EspecialesOpiniones

Segey no rinde cuentas

La Secretaría de Educación de Yucatán (Segey) no rinde cuentas del ejercicio presupuestal, salvo prueba en contrario. Resulta una dependencia ejecutiva más bien opaca en la materia. 

    En anterior columna (Política Educativa, “Mantenimiento de escuelas públicas”, EstamosAquí.mx, 31 agosto 2022) se aludió a una cifra millonaria asignada a la Segey, en el rubro presupuestal denominado “Programas y Proyectos de Inversión en Cartera”, por la cantidad total de 107 millones 984 mil 548 pesos, y que a escasos cuatro meses de finalizar el ejercicio fiscal 2022, la Segey aún no rinde cuentas de su aplicación.

    El titular de la Segey, Liborio Vidal Aguilar, está ocupado en la divulgación de sus “Libo Tips”, sin atender la transparencia en los recursos presupuestales asignados a la dependencia educativa para el año en curso, que ascienden a un total de 11 mil 349 millones 238 mil 775 pesos.

    (La última “jalada” de los “Libo Tips”: “¡Rescata tu celular! Cuando se moje tu celular, no intentes prenderlo, ponlo en un recipiente lleno de arroz para que absorba la humedad”).

    Reducción de presupuesto

    El Ejecutivo y la Secretaría de Administración y Finanzas redujeron el presupuesto de la Segey, en el primer semestre de 2022, según el “Estado analítico del ejercicio del presupuesto de egresos” del Informe Financiero correspondiente al segundo trimestre del año.

    De los recursos aprobados por un total de 11 mil 349 millones 238 mil 775 pesos, se le redujo la cantidad de 95 millones 910 mil 976.05 pesos. 

    Así, quedó en 11 mil 253 millones 327 mil 798.95 pesos, para gastar en 2022.

    Por supuesto que el secretario Vidal Aguilar, a la fecha, no ha dicho nada de la reducción presupuestal, qué áreas o actividades resultaron afectadas, tampoco de los motivos o causas para quitarle recursos públicos al sistema educativo estatal. 

Gasto en seis meses

    De acuerdo con el último dato disponible públicamente, contenido en el “Informe Financiero del segundo trimestre de 2022”, la Segey gastó y pagó en los primeros seis meses del año, la cantidad de 6 mil 478 millones 035 mil 640.38 pesos.

    Conforme a la reducción presupuestal, le queda para los otros seis meses del año, la cantidad de 4 mil 775 millones 292 mil 158.60 pesos.

    Pero, la Segey no ha dicho aún en que gastó los recursos presupuestales durante la primera mitad de 2022.

Otra falta de rendición de cuentas

    La federación autorizó y otorgó un incremento del 3.5 por ciento al sueldo tabular, con efectos al 1 de enero del año en curso, del personal docente de educación básica, especial e inicial; y adicionalmente, y con el propósito de fortalecer el salario profesional de los docentes, otorgó un incremento del 1 por ciento al sueldo tabular de dicho personal educativo. En términos iguales se aumentó el salario del personal de apoyo y asistencia a la educación. Y también otras prestaciones para los trabajadores se vieron elevadas.

    La Segey hizo efectivo el incremento salarial en julio último, pero no ha rendido cuentas. No se sabe el monto pagado por el aumento en los salarios educativos, tampoco cuánto pagó el Ejecutivo con recursos estatales y cuánto con recursos federales del Fondo de Aportaciones para la nómina Educativa y Gasto Operativo.

¿En qué gasta la Segey?

    En términos generales, los congresistas yucatecos autorizaron a la Segey a gastar los recursos asignados en el presupuesto de egresos 2022, de acuerdo con la “Clasificación por objeto del gasto”, los montos siguientes:

    a). Servicio personales, un total de 10 mil 226 millones 810 mil 503 pesos, en sueldos, primas, compensaciones, seguridad social, estímulos, entre otros conceptos.

    b). Materiales y suministros, 147 millones 838 mil 949 pesos, por ejemplo en útiles y equipos de oficina, impresiones, material de limpieza, “products alimenticios para personas”.

    c). Servicio generales, 804 millones 070 mil 718 pesos, en energía eléctrica, agua, telefonía, internet, servicios postales y telegráficos, servicios de arrendamiento y de comunicación social, pasajes aéreos, viáticos en el país, “servicios funerarios y de cementerios”, entre otros.

    d). Transferencia, asignaciones, subsidios y otras ayudas, 57 millones 510 mil 522 pesos, para ayudas a personas y a instituciones sin fines de lucro.

    e). Bienes muebles, inmuebles e intangibles, 1 millón 161 mil 627 pesos, para, por ejemplo, en “equipo médico y de laboratorio”, cámaras fotográficas y de video, sistemas de aire acondicionado.

    f). Inversión pública, 111 millones 846 mil 456, en “edificación no habitacional”.

    Como se observa el mayor gasto de la Segey radica en los “servicios personales”, poco más del 90 por ciento del presupuesto original autorizado por la LXIII Legislatura estatal.

