CulturaEspeciales

Derecho de pernada

La revista Historia de National Geographic publicó, en febrero de 2020 el artículo de Ana E. Ortega Baún, “¿Existió realmente el derecho de pernada?”. La escritora definió: “El conocido en castellano como derecho de pernada, llamado en Francia droit de cuissage o también ius primae noctis, consistía en que un señor feudal desfloraba a una recién casada en su noche de bodas –la «primera noche»– en virtud de una ley o costumbre que se lo permitía”.

Wikipedia informa: “La expresión derecho de pernada (en latín vulgar medieval, ius primae noctis, «derecho de la primera noche»; en inglés se usa la expresión francesa droit du seigneur, aunque en francés se prefiere utilizar la locución droit de cuissage) se refiere a un presunto derecho que otorgaba a los señores feudales la potestad de mantener relaciones sexuales con cualquier doncella o caballero, sierva de su feudo, que fuera a contraer matrimonio con uno de sus siervos”.

Ortega Baún señala que “sin duda, hay numerosos ejemplos de violencia sexual por parte de señores feudales a lo largo de la Edad Media, pero, en cuanto a la existencia de un derecho o costumbre que consagrase este abuso en la noche de bodas de las vasallas de un señor, las evidencias son mucho más inciertas”.

Ana E. Ortega Baún es doctora en Historia Medieval y autora del libro “El presente de un pasado. Mundo actual y sexo en la Edad Media”. Informa que “la prueba más firme sobre la existencia del derecho de pernada en la España medieval la hallamos, en apariencia, en la Sentencia arbitral de Guadalupe de 1486, con la que señores feudales y campesinos remensas de Cataluña firmaron la paz después de un largo conflicto. En la Sentencia se decía que quedaban abolidos los «malos usos» impuestos por los señores a sus vasallos campesinos, entre ellos el que permitía al señor, «la primera noche quel pages prende mujer, dormir con ella».

Añade que “en el siglo XIX siguió la discusión sobre la realidad de esta práctica: los eruditos anticlericales buscaban documentos que confirmasen su existencia, mientras los que estaban a favor del clero consideraban que se trataba de una invención. Sin duda, si el mito se mantuvo tanto tiempo, incluso hasta hoy en día, es porque se suele creer que el Medievo fue una época despiadada, oscura y deleznable. Pero no lo fue más que otras”.

En otro artículo, “La atrocidad sexual del derecho de pernada, ¿algo más que un mito medieval?”, publicado en el diario español ABC (24 mayo 2020), su autor César Cervera, comunica que “el origen de esta práctica resulta incierto, si bien ya Heródoto hizo referencia a la costumbre de una tribu líbica por la que se «presentaba al rey todas las doncellas que están para casarse, y si alguna le agrada, él es el primero en conocerla». En la Edad Media, el Derecho de Pernada podría tener su antecedente directo en la costumbre germánica llamada «Beilager», por la que el señor de cada pueblo se reservaba la primera cópula con la novia”.

Una somera revisión documental del asunto revela su existencia en Yucatán. Algunas opiniones de investigadores y novelistas:

1. Eric Villanueva Mukul, en su ensayo “Los campesinos henequeneros”, en el libro “Yucatán Historia y Cultura Henequenera. La consolidación del nacionalismo revolucionario 1938-1980”, Tomo II, coordinado por Villanueva Mukul:

– “El hacendado hacía también uso de su derecho de pernada con las mujeres jóvenes que deseaban contraer matrimonio; a él correspondían los primeros días después de la boda, llegando a ser hasta por varias semanas”.

2. Francisco Martín Moreno, entrevista con Notimex, por su libro “México esclavizado”:

– ““Tampoco olvidemos el derecho de pernada que tenían los hacendados para acostarse con la mujer que se casaría con el trabajador al día siguiente. Le decían que ojalá saliera embarazada porque así adoptarían al niño. Por supuesto, era una canallada, pues no adoptaban al niño y cometían todo tipo de vejaciones debido a que estaban amparados por la ley porfirista. Todo esto me estremeció”.

3. Hernán Lara Zavala, en artículo de Tatiana Suárez Turriza, “Península, península; el Yucatán del siglo XIX en la memoria del novelista contemporáneo”, en la revista “Literatura Mexicana”, número 1, junio de 2013,  refiere la siguiente “anécdota, sobre sobre un personaje de la historia familiar del autor:

– “De todos estos personajes el más pintoresco fue precisamente el tío Emilio Lara Milín que empezó como catador de la hacienda y que, en su calidad de «jure», ejerció el derecho de pernada sobre las indígenas del lugar. Durante su juventud el tío Milín se dedicó a ejercer el «derecho de pernada» de modo tan cínico, que cuenta la leyenda que llevaba una libretita en la que consignaba los nombre de todas las mujeres que pasaban por sus brazos”.

4. Ramón Berzunza Pinto, en ensayo “El constitucionalismo en Yucatán”:

– “En Yucatán, aunque no en forma ostensible, existía el derecho de pernada en muchas haciendas”.

