CulturaEspeciales

Los Leones de Yucatán:  Campeones de la Serie del Rey 2022

Por eso le llaman el Rey de los Deportes al Beisbol. Es un deporte que no termina  hasta que caiga el aut 27 y así sucedió el lunes pasado cuando ante más de 20 mil personas y un puñadito de aficionados yucatecos (la porra de los Leones) nuestros melenudos, navegando contra el viento, marea y todo pronóstico favorable, lograron alzar la Copa Zaachila frente a unos atónitos y carilargas de los seguidores de los Sultanes de Monterrey. Y los Leones lo lograron.

            No fue una temporada buena al principio, muchos fueron los tropiezos, malas contrataciones, cambio de manager, nadie podía pronosticar cual sería el fin de la temporada regular. El cambio de Luis Matos a Roberto el “Chapo” Vizcarra fue una de las mejores decisiones que los hermanos Arellano Hernández tuvieron. Hay que mencionar que al Chapo lo contrataron cuando le dieron de baja del equipo de Saltillo. De manera no tan inmediata (casi una semana después) se incorporó a los Leones y se comenzó a escribir otra historia.

            En la temporada regular probaron la humedad del sótano, sufrieron descalificación de los villamelones, se pidió en redes la baja de algunos jugadores, unos se fueron y otros se incorporaron. Una de las salidas más celebradas fue la de Starling Castro, pero gracias a su égira, el roster cambió y otra fue la historia de los melenudos yucatecos. Fue un camino lleno de piedras y espinas. Nada fácil, pero se logró. Un dato que hay que mencionar, cuando contrataron al “Cafecito” Martínez, éste llegó lesionado de un dedo y la organización de los Leones, de manera paciente, esperó su recuperación para que éste se pusiera en el roster. Nadie se imaginó lo valioso que sería para el juego final.

            Hay que mencionar que uno de los elementos importantes en toda la temporada fue sin lugar a dudas fue el respetable público, no importaba si ganaban o perdían, siempre los aficionados se hicieron presentes en el campo del Kukulcán, en la mayor parte de la temporada el estadio lucia casi lleno. Las piedras de la güera, el Caballo con sus dulces, los sándwiches de Manolo (cuyos precios llegaban casi al cielo), los kibis, los granizados, las chelas, las papas y las pepitas, las pizzas, era un gran bufete pero se requería de una “buena lana” para poder degustar algo. Pero lo importante era estar en el parque apoyando a los melenudos. Los comentaristas, eso es punto aparte, ya el de la letra ha hecho mención de la poca preparación lingüística y su pobreza de lenguaje, ya que además de hablar mal, se la pasaban dando anuncios de las firmas que hacían posible las transmisiones. Comentaristas j+obenes como el médico Ánhel Uicab quien trataba de darle frescura a sus comentarios y un bisoño comentaristas que además de gritar y responder sus preguntas, Tito Silveira, seguramente y con el paso de los años superará sus debilidades.

            Los Leones de Yucatán jugaban en un principio más o menos y no estaban conscientes de su potencial. Es posible que esto se debiera a que les faltaba motivación por la directiva o del Manager. Pero esto poco a poco se fue superando y del sótano se comenzó a escalar lugares. De tal manera que el equipo termina y clasifica para los play offs en cuarto lugar. La afición no sabía lo que le esperaba. Fue un play off muy largo y parecía que no se llegaría a la Serie del Rey, ya que los equipos a los que se tenía que enfrentar se dibujaban en el papel complicados. Del 29 de abril al 19 de septiembre, el dela letra no se despegó de su pantalla del televisor, pudiendo ser testigo del avance poco a poco de los melenudos. en la tele hubo muchas opciones para presenciar los partidos. Estaba el local (el de la letra no fue afecto a éste) y otros a nivel nacional. Estos siempre fueron mejores y aunque se pudo observar el localismo de algunos, era preferible verlo, que pasarse todo el partido entre los sismos y los anuncios de los comentaristas del canal local.