    La Segey, como se dijo anteriormente, no ha rendido cuentas del ejercicio presupuestal 2022. Tampoco ha dicho cómo ajustó los recursos presupuestales, ante la reducción de casi 96 millones de pesos, sufrida en el primer semestre del año en curso. 

    Recursos federales y estatales

    Los recursos presupuestales que ejerce la Segey en 2022 provienen mayoritariamente de la federación: la cantidad de 11 mil 214 millones 101 mil 143 pesos. Es decir, el 98.8 por ciento del total asignado originalmente a la Segey,

 “Impulso (antes Bienestar) Escolar”

    El Ejecutivo informó, días pasados, que el programa Impulso Escolar (antes denominado Bienestar Escolar) entregaría al alumnado yucateco, para el ciclo lectivo 2022-2023, un total de 267 mil 931 paquetes escolares (Política Educativa, “Jarana de la deuda yucateca”, EstamosAquí.mx, 22 agosto 2022).

    Ahora, en un desplegado propagandístico, en el diario favorito del Ejecutivo, aumentó notoria y sensacionalmente, el número de paquetes escolar para estudiantes de escuelas públicas de primaria y secundaria. El gobierno dice hoy que son “más de 1 millón 833 mil”.

    En una entrega en escuela primaria, se exhibió, informan, una pancarta: “Arriba, abajo, enfrente, en medio, Mauricio Vila a Presidente va a llegar” (No se aclaró a qué presidencia se refieren, ¿a la del Club Rotario o de Leones, o del “estadio sostenible de Yucatán”?).

 “No podría contestar eso”

    La tercera Secretaria de Educación Pública, Leticia Ramírez Amaya, por fin asumió la responsabilidad de la dependencia, el pasado jueves 1 de septiembre, después de que la presentara el presidente de la República en su conferencia del 15 de agosto de 2022. Dicen que no cobrará la segunda quincena de agosto, por no asistir a sus labores. 

    Y, según sus propias palabras, no sabe qué hacer con la educación del país. Ante la pregunta periodística sobre “cómo va a aprender un niño de primaria sobre matemáticas dentro del nuevo modelo educativo”, la Secretaria Ramírez, asombrosa e inexplicablemente, respondió:

    – “No podría responder a eso”.

    3 de 3

    No se trata de la obligaciones de los servidores públicos de presentar su declaración patrimonial, declaración de intereses y declaración fiscal, sino que en el ciclo escolar 2022-2023 se aplicarán, al decir de los expertos, tres diferentes planes y programas de estudio: los de 2011, 2017 y 2022. Aunque este último se usará de manera piloto en 30 escuelas de cada una de las entidades federativas.

    Mes del testamento

    Por acuerdo ejecutivo, en esta ocasión, el “mes del testamento”, comprenderá los de septiembre y octubre. Los notarios públicos dicen que son dos los testamento ordinarios: “Público abierto” y “Ológrafo”. La ley civil contempla otros tres “especiales: Militar, Marítimo y Hecho en país extranjero”.

    Obviamente, no mencionan otro: el “testamento político”, que, afirmó el presidente López Obrador en enero último, él redactó para “garantizar la continuidad en el proceso de transformación y la estabilidad de país”. No dijo quién sería su albacea testamentario, aunque sí informó que “incorporó una sugerencia sobre quién podría ser su sustituto”. Tampoco lo hizo público. 

    “Los otros datos”

    En su discurso con motivo de su IV Informe gubernamental, el presidente López Obrador comunicó, entre otras cosas, que:

    a). “Tras la pandemia, 520 mil alumnos dejaron la escuela”. b). “Hemos basificado a 650 mil trabajadores de la educación”. c). “Estamos a punto de atender (con La Escuela es Nuestra), de llegar, al 66 por ciento de todas las escuelas, de todos los planteles de educación básica del país”. d). “Se crearán 55 universidades más, estas últimas para la formación de médicos y enfermeras”. e). “Ya están funcionando 145 universidades públicas con distintas carreras del sistema de educación superior ‘Benito Juárez García’, donde estudiarán en este ciclo escolar 64 mil alumnos”. f). “Se han aprobado los nuevos contenidos educativos, verdaderamente científicos y humanistas”.

    “¡…inga!”

    La Real Academia Española anunció que excluyó “definitivamente” del diccionario los signos “ch” y “ll”, ya que “no son letras sino dígrafos”. Así que ahora se gritará:

    – “¡Viva México, hijos de la …ingada!”. 

    “Tres veces Papa”. 

 En la nota “Curiosidades en la elección del Papa”, de José Manuel Vidal, en suplemento “Crónica” del diario español “El Mundo” (27 de febrero de 2005): 

 “El 21 de octubre de 1032, Benedicto IX fue elegido Papa con tan sólo 12 años. Al poco tiempo abdicó para contraer matrimonio. Reelegido el 10 de marzo de 1045, volvió a abdicar, tras haber vendido la sede papal a un familiar suyo. Pero aun así volvió a ser elegido por tercera vez el 8 de noviembre de 1048. Todavía no tenía 30 años”.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.