Bienestar Espiritual

Oración

“¿QUIERES SER BENDECIDO? ¡HONRA A TUS MAYORES!”

¡OREMOS AL SEÑOR! ¡SEÑOR, TEN PIEDAD!

¡Honra, alabanza y honor para Ti, oh Rey de los siglos!

Nos hemos levantado, hemos dejado nuestro lecho, hemos descansado y no hemos dejado de pensar en Ti, oh Padre Amado. Abriendo Tu Divina Palabra, Tú nos hablas así: “¡Honra a tu padre y a tu madre, como el SEÑOR tu Dios te ha mandado, para que sean prolongados tus días, y para que te vaya bien sobre la tierra que el SEÑOR tu Dios te da!” (Deuteronomio 20:12). De inmediato llega a nuestro corazón esta cuestión: ¿honramos realmente a nuestros padres, a nuestros mayores, a nuestras autoridades y a nuestros líderes? ¿Cómo queremos que Dios NOS BENDIGA, QUE NOS VAYA BIEN sobre esta tierra que el mismo Señor nos dio?

¡Señor y Padre! ¡Temblamos porque muchos de nosotros, no los honramos o les hemos faltado al respeto, o los hemos difamado! ¡Perdón, Señor, Perdón y mil veces perdón! Creemos que NUNCA ES DEMASIADO TARDE para honrarlos y para bendecirlos. Muchos de ellos ya están en la bendita eternidad, pero aun así, desde aquí, ahora y para siempre los honraremos, porque esa es Tu voluntad. Es muy cierto que muchas veces, tu ordenanza, NO TIENE LÓGICA HUMANA, pero porque Tu Infinita Sabiduría así lo dispuso, así procederemos. ¡Muchas veces vemos a padres injustos, malvados y hasta criminales, pero aun así, Te obedeceremos, porque ello redunda en bien nuestro y hasta de ellos, porque presenciaremos el milagro de ver FLORES BELLAS Y DELICADAS salidas de un cáctus lleno de terribles espinas, o unas PERFUMADAS E INMACULADAS en medio de un pantano putrefacto!

Una vez más, Te agradecemos por el DON DE LA VIDA, sin importarnos nuestros orígenes, nuestra cuna, o la no honorabilidad de nuestros progenitores. Lo hacemos no por lo que nos pueda suceder, sino por NO HABER OBEDECIDO TU ORDENANZA EN TU DIVINA PALABRA, porque es para nuestro bienestar en toda la amplitud de la palabra. ¿Qué ya tarde lo hemos comprendido? ¡No nos importa! ¡Nunca es tarde para rectificar nuestro proceder, nuestro actuar y nuestra tranquilidad de conciencia! ¡Realmente, eso de LA HONRA A NUESTROS PROGENITORES, A NUESTROS ANCIANOS, A NUESTRAS AUTORIDADES Y A NUESTROS LÍDERES, por ser Tu Divina Voluntad, es lo correcto y es lo más sano que hay para equilibrar nuestra vida en Tu divina presencia!

¡Gracias, Señor, muchísimas gracias, porque Tu perdón ha traído paz a nuestra alma y estamos dispuestos a vivir con las bendiciones que nos perdimos en el ayer, porque Tú eres el único Dios que cuando perdonas, lo borras todo de Tu memoria y nos tratas con amor, con cariño, con bondad y con largos días llenos de paz, de honra, de bienestar, de salud, de amor y de esperanza!

¡BENDITO SEAS, OH DIOS Y PADRE DE NUESTROS BENDITOS PADRES! Amén.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.