Bienestar Espiritual

In Memoriam

IN MEMORIAM

Pretendí ser breve, no pude…

El pasado lunes 29 de agosto moría en su cuarto, en la casa del sacerdote, en la ciudad de Mérida, el venerable sacerdote Avelino Carvajal López, dejando en el ambiente y el corazón de tantos feligreses ese especial recuerdo y olor de la santidad que siempre lo acompañó.

La noticia de su fallecimiento embargo a todas las comunidades donde regó con su esfuerzo y su sudor la semilla del evangelio, desde Mérida la noticia enluto la feligresía de Temax, Buctzotz y Tekal de Venegas.
Los dobles de las campanas desde la espadaña de la iglesia de San Pedro Apóstol de Tekal de Venegas, aquella tarde de ese día desgranaron sus lágrimas de bronce y anunciaba de forma oficial el regreso de aquel sacerdote a la casa del Padre Eterno, no era propiamente un sonido de luto, era el anuncio especial de aquella entrada al cielo de tan santo pastor.

Mientras su cuerpo cerraba sus ojos para la vida en este mundo, su alma subía a presentarse ante su Creador. Llevaba un cortejo de todo un coro de ángeles, que se han levantado al pie de los altares, donde todos los días ofrecía el Cordero Inmaculado en la Santa Misa. En el Libro de la Vida quedaba escrito para siempre aquellos viajes montado en caballo, en bicicleta o en truck para ofrecer la santa Misa hasta las rancherías más apartadas de las cabeceras, sus predicaciones, su enseñanzas del catecismo a los niños, su promoción a la vida consagrada, obra social, visitas a enfermos, reconstrucción de los templos, sencillez, virtudes y total desprendimiento del dinero y bienes terrenales, persecución religiosa, penas interiores y esfuerzos, encubiertos con la dulzura de su sonrisa y con esa alegría que siempre lo distinguió.

¡Cuántas paginas habrá, en la historia del Padre Avelino, desconocidas para nosotros!
Cerca de un siglo fue su presencia por estas tierras del Mayab, y aún están presentes las diferentes generaciones que dan testimonio de la santidad de ese hombre, de la entrega en su servicio de la caridad y del amor.

Sus impulsos por sacar adelante a todos los pueblos donde llegó, son testimonio de la fortaleza de este hombre de Dios. Temax, Buctzotz, y el mismo Tekal de Venegas mucho deben sus progresos actuales a los impulso de este sacerdote santo, las cajas populares, radios sociales desde los techos de la iglesia, enseñanza e impulso a los jóvenes, esfuerzos que sacaba ofreciendo Misas por las necesidades de su pueblo, que llegó hasta el punto de no cobrar los servicios sacramentales con tal de las parejas se legitimaran, con tal de ofrecer la Misa por tal difunto, con tal de que la niña o el niño hicieran su primera comunión.

Sus ráyidas guayaberas, sus gastados zapados, sus contadas monedas en la bolsa de su pantalón son los méritos que se distinguían en ese sacerdote… y claro su devoción a ¡Eucaristía y la Virgen María! Lo recuerdo empeñado en enseñar el Himno Eucarístico, lo mismo con la devoción profunda cuando se hincaba frente al Santísimo Sacramento o cantaba la Salve a la Virgen de Candelaria en sus procesiones.
Se ha hecho su biografía como sacerdote, como hombre, como siervo de Dios, pero no se podrá hacer nunca la biografía de su corazón, de ese corazón sencillo y humilde al extremo, pleno en la acción cotidiana, de pequeñas excelsitudes que hacen por amor a Dios todo grande. ¡Tan grande por obrar por el amor de Dios!

A principios del mes pasado llegó de nuevo a Tekal de Venegas, mi pueblo, donde sirvió por 44 años ininterrumpidos, y donde la feligresía le dedico un monumento en el atrio de la iglesia. La emoción fue grande, solo se vio su figura llegar y las campanas comenzaron a repicar y se no se hizo esperar el tronar de voladores. Había una emoción indescriptible. Muchas lagrimas en el rostro de tantas personas, niños y la gente se acercaron conmovidas a besar su mano consagrada.

Yo no he conocido un santo en vida, pero si en padre Avelino no es un santo, yo no se entonces como es un santo en vida.

Sencilla, noble y generosa como su vida, fue su muerte. Si le amábamos mucho, él nos amaba más. Fue por y para nosotros su entrega, su vida, su corazón de santo. Como escribe Antonio Médiz Bolio: “Tránsito hacia el cielo, con la sencillez de los justos, con la nobleza de los grandes, con la generosidad de los santos.”

Y es que Tekal veneró siempre en vida la obra de este sacerdote y más aun su recuerdo y su fortaleza a transcendido desde el día de su muerte. Flores sencillas y algunas veladoras no tardaron en llegar al monumento del padre Avelino, la velación y el rezó del santo rosario se escucharon esa noche. La voz del pueblo es la voz de Dios, dicta la añeja frase popular, entonces si el pueblo dice que es Santo, el tiempo dirá lo necesario, y que Dios escuche la plegaria de tantos hijos que se declaran huérfanos desde que padre Avelino regresó a la casa paterna.

Ya no volveremos a ver su figura caminar entrando a la iglesia, ya no resonará su voz sobre la nave principal, pero en el eco sagrado parece dictarnos su eterno sermón: “Busquen primero el Reino de Dios, y todo se les dará por añadidura…Primero DIOS, después DIOS y siempre DIOS. El que tiene a DIOS lo tiene todo.”

Padre Avelino Carvajal López desde Tekal de Venegas te enviamos un descansa en Paz…

José Iván Borges Castillo
Tekal de Venegas, Yuc.
05 de septiembre del 2022

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.