MéxicoQuintana Roo

Autoriza Semarnat tramo 5 del Tren Maya, Cancún-Playa

06 de septiembre/ Cancún, Q. Roo.- El Tramo 5 Norte del Tren Maya, que va de Cancún y pasa por Puerto Morelos hasta llegar a Playa del Carmen, en Quintana Roo, fue autorizado en materia de impacto ambiental por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de forma condicionada.

El trazo va sobre la selva, abarca 43.575 kilómetros y las obras se han desarrollado aún sin que estuviera autorizado y habiendo dos suspensiones otorgadas por el Juzgado Primero de Distrito radicado en Mérida, Yucatán, que ordenaban frenar las obras.

El proyecto consiste en la colocación de vía férrea para la operación de una locomotora eléctrica, para el servicio de población local, turistas y transporte de carga de alimentos, combustibles y mercancías diversas, con una estación en Puerto Morelos, pasos de fauna y obras de drenaje.

La inversión de las obras es de 28 mil 101 millones 514 mil 606 pesos, recursos públicos que saldrán de las arcas federales.

Los detalles sobre qué fue lo aprobado, cuándo se aprobó y bajo qué condicionantes se desconocen aún, porque la Semarnat ha omitido publicar el resolutivo correspondiente en su página de internet, como hizo en un principio con el resolutivo del Tramo 5 Sur, de Playa del Carmen a Tulum y el del Tramo 4, de Izamal, Yucatán a Cancún, en Quintana Roo.

Sin embargo, la asociación Defendiendo el Derecho a un Medio Ambiente Sano (DMAS) en Cancún, informó hoy que fue notificada de la autorización expedida a Fonatur Tren Maya, el 1 de septiembre, y señaló que entre las condicionantes que la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) puso al proyecto, está una fianza millonaria, cuyo monto no fue precisado por la asociación.

DMAS dio a conocer que presentó una cuarta ampliación del juicio de amparo, expresamente en contra de ese resolutivo, emitido en contravención con lo que estipula la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA), pues las obras iniciaron antes de contar con una autorización, lo que violenta el Principio Precautorio.

En tanto, el director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Javier May, estuvo en sus oficinas en Cancún para revisar los avances del Tramo 5 Sur, de Playa del Carmen a Tulum, autorizado en junio pasado por la DGIRA.

El funcionario señaló que las obras “marchan a buen ritmo”, pues se ha “recuperado tiempo”.

Para DMAS, los dos resolutivos para el Tramo 5 deben ser invalidados, no solo por haber violentado el carácter preventivo que una evaluación de impactos ambientales debe tener, sino porque son extemporáneos.

“Incumplen con ordenamientos ecológicos locales que protegen cenotes y cuevas y Fonatur solo dice que no los va a afectar, pero no se presentó un solo estudio de mecánica de suelos, ni estudios geofísicos o geohidrológicos para la evaluación”, señaló.

La asociación, fundada en Cancún, expuso que los estudios de mecánica de suelos no existen, porque la propia DGIRA condicionó la aprobación del proyecto a su elaboración y presentación, pese a que debieron entregarse previamente para hacer una correcta evaluación de los impactos de la obra.

DMAS reiteró que la actuación y omisiones de Semarnat, al haber dado entrada a las MIAs del Tramo 5 y autorizarlas, además de violentar la LGEEPA, ponen en riesgo especies en peligro de extinción que viven en las cuevas y cenotes en la zona del trazo, especies que “serán enterradas” por la maquinaria pesada que realiza el desmonte y despalme de la selva, en donde se niega la existencia de cenotes.

La asociación también aclaró que los juicios en contra del Tramo 5 Sur, prosiguen, contrario a lo declarado el fin de semana por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró que los amparos “no procedieron”.

En curso se encuentran recursos de revisión en torno a la decisión del Juzgado Primero de Distrito, de revocar las suspensiones definitivas bajo el argumento de que ya se cuenta con la autorización de impacto ambiental y al ser un proyecto de interés social.

“De interés social y orden público es el agua: Los cenotes con los ríos subterráneos son el acuífero que provee de agua a toda la población”, aclaró la asociación.

Además, tanto las obras del Tramo 5 Sur, como las del 5 Norte, carecen de autorización de cambio de uso de suelo en terrenos forestales, por lo que la selva no podría haberse tocado.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.