CulturaEspeciales

Roldán Peniche Barrera

Roldán Peniche Barrera será reconocido, en este mes de la Patria, por el poder público de Yucatán, al ser elegido unánimemente como recipiendario de la Medalla “Eligio Ancona” edición 2022, “por su amplia producción en los campos de historia y literatura, en los géneros de poesía, ensayo, novela y crónica periodística” (“La Eligio Ancona a Roldán Peniche Barrera”, EstamosAquí.mx, 9 septiembre 2022).

            La sociedad yucateca desde hace mucho tiempo reconoce al escritor Peniche Barrera como uno de los principales intelectuales que prestigian a la entidad.

            Roldán es colaborador permanente de EstamosAquí.mx, en donde publica su interesante columna “Yucatán Insólito”. Es un hombre que permanentemente ofrece lecciones de rectitud, honestidad, seriedad profesional, responsabilidad, discreción y sencillez, y es un amigo excepcional.

            Escritor, poeta, ensayista, profesor, uno de los últimos enciclopedistas yucatecos, se destaca en el ámbito del estudio de los mitos y de la cultura de Yucatán. Se le considera el auténtico cronista de Mérida. Es un erudito.

            Sus más recientes novelas son “Canek. Combatiente del tiempo”, que el autor con significativa sencillez apunta: “Es simplemente la narración, sin torceduras, de un hombre que pretendió liberar al pueblo maya de la garra extranjera y terminó en el patíbulo descuartizado y quemado en la lóbrega Mérida del siglo XVIII”.

            Otra es “Historia del Héroe y el Demonio del Noveno Infierno”. En palabras de Peniche Barrera: “Hunab Kel Cauich, suerte de héroe mitológico o fantasma legendario, subsiste a cableo entre los siglos XII y XIII de nuestra era y atestigua el final del apogeo y el comienzo de la decadencia de los mayas ternos. Su memoria, o lo que resta de su memoria, ha sido recuperada y cantada en el libro sagrado del Chilam Balam de Chumayel y en desolados códices que escaparon a la hoguera fanática de Diego de Landa”.

            Su obra literaria comprende, entre otros títulos:

            “La sublevación del brujo Jacinto Canek y otras historias violentas”, “Fantasmas mayas”, “La caricatura en Yucatán. Ensayo histórico”, “El último sol, Meditaciones de la mística maya”, “Del Convento de Monjas al Ágora de Fonapas”, “Murales de Fernando Castro Pacheco en el Palacio de Gobierno y El Salón de la Historia de Yucatán”, “Bestiario Mexicano”, “La noticia curiosa en el siglo XIX. Antología”, “Zamná y otros relatos mayas”.

            “Nueva Relación de la Ciudad de Mérida”, “Nostalgia de la Ciudad de Mérida”, “Yum Pol. El escriba de Dios”, “Historia de un lunes”, “Crónica del asombro”, “El Egipto americano. Testimonio de un viaje a Yucatán. Channing Arnold y Frederick J. Tabor Frost”, selección, traducción y notas de Roldán Peniche Barrera, “Yucatán en 1873. Alice D. Le Plongeon”, traducción, prólogo y notas de Roldán Peniche Barrera.

            Recibió en 1993 el Premio Antonio Mediz Bolio en reconocimiento a su obra literaria, en 2011 la Medalla Yucatán y en 2015 la denominada Héctor Victoria Aguilar del Congreso del estado. Ahora se le entregará la Medea Eligio Ancona.

            La Medalla ha sido entregada a otros distinguidos yucatecos, por ejemplo: Joaquín Ancona Albertos, Alfredo Barrera Vásquez, Ermilo Abreu Gómez, Leopoldo Peniche Vallado (padre de Roldán), Silvio Zavala Vallado.

            Enrique Gottdiener Soto, Juan Duch Colell, Alfonso Villa Rojas, Antonia Jiménez Trava, Juan García Ponce, Carlos Bojórquez Urzaiz, Joaquín Bestard Vázquez, Emilio Vera Granados, Sergio Quezada, Raúl Vela Sosa.

            Recuerdo a Roldán en muchas aventuras periodísticas y literarias (y otras en honor al dios Baco). Estreché relaciones amistosas con él cuando se desempeñó en el área cultural del gobierno del Dr. Francisco Luna Kan (1976-1982). De entonces a la fecha, mi admiración y respeto han sido crecientes.

            La entrega de la Medalla Eligio Ancona podría ser un aliciente (que no necesariamente necesita) para que en breve entregue a sus lectores otra obra literaria, deslumbrante como las anteriores.

            Reitero, sin embargo, que el mejor homenaje al escritor yucateco, Roldán Peniche Barrera, es leer sus libros y ensayos todos los días.

            La pandemia nos arrumbó a todos a cuatro paredes de la vivienda, aunque por fortuna ya estamos saliendo de ella; ojalá pronto con Roldán Peniche Barrera se pueda beber café, espresso doble, por ejemplo, o un par de “frías”, como “el desprecio de una mujer”, afirmaba otro estimadísimo escritor, D. Humberto Lara y Lara.

            ¡Salud, querido maestro Roldán!

————————————————

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.