EspecialesOpiniones

Notas al aire 84

 Este mes, el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador  presentó ante los habi-tantes de la República, su 4º informe y lo hizo teniendo como telón de fondo el mural de Diego Rivero que se encuentra en la escalera principal del Palacio Nacional.

Antes del informe se estuvieron transmitiendo mensajes de lo que diría en este 4º informe, pero yo sentí que me estaba regañando y gritando en cada mensaje, así que me dio mucha flojera oír a alguien que gritara y gritara como si estuviéramos sordos.

Total, lo que dijo puede sonar muy ambiguo y muy digno de poner en duda, por ejemplo: …nosotros consideramos que lo fundamental no es cuantitativo sino cualitativo…

Jmmm, dirán los escépticos:

-Si tanto ama a los pobres, que viva como ellos con el sueldo de ellos, a ver si aguanta.

Yo pienso que este tema es algo que con el tiempo se agiganta y no se achiquita. Y si realmente le interesan las mayorías, que haga que se les paguen sueldos dignos, que las viviendas que se les otorgan sean hechas con los mejores materiales, que se respeten lo que Le Corbusier diseñó como el espacio vivible e indispensable para cualquier ser humano y no los nidos de golondrinas que les dan para vivir. Que refuerce los servicios médicos y que haya medicinas para todos, que se regulen los precios de la canasta básica, que se creen tablas nutricionales dignas, que vuelvan los desayunos escolares… … …

Y sobre todo, que se haga, no que sólo se est´pe diciendo y diciendo como martillete. Lo verdaderamente bueno, no se pregona, se ejecuta, que solito todos lo verán. Además

De que fueron sus líneas principales en su proyecto de país como candidato presidencial.

No es nada plausible, porque no está haciendo nada fuera de lo prometido, ni tampoco ex-traordinario.

Es como cuando criticábamos a los gobiernos anteriores que presumían las carretas y las calles que construían, como si fuera algo insólito y no su obligación de gobernantes, por lo tanto no había nada que agradecer.  

En fin…

Que se honré en serio la memoria de Ricardo Flores Magón, este año que cumple su primer centenario luctuoso. Ojalá se reeditara su obra completa y éstas lleguen a las manos de to-dos los jóvenes del país y también a las manos de nosotros los adultos, que ya estamos ol-vidando muchos de de los ideales de nuestra adolescencia y primera juventud.

Gran revuelo ha causado la serie de NETFLIX: El Caso Cassez-Vallarta. Una novela criminal.

Resulta insultante para nuestra inteligencia como mexicanos, los sofismas sobre los que se hizo esa serie. Ahora resulta que la señora es inocente, por der extranjera y francesa. Es el colmo, cuando sabemos que muchas de estas jóvenes mujeres llegan a nuestros países sub-desarrollados en pan de aventura y de ligoteo con los naturales del país.

Y total, se venden como carne blanca para los morenos guapos y entrones, que se sienten fascinados por tener una mujer blanca del dizque primer mundo a su lado.

Hay tantas, tantas, tantas historias que conocemos y que se han repetido y se siguen repi-tiendo, que, bueno para que hacer historia antropológica.

Comencé a verla y enseguida me di cuenta, tal vez soy muy xenófobo, que hablaban fran-ceses y la serie era para franceses, y que nunca nos perdonaran que nuestro pobre ejército mexicano los haya expulsado del país y sobre todo, que en México fue donde fusilaron co-mo traidor a la patria a su querido Maximiliano, al cual dicho sea de paso, al final del Se-gundo Imperio, aquellos conservadores que pidieron a gritos que lo trajesen al país, le die-ron la espalda rotundamente, al igual que lo hizo su adorado Napoleón III.

Está más que historiado e investigado el caso.

 Y que a todas luces, se ve que si dejaron libre a ésta ignota serial, fue por la posición de su familia con el gobierno de su país y las relaciones que se tensaron a nivel diplomático entre México y Francia.

Nunca me olvidaré de las imágenes cuando ésta ignota arriva a su país entre vítores y aplausos de que pudieron rescatarla de este país donde sólo vive una caterva de salvajes de la peor calaña.  

Sin embargo, hay muchos, tristemente, jóvenes y no tanto que consideran que este país de estiércol abusó de la pobre francesita.

 Grace Jones canta muy pasada de drogas y alcohol en famoso Quetzal:

La vie en rose…la vie en rose…la vie en rose…


Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.