            Llegamos al play off con cierto temor, pero con esperanzas. Nuestro primer rival fue en Puebla, los Pericos fue el primer escalón que subieron los melenudos, ganaron en su plaza, en el estadio de los Hermanos Serdán, luego siguieron los Tigres de Quintana Roo, misma historia, juegos reñidos, pero siempre los Leones sacaron la garra y en el mismo estadio de Can Cún, subieron otro peldaño. Pero lo que no se esperaba y menos por los propios Diablos Rojos del México, fue que los Leones de Yucatán, nuestros melenudos, supieron no solo alcanzarlos en la pizarra, sino que superar el marcador. Inolvidable partidos, cuando se menciona que el juego no es apto para cardíacos, esto el de la tinta lo tomaba a la ligera. Pero cuando fue testigo de los últimos juegos contra los Diablos y enfrentarse a los engreídos de los Luciferes y del  famoso Haper Gamboa, de Chuyito  Fabela, del pesado gigante de Mulegé, Amador de Niño (quien a la postre como Cortés, lloró su derrota), en fon todos los jugadores mostraron que nadie podía con ellos, presumidos y como tal, al final perdieron en su casa y fueron eliminados por los leones en su propio estadio, vinito e imponente “ Alfredo Harp Helú”.  Los Leones escalaban otro escalón, ya tenían 12 juegos ganados., ahora solo le faltaban 4 más. Fue una serie de antología, de nervios, de taquicardia lo que los aficionados sufrimos en estos encuentros en el “AHH”. Fueron juegos muy estresantes, e3l de la letra tenía a la mano su Isosorbide para cualquier eventualidad.

            Cabe mencionar mis caros y caras lectoras, que en la escuela del de la letra de todo el personal, solamente algunos somos aficionados a rey de los deportes: las maestras Geidy, Jane (la Nena), Jorge, don Fernando y don Carlitos, comentábamos los resultados del juego anterior. Caso aparte se merece la comunicación con La Nena, quien en vivo comentábamos las jugadas nuestras esperanzas de salir ganadores y sobretodo de los comentarios. El último juego, en donde los Leones de Yucatán se coronaron, la whattsapeada fue menos intensa que con los juegos de los Diablos, ya sea por el carreraje o por el nerviosismo del último juego. Arlos Guardián y el Dr, Wilberth Herrera, también aficionados y maestros jubilados también formaron parte del grupo donde se comentaban las jugadas y los resultados.

            Y antes que ganaran a los Diablos, en el Norte, ya estaba el equipo de los Sultanes de Monterrey, con el engreído de manager Roberto Kelly, esperaba solo pasar el trámite y ganarle de manera inmediata a los leones para ganar la Serie del Rey, pero ya conocemos la historia. Y comenzó la historia en Monterrey en donde los Leones y Sultanes quedaron 1 a 1. Llegan a Yucatán de regreso con la serie, todos los aficionados yucatecos esperábamos que ganáramos aquí en el Kukulcán, pero eso no fue posible. De  los tres juegos, se terminó 3 a 2 a favor de los Sultanes. Ellos regresaban con una gran carga, los Sultanes solo necesitaban ganar 1juego y los Leones 2.

            Cabe decir que la prensa nacional no le daba ninguna esperanza a los Leones, ya que aunque ganaran el partido sexto aún tenía Monterrey la posibilidad de ganar uno más. Todos daban por muertos a los Leones, menos la afición yucateca. Y el milagro llegó en el séptimo juego, Henderson Álvarez, salió inspirado para abrir el juego último, y fue tal su inspiración que limitó a una sola carrera a los fantasmas grises y el siempre oportuno cerrador (aunque daba buenos sustos al respetable) Rondón, llegó para el último ining, y el aut 27 llegó con un gran batazo que chocó la barda y el ambicioso Sultán quiso llegar a la segunda base y fue hecho aut. Logrando así con una inesperada jugada el título de la Serie del Rey. Una serie muy buena que la afición no olvidará en mucho tiempo.

            El día de ayer (martes) se llevó a cabo un desfile para dar gracias a la afición yucateca y los jugadores de los Leones de Yucatán, partieron del estadio Kukulcán para dirigirse al Monumento de la bandera, donde eran esperados por una multitud de aficionados, para después dirigirse a la Plaza Principal para ser recibidos por el gobernador dl Estado Mauricio Vila Dosal, quien los esperó en la puerta, para invitarlos a entrar al palacio de Gobierno donde se hizo la entrega oficial de las dos copas, la del campeonato de la Zona Sur y la de la Serie del Rey, la copa Zaachila, foto oficial, un breve discurso desde el balcón y posteriormente a gozar de la fiesta popular en donde más de 2 mil aficionados los esperaban para vitorearlos y felicitarlos.

            La afición yucateca le dio las gracias a los Campeones de la Zona Sur y Campeones  de la Liga Mexicana de Beisbol (Serie del Rey). Si se pudo, se logró la 5ª estrella. Somos Campeones!!!!!

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.