Municipios

Cierre definitivo de maquiladora en Cacalchén; injusto trato a trabajadores

Después de 12 años de funcionamiento, comenzó el desmantelamiento de la maquiladora de ropa en Cacalchén por cierre definitivo, luego de que el dueño y director, el Dominicano Guelson Miguel Rodríguez Pérez, avisó de un día para otro a los más de 50 trabajadores que a partir del día siguiente el desempeño de sus labores sería en otra maquiladora localizada en el municipio de Huhí, muy lejos
de Cacalchén .

Los empleados al no dárseles opción, acudieron al palacio donde manifestaron la situación a la autoridad municipal a quien pidieron intervenir para ser liquidados conforme a la ley, por su parte la autoridad clausuró el local imponiendo los respectivos sellos, mismos que el dominicano ,Guelson rompió introduciéndose al local por lo que fue detenido y mandado a prisión a Motul, demarcación correspondiente, donde permaneció 36 horas .

Guelson Miguel Rodríguez Pérez

Trabajadores sin seguro social

La maquiladora dirigida por el Dominicano, no contaba con seguro social para sus trabajadores, ni tampoco una licencia de funcionamiento, además de que no le había pagado al ayuntamiento derecho de uso de suelo, es por eso que el ayuntamiento pudo proceder a clausurar el lugar dentro del marco de la ley.

Fue La ultima semana de agosto, después de 12 años laborando, cuando se les informó a los trabajadores de un día para otro sin previo aviso, que a partir del día siguiente tendrían que comenzar a ir a trabajar a la planta de Huhí, municipio cuyo tiempo de traslado es de hasta 2 horas de Cacalchén. Este cambio repentino fue tomado por la comunidad trabajadora como un giro demasiado brusco para lo que ellos estaban ya acostumbrados.

Cabe mencionar que la mayoría de los trabajadores de dicha maquiladora son madres de familia, quienes tenían como ventaja el poder tener contacto cercano con sus hijos y trabajar al mismo tiempo en la planta como lo venían haciendo desde que comenzaron a trabajar ahí.

Al ser obligados a este traslado, estas personas pierden la oportunidad de poder estar al pendiente de sus familias, puesto que ahora en vez de poder comer en sus casas y estar a la mano para sus hijos, tendrían que salir a Huhí más temprano y regresar a sus casas en la noche a un horario mucho mas tarde de lo que acostumbraban, cosa que les quita sus facilidades y les descuadra toda su actividad dentro del marco que ya habían adoptado.

Varios de los trabajadores se negaron a a viajar a la sucursal de Huhí, por lo que recurrieron a un llamado de auxilio al ayuntamiento, donde la Alcaldesa Abigail Pérez Vázquez, después de escuchar el sentir del pueblo, procedió con la policía municipal a clausurar la sucursal como medida de prevención hasta que los trabajadores por lo menos tuvieran su liquidación.

Los trabajadores, en su mayoría, quedaron muy decepcionados e inconformes con la situación, algunos fueron entrevistados para manifestar sus sentimientos y posturas ante dicho acontecimiento.

Más información de desarrollo…

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.