Bienestar Espiritual

Microhomilía

Microhomilía

El acceso a Dios es a través de imágenes. Éstas pueden ser muy distorsionadas, pueden llegar a ser auténticos “becerros de oro” que cargamos sobre nuestras espaldas e imponemos a los demás y les hacemos culto.

Hoy la Palabra nos describe cómo es Dios, nos ofrece imágenes auténticas de él. Dios se indigna ante nuestros abusos, idolatrías y desastres; pero tiene compasión. Dios se fía de nosotros, nos espera, nos recibe, nos añora. Cuando nos perdemos nos busca desesperadamente sin violencia; no nos abandona pese a nuestro pecado, a nuestras idolatrías, a nuestra soberbia. Dios no nos echa ni nos olvida, porque somos suyos.

Pensemos este domingo en nuestras fragilidades, en nuestro pecado, en nuestras fallas; en nuestras idolatrías. Veamos frente a nosotros a Jesús, que vino a salvarnos, no a condenarnos; que viene a cargarnos sobre sus hombros, que nos da la gracia del Padre para transformarnos.

Digamos con fe y esperanza, de vuelta a casa: Crea en mi Señor un corazón puro, renuévame, borra mi culpa. Siente la respuesta de Dios, de Ese que es Misericordia. ¿A qué te invita?.

Rv. P. Hernán Quezada sJ

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.