5. El entonces presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales, en su conferencia magistral, “La Constitución de Yucatán de 1918”, dictada en enero de 2018 ante el Poder Judicial del estado, recordó una expresión del General Salvador Alvarado:

  • “Fuera de la ley vivían los que se sentían capaces de aplicar el DERECHO DE PERNADA en el siglo XX, gozando de las primicias de las hijas de sus esclavos, para casarlas después, en complicidad con la cura y en ignominia de Dios, con otro siervo, al cual, desde el primer acto solemne de su vida civil, se le enseñaba que no tenía derecho a la virilidad ni al honor”.

6. Izaskun Álvarez-Cuartero, Doctora en Historia, en su ensayo “Yucatán como escenario histórico en los textos de Alice Dixon Le Plongeon y Maude Mason Austin”, apunta:

  • “Los casos de abusos sexuales violentos entre las mujeres mayas y mestizas eran habituales, con altos índices en los parajes de las haciendas henequeneras. Creo que es importante destacar que un tanto por cierto muy elevado de los acusados cumplía condena, teniendo en cuenta que es muy difícil hacer el seguimiento documental al “derecho de pernada” que se producía por los amos y sus hijos a las jóvenes criadas a su servicio”.

7. Marisol Ceh Moo, escritora, distinguida con el Premio de Literaturas Indígenas de América 2019”, en su libro “Sólo por ser mujer… “Chen tumben che upen…”:

– (…) las mujeres mayas llevaban la peor parte. La esclavitud en forma de peonaje hacendario es una realidad documentada. La mujer trabajaba de sol a sol sin recibir ninguna retribución. Darle de comer era obligación del marido. Por encima de todo poder humano se encontraba el patrón. El patrón arreglaba matrimonios, mantenía el derecho de pernada, señalaba el número de hijos que deberían tener y se constituía, por derecho propio, en el semental de la hacienda”.

“Personas decentes”

                La prensa española informó que se ha publicado la última novela del escritor cubano, Leonardo Padura, “Personas decentes”, calificándola como “la mejor novela de Mario Conde”, su protagonista de varias novelas. Un rotativo español señaló: “El autor cubano lleva a su máxima expresión la mezcla entre ficción criminal e histórica que ha frecuentado en sus últimas obras en dos tramas paralelas, una en La Habana de 1910 y otra en la de 2016”.

La promoción de la novela: “La Habana, 2016. Un acontecimiento histórico sacude Cuba: la visita de Barack Obama en lo que se ha llamado el «Deshielo cubano» —la primera visita oficial de un presidente estadounidense desde 1928—, acompañada de eventos como un concierto de los Rolling Stones y un desfile de Chanel, ponen patas arriba el ritmo de la isla. Por eso, cuando un exdirigente del Gobierno cubano aparece asesinado en su apartamento, la policía, desbordada por la visita presidencial, recurre a Mario Conde para que eche una mano en la investigación”.

El escritor cubano explicó, hace poco, que “Conde me ha servido a lo largo de todos estos años para hacer una especie de crónica de la vida cubana contemporánea”.

Es el personaje central de diez novelas de Padura: “Pasado perfecto”, “Vientos de cuaresma”, “Máscaras”, “Paisaje de otoño”, “Adiós Hemingway”, “La neblina del ayer”, “La cola de la serpiente”, “Herejes”, “La transparencia del tiempo”, y “Personas decentes”.

Leonardo Padura, Premio Princesa de Asturias de las Letras 2015, afirmó que “en Cuba es muy difícil ser un decente absoluto”.

“Prohibido leer”

Un letrero así podría colocarse a la entrada de las librerías, como advertencia a los lectores. Es casi “prohibido leer”, en un país con niveles muy bajos en materia de lectura. Los precios de los libros impiden que un lector de ingresos medios pueda adquirirlos. Unos ejemplos:

1. “Spinoza en el Parque México” de Enrique Krauze: $398.00. 2. “Roma soy Yo” de Santiago Posteguillo: $649.00. 3. “El caso de Alaska Sanders” de Joel Dicker: $469.00. 4. “Violeta” de Isabel Allende: $429.00. 5. “El club de los psicópatas” de John Katzenbach: $499.00.

Biblioteca Carlos R. Menéndez

El maestro Ariel Aviles Marín, en su artículo “La biblioteca Carlos R. Menéndez. Pérdida de un importante espacio cultural”, en EstamosAquí.mx, del pasado sábado 17, lamenta el cierre de esa biblioteca y enfatiza que “quien tomó estas decisiones le debe muchas explicaciones a la sociedad yucateca toda, que se ve afectada por ellas. ¡Estamos atentos a escuchar las explicaciones!”.

Así es, somos muchos que exigimos una explicación.

Post scriptum

            El autor del “Diccionario del Español Yucateco”, Miguel Güémez Pineda, en el artículo de Darío Brooks, “Por qué el español yucateco es tan singular entre los dialectos que se hablan en México”, en el portal de BBC News Mundo, 16 septiembre 2022:             – “En el caso del español yucateco, es un dialecto con una amalgama del maya local, del taíno que hablaban los indígenas del Caribe, del castellano del sur de España que llegó con la conquista, y del español de Cuba producto del comercio”.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.