Quintana Roo

Hallazgo de osamenta prehispánica en Tramo 5 Sur del Tren Maya no es reciente, aclara el INAH

15 de septiembre/ Cancún, Q. Roo.- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) precisó que la osamenta prehispánica encontrada en una cueva sumergida en las inmediaciones del Tramo 5 Sur del Tren Maya, de Playa del Carmen a Tulum, no es un hallazgo reciente, sino que data del 2019 y fue registrado en 2020 como parte del proyecto “Arqueología del Holoceno”, a cargo de la arqueóloga Carmen Rojas Sandoval.

Los restos oseos se localizan a una distancia de 400 metros del derecho de vía, en donde presuntos estudios citados por el instituto, demuestran que el paso del Tren no tendrá impacto alguno.

Rojas Sandoval, investigadora del Centro INAH Quintana Roo, realizó la inscripción de la osamenta encontrada en 2019, ante el Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicas del instituto.

El INAH aclaró que, hasta el momento, no se han llevado a cabo análisis científicos que permitan datar los vestigios, lo cual será parte de futuras temporadas de trabajo en el sitio, que deberán ser realizadas por las y los arqueólogos profesionales y experimentados, previa autorización del instituto, que es el organismo federal facultado por Ley para normar este tipo de estudios e investigaciones.

La precisión fue hecha a partir de declaraciones hechas a la prensa por el arqueólogo, Octavio del Río, quien colaboró en su momento con el INAH y quien señaló que, junto con el buzo Peter Broger, encontraron un esqueleto de 8 mil años a 400 metros de la entrada a una cueva inundada, por debajo del trazo del Tramo 5 Sur del Tren Maya.

De acuerdo con la versión de Del Río, Broger le reportó el hallazgo de la osamenta, la cual fotografió. El descubrimiento –cuya fecha no es citada por el buzo– fue notificado al INAH y ha sido motivo para insistir en el cambio del trazo del megaproyecto.

El INAH manifestó hoy que Octavio del Río ya no trabaja ni realiza actualmente colaboración alguna para el instituto y se deslindó de sus declaraciones.

“Por otro lado, se señala que la cueva donde se localizan estos vestigios se encuentra fuera del derecho de vía del Tren Maya y a una distancia aproximada de 400 metros donde, enfáticamente puede afirmarse, no tendrá ninguna afectación, lo cual ha sido verificado mediante estudios técnicos de distintas especialidades.

“No obstante, el INAH realizará las acciones de monitoreo necesarias para evitar afectaciones y saqueos”, sostuvo el instituto, al reafirmar que sus especialistas continúan trabajando para garantizar la protección, el registro y cuidado de los vestigios localizados como parte del proyecto de Salvamento Arqueológico del Tren Maya.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.