Bienestar Espiritual

Oración

Iglesia Ortodoxa Bienestar Espiritual

“Nuestra independencia prepara nuestra libertad”

¡Oremos al señor! ¡Señor, ten piedad!

PADRE DEL CAMINO, DE LA VERDAD Y DE LA VIDA: En este feliz despertar, hacia Ti dirigimos nuestra mente y Te saludamos con todo el respeto que Tú nos mereces. Nosotros, los mexicanos que estamos en el mes de la Patria, con todo nuestro corazón Te agradecemos porque nos has distinguido con un país super rico, de grandes dimensiones, con dos océanos, con tres golfos, con dos penínsulas, con montañas muy encumbradas, con exuberantes selvas, con recursos de toda clase, con valles, con lagos, con ríos, con fauna tan variada, etc., etc. En fin, por si esto fuera poco, nos hiciste a Tu Imagen y a Tu Semejanza. -¿Qué más podíamos desear? Nos hiciste un poquito inferiores a Tus ángeles, ¡pero nos revestiste de gloria, de poder y de honor!

Celebrar nuestra INDEPENDENCIA nos motiva a reflexionar ante Ti, oh Padre Santo, porque si Tú nos creaste a Tu divina imagen, nos diste un chispazo de Tu inteligencia y dispusiste que vivieramos en amplia libertad de manera racional, justa y honorable. Es obvio que nos sometiste al orden a fin de que fueramos protegidos, porque el desorden, es propio de un libertinaje destructor.

Cuando por desgracia, nuestra humanidad rompió el orden ya establecido por Tu sabiduría, nos demostraste Tu Gran Amor enviando a Tu propio Hijo Único para restaurarlo. Él nos reveló que Tú eres Su Padre y nos compartía ese mismo privilegio y, que Él es EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA. Si reencausamos nuestro camino en Él, seguro llegaremos a recuperar esa gloria con la que fuimos creados por Ti. Si le amamos como Él nos amó, tendremos la Vida y andaremos en la Verdad que libera de toda atadura.

Padre Santísimo: Mientras no sigamos este lineamiento que Tu Amado Hijo nos ha dado, estaremos dependiendo de la maldad que es altamente esclavizante y nos lleva al no vivir y a la muerte eterna. Esto nos invita a una vida espiritual que nos mantenga en la alegría de la salvación de tantas cosas, de tantos vicios, de tanta maldad en la que podemos estar sumidos en esclavitud hasta el fatal desenlace. ¡Qué terrible el que nosotros los mexicanos celebremos una independencia, cuando estamos atados a tantas codependencias! Aun más, festejar con tanto colorido y algarabía nuestra libertad, ¡cuando somos esclavos de tantas fuerzas oscuras! Si la Verdad nos libera, ¡vamos a abrazarla con la fuerza y la pasión de los que nacieron para triunfar, al costo que sea!

No somos dignos, Señor, de tener UN PAÍS TAN BELLO, cuando permitimos que el libertinaje, la indolencia, la irresponsabilidad, la falta de valores, el nulo amor patrio, la falta de respeto a lo más sagrado de nuestros símbolos y la indolencia, siga permitiendo que nuestros enemigos continúen saqueando y destrozando lo que nos han heredado nuestros héroes, que lo sacrificaron todo por el amor que tuvieron a este Don divino llamado México.

Padre Amoroso: ¡Llénanos de Ti para que cual soldados luchemos por defender a nuestro país y no permitamos que gentes sin escrúpulos se muestren irrespetuosos de nuestras instituciones! ¡Haz aflorar ese soldado valiente que hay en nosotros para que con valor no temamos ni a la muerte, con tal de preservar con responsabilidad este tesoro que de Ti hemos recibido!

¡Bendito seas, oh Dios de nuestros padres, que nos dieron una patria independiente, libre y soberana! Amén.

¡Mil gracias, Señor y Padre, por habernos regalado este país que aun tiene muchísimo! ¡Danos sabiduría para que el Nombre Bendito de México, permanezca hasta el final de nuestra historia humana! Amén.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.