CulturaEspeciales

Soberbio concierto de Cecilio Perera en el Palacio de la Música

Cecilio Perera con el Cuarteto Yucatán.

El dominio absoluto de un instrumento es algo muy difícil de lograr, se da en muy pocos casos, pero cuando esta afortunada condición es lograda por un ejecutante el resultado es verdaderamente apabullante. Nuestro coterráneo Cecilio Perera Villanueva, en su visita anual a esta su tierra, nos dio una cátedra del bien tocar la guitarra, del dominio de la armonía y el contrapunto como arreglista, y la maestría como transcriptor de obras a su instrumento. Nos demostró que ya es un músico totalmente completo en lo suyo, y que su talento se encuentra en su máxima expresión, así como sus facultades de ejecutante. El numeroso público que llenó la sala de conciertos del Palacio de la Música, se llevó la más grata sorpresa de haber asistido a un evento musical de calidad mundial, pues lo ejecutado esa noche por Cecilio, el Cuarteto Yucatán y Marina Razumovskaja, tuvo tal calidad, que pudo ser presentado en cualquier escenario del mundo. La noche del 14 de septiembre de 2022, debe quedar grabada en los anales de la cultura en Yucatán.

Cecilio, partió de esta su tierra como un guitarrista talentoso, un concertista de muy buena calidad, pero su estancia en Europa le ha nutrido la técnica y la sensibilidad a niveles insospechados, y ha hecho de él un figura trascendente para la música de la guitarra contemporánea. Cecilio, nos dio el campanillazo hace años, cuando compartió un video de un recital en Salzburgo, en el que presentó un maravilloso arreglo de “La Mestiza” de Chan Cil; un arreglo suyo en el que transformó la sencilla y popular habanera en una pieza virtuosista para guitarra, del más alto nivel. También hay que destacar que, Cecilio conserva un profundo amor a su tierra, pues muchos de sus maravillosos arreglos están basados en las más selectas obras de la trova yucateca tradicional; así ha elevado a las salas de concierto a Guty, a Palmerín, a Domínguez, a Manzanero, los ha hecho repertorio de conciertos, sin que pierdan un ápice de su entraña regional. El concierto de la noche del 14, no fue la excepción, fue un rápido paseo que nos llevó de la música popular, a grandes obras del clásico. En este programa, Cecilio se nos presentó como gran ejecutante de su instrumento, como arreglista genial, como sabio transcriptor, y por momentos, nos hizo sentir que, la guitarra tiene la capacidad de una orquesta.

Tuvimos la oportunidad de disfrutar este privilegiado evento, merced las gestiones de la Sociedad “Ricardo Palmerín”, concretamente de su presidente emérito, Profr. Luis A. Pérez Sabido, y de su presidente ejecutivo, Mtro. Enrique Martín Briceño, así como de la generosa hospitalidad que nos brindó el Palacio de la Música, y el apoyo del presidente de su Consejo Consultivo, C. P. Roberto Abraham Mafud. Noche redonda y memorable que, como dije, debe quedar grabada en la memoria de la cultura en Yucatán.

Abre programa Cecilio con: “Variaciones sobre un tema de Mozart”, del español Fernando Sor. Ésta es un delicado rococó con un profundo aire hispánico. Cecilio, juega con armonías sobre varias cuerdas con un impecable rasgueo. La obra tiene tres movimientos, comienza en un Allegro, pasa a un Adagio y remata en un alegre Presto. En el último movimiento, Cecilio desparrama un aluvión de notas rápidas con agilidad y soltura, hace gala de un gran virtuosismo. Sigue con un tema de la más grande popularidad del mundo, nada menos que: “Bésame Mucho” de la gran compositora mexicana Consuelo Velázquez. Cecilio juega con el conocido tema de la canción, haciendo de él una serie de virtuosas variaciones, las ejecuta con un rasgueo muy enriquecedor y complicado que le da a la obra un nivel técnico superior. Sigue en el programa una joya de la música popular mexicana: “La Llorona”; el concertista desarrolla el conocido tema y lo hace variar, en ese momento se une la danza de Marina Razumovskaja, quien como un duende etéreo se desliza alrededor del concertista; Cecilio hace ricas variaciones con el tema popular y le pone un delicado final.

Continúa con un tema entrañable, “Tierra Mestiza” de Gerardo Tamez, obra que nos remitió al inolvidable grupo de “Los Folcloristas”. La más profunda entraña de América Latina se desparramó por la sala e hizo vibrar los corazones. La magia de la guitarra de Cecilio nos hizo escuchar en su ejecución las voces de las quenas, del charango, de la zampoña; estamos seguros de que, si Tamez lo hubiera escuchado, se habría conmovido profundamente. Lo qué siguió nos dejó pasmados. Cecilio ejecuta la Obertura de “El Barbero de Sevilla” de Joaquino Rossini, en esta ejecución, Cecilio transforma su guitarra en una verdadera orquesta, no hubo voz alguna de un instrumento que hubiéramos podido extrañar, la guitarra lo cubrió todo. Además, esta obra nos dio noticia de la labor de Cecilio como transcriptor, pues no es una labor menor adaptar una gran obra orquestal para ser ejecutada por una guitarra sola. Un trabajo de mérito mayor. Cecilio cierra su actuación como solista con un arreglo a una canción profundamente emotiva. “Yo sé que Volverás” con letra de Luis Pérez Sabido y música de Armando Manzanero. Cecilio transforma la emotiva canción en un alarde de técnica y sentimiento, a partes iguales, la canción crece enormemente con el arreglo de Cecilio que, despide el tema con virtuosos trinos delicados que le ponen un broche de oro.

Se una a Cecilio el Cuarteto Yucatán, bajo la dirección del excelente violín concertino de la OSY, Christopher Collins. Cecilio y el cuarteto ejecutan el segundo movimiento del “Concierto de Aranjuez” de Joaquín Rodrigo. El Adagio, es la parte más emotiva de este concierto, en el que la guitarra ejecuta notas muy delicadas con gran precisión, la viola hace un rico contrapunto que le da un giro dramático, la ejecución se enriquece con la intervención de Marina como danzante y crotalista, el guitarrista ejecuta notas graves y llenas que son un derroche de profundo sentimiento, la viola ejecuta un solo y el guitarrista aborda un sentido recitativo con fuerza y agilidad, viene un largo suave y delicado que cambia para subir con fuerza que deriva en un profundo sentimiento que nos lleva al brillante final. Esta ejecución nos puso al corriente de la calidad de Cecilio como arreglista, pues sustituyó una orquesta con un cuarteto, sin menoscabo alguno para la calidad de la obra.

Cierra programa una obra que es un desborde de alegría y entusiasmo, la “Suite de Carmen” de Georges Bizet. De la conocida y gustada ópera ejecutan: La aragonesa, la Habanera, la Canción de los Toreadores, el Preludio, las Seguidillas, el Intermezzo y la Canción Bohemia. La suite, es un paseo por los más diversos ritmos, tonos, sentimientos, y requerimientos técnicos, de la cual, solista y cuarteto salen airosos. El magistral arreglo de Cecilio, nos hace escuchar en las cuerdas, la aguda voz del pícolo, la cálida voz del fagot, la dulzura del clarinete, y hasta la nasal voz del oboe. Un arreglo redondo y genial, y la ejecución del concertista impecable.

Reiteramos, la noche del 14 de septiembre de 2022, debe quedar inscrita en los anales de la cultura en Yucatán, pues tuvo una calidad de clase mundial.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.