CulturaEspeciales

¿Y aquellas Gitanas o Húngaras que asolaban Yucatán con sus turcos y sus marrullerías?, ¿Qué fue de ellas?

¿Y aquellas Gitanas o Húngaras que asolaban Yucatán con sus turcos y sus marrullerías?, ¿Qué fue de ellas?

Las recuerdo bien: mujeres vejanconas y de aspecto repulsivo que llegaban de tarde en tarde a Yucatán dedicándose a la holganza, al latrocinio y a asustar a los niños con sus patéticas figuras, se andaban recorriendo los vecindarios a la busca de incautos para decirles su suerte; y mentiras algunas de estas embaucadoras se dedicaban a recorrer la casa de ingenuos y aprovecharse de la distracción para embolsarse los objetos domésticos o si venía a mano, la plata con que se hallaban en sus incursiones.

Pero dejemos que el maestro Emilio Abreu Gómez nos de una visión exacta de quien era estas desvergonzadas en la época (principio del siglo XX):

Gitana s.f. Gente sucia, extraña y malencarada. Vestían harapos y hablaban un castellano arcaico y enrevesado. Por unos pesos armaban un lío y soltaban la lengua diciendo maldiciones, plantaban su carromato en un solar de las afueras e iban luego de casa en casa leyendo la palma de la mano, haciendo conjuros y robando lo que podían. (Reproducido del Diccionario del Español-Yucateco del maestro Miguel Güemes Pineda)

Y de esta manera las conocimos nosotros en nuestra mocedad.

Lo que no hemos podido averiguar es el porqué les llamaban también húngaras («cuídense, ¡ahí vienen las húngaras!»), a no ser que originalmente se hicieran fuertes en la patria de Liszt. Además de Mérida, también recorrían los pueblos del estado, donde hacían de las suyas.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.