Entretenimiento

Los rostros indígenas “invisibles” en la CdMx hayan un lugar en La raíz doble

El poeta, activista y periodista mexicano Mardonio Carballo inicia una nueva aventura con La raíz doble, serie original de Canal 22 que tiene como protagonistas a los rostros “invisibles” de los pueblos indígenas dentro de la gran Ciudad de México.

A través de 13 capítulos, que incluyen un prólogo y un epílogo, la séptima temporada de este programa funciona como “un puente, una ventana por donde se cuelen las vicisitudes y las fortunas, en clave personal, de los pueblos originarios de México”.

“Tendremos personajes que son muy poco susceptibles de ser protagónicos en una serie de televisión. Son albañiles, trabajadoras domésticas, vendedoras ambulantes, gente que ha migrado de su lugar de origen en alguna comunidad indígena para llegar a la Ciudad de México. En esta temporada, la Ciudad de México tiene un protagonismo muy importante, es la Ciudad de México y sus formas de encuentro con integrantes de pueblos indígenas, y al revés, integrantes de pueblos indígenas en el encuentro avasallador que es llegar a una ciudad así”, destacó Mardonio Carballo en entrevista con SinEmbargo.

La raíz doble no sólo encuentra estos rostros en la gran capital sino además viaja con ellos a sus lugares de origen para lograr un contraste entre la capital y su comunidad.

“Vamos a ver que tenemos un programa que tiene puntos importantes: El primero, la presencia magnificente de la Ciudad de México; el segundo, es este personaje entrevistado en un set de televisión que es una cocina y donde tenemos la oportunidad de verlo en su propia comunidad y en la Ciudad de México”.

Carballo señala la falta de asideros identitarios dentro de la urbe con los habitantes de los pueblos originarios, de otros espacios culturales y geográficos, por ello, con este programa busca abrir esa conversación.

“Una persona que viene de la Huasteca Potosina, la Sierra Chinanteca o del Itsmo de Tehuantepec, ¿dónde come? La memoria culinaria, la memoria gastronómica, la memoria del gusto es uno de los asideros fundamentales de todo ser humano en tanto que los primeros años de vida son los primeros más importantes del desarrollo cognitivo y emocional, entonces la comida tiene un lugar fundamental”.

“Todos ellos terminan cocinando su propia gastronomía representándola en una ciudad como esta que se enriquece con estos aportes culturales”, agrega.

El trabajo de Caballo a lo largo de 14 años, antes con Raíz Luna, se distingue por acercarse a los miembros de la comunidades indígenas para comprender su cosmovisión, literatura, gastronomía y su lucha social por los derechos humanos, pero desde el lado más amable, es decir, desde su cultura, conociéndola.

“Mi trabajo siempre tiene como telón de fondo trabajar en contra del racismo, y en este caso, nunca tan frontalmente. Todos los personajes nos hablan de las vicisitudes a las que se les ha tocado enfrentarse en una ciudad como la Ciudad de México, que yo digo que te cobra su derecho de piso, siendo migrante de una comunidad indígena”.

Con información de SinEmbargo

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.