados a filas. En las grandes naciones guerreras se hace lo mismo exactamente, pero apuntan en un libro los nombres de los nuevos soldados.» 3

 1914

 Mimí figura como tiple en el elenco de las tandas del Principal junto a: María Caballé y Clementina Morín.

Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.