CulturaEspeciales

Notas al aire 86

   A estas alturas que le hemos visto hasta las amígdalas a casi todos los actores nacionales e internacionales, nadie se acuerda ya de Carlos Piñar,

Primero en las nacientes y famosas fotonovelas, en mostrarse en trusas de encaje blanco, este número se agotó más rápido que el pan caliente de las panadería La Vieja o de El Globo y de Elizondo en la Ciudad de México.

Ya quienes compraron esta fotonovela, o se han muerto o están en plena ancianidad.

Pero hay que reconocer que Piñar fue el primero en nuestro país que se quitó los calzones y se mostró tal cual Dios lo mandó al mundo.

Carlos Piñar

Ante el éxito de público que tuvo, el súper galán de los años 60, Julio Alemán se tomó una serie de fotos para revistas y periódicos, dando el biquinazo. Era seguir la brecha abierta por Carlos Piñar. Años después, Pepe Alonso lució la belleza de sus glúteos en varias revistas, esto fue contemporáneo a los famosos pantalones blancos de encaje de Jorge Rivero y los primeros desnudos masculinos del cine mexicano. Todos ilustres y dignos de ser recordados.

 Algo que hice en un libro objeto para una exposición que censuró el director de cultura en turno y que su achichincle el güerito de artes visuales realizó, bajando el “suich” de la luz de la galería del Peón Contreras que da al Callejón del Congreso.

 Fue la artista visual Teresa Loret de Mola, la que convocó en ese momento a los corresponsales yucatecos de los periódicos nacionales.  Y al día siguiente en las pa´ginas de cultura de los mejores periódicos: Excelsior, Universal, Uno más Uno y La Jornada, apareciuó la noticia en primera plana.

 El revuelo a nivel nacional que causó esta  expo yucateca, no ha tenido parangón jamás. Durante tres meses ininterrumpidos esta noticia se “refriteó” un día sí y otro también. Y tan fue así que la expo fue invitada para formar parte del programa de  celebración de los 10 años del Centro Cultural Los talleres  en Coyoacán. La obra llegó, pero mi librito no.

 Un lustro después, María Teresa Sansores encontró en el cajón de su ropa interior, el libro y me lo devolvió después de una serie de entrevistas que le realicé sobre teatro, al final  me confesó que por consejo de Eduardo Lujar Urzáiz (+), no se envió mi trabajo. Y eso que Eduardo era un golpeador profesional dentro del periodismo cultural de esos años y supuestamente era de pensamiento progresista.

Para Ripley

 Murió el gran cineasta Jean-Luc  Godard (1930-2022) cuyo debut fue con Al final de la escapada (1959), con un argumento de Truffaut. Su primera etapa cinematográfica “está marcada por una continua evolución estilística a partir del clasicismo norteamericano

5 películas para recordar a Jean-Luc Godard.

mezclado con un fuerte romanticismo y pesimismo(…)” escribe Augisto dM. Torres en su Diccionario de Directores de Cine.

  Al final de la escapada es un clásico del cine mundial, con las presencias maravillosas y luminosas de Jean Seberg y Jean-Paul Belmondo, quien realizó con él el clásico Pierrot le fou (1965).

 Jean-Luc Godard ya no está físicamente, pero su cine quedará para la eternidad, y no dudo que toda esa su obra que la crítica ha visto con desdén, comience a ser releída y puesta en un mejor lugar que la tenía.

   Pues sí tocaron los Tigres del Norte, los reyes del narcocorrido en el Zócalo de la Ciudad de México para el grito del 15 que dio el presidene y desde horas antes de su actuación, todos los conductores de programas, locutores qud se creen cronistas de cultura, anislistas culturales y demás bichos que están al servicio de los canales de televisión del estado, se la pasaron alabando al grupo musical, hubo hasta quien declaró enfáticamente que el mejor grupo de rock en México es de Los Tigres del Norte.

  Si, nadie niega que son dignos de ensayos antropológicos,/sociológicos, políticos, historiográficos y culturales del impacto en los grupos mayoritarios de la población de cierta parte del país y de los migrantes que pueblan el sur de gringolandia.

 Y hace algunos años o décadas, alguien escribió sobre esto, y lo vio bajo la lupa de los grupos que comenzaban a proliferar haciendo corridos pagados por los narcos del norte del país, y que seguían los pasos musicales iniciado por Los Tigres, de allí que se les comenzó a calificar como los Reyes del Narcocorrido.

 El hambre es canija, y más la de fama y la necesidad de forjarse como líder de opinión, así que si estamos en el pandero político y amaprados por las instancias más importantes de cultura del país, se dicen y hasta hacen teibol dance, con todo y encuere total y horas de placer gratis. Es cuando el dicho muy popular de que con dinero hasta el perro más fino  y de alto pedigrí, baila al son que le toquen.

 Crep que esto es de lástima ajena, por la obviedad y el arrastre gusaneril, pobres gusanos, digamos arrastre indigno sin ética ni moral.

 Cosas veréis Sancho…

 La medalla Eligio Ancona 2022, le fue otorgada a un gran literato y pensador yucateco: Roldán Peniche, quien sigue siendo hoy por hoy, el verdadero cronsita de la Ciudad de Mérida, sin necesidad de título alguno, su labor de toda una vida así lo acreditan ante los ojos del mundo. ¡Muchas felicidades, Roldán, por este reconocimiento súper merecido!

 “ En el mundo de hoy el ritual como acción simbólica se percibe como una absolescencia y un estorbo prescindible.”

 Vulva, un libro maravilloso de Mitchu M. Sanyal.

Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.