EspecialesOpiniones

Una mirada a la nueva Secretaria de Educación Pública

Leticia Ramírez Amaya

Uno de los temas que siempre son de importancia en un país y más en el nuestro, es la Educación. En este sexenio que ya está a medio camino (o más) la educación ha presentado muchos problemas, los heredados de años anteriores y los que después de la pandemia del Cocvid-19 se presentaron. La tarea de los educadores en ocasiones choca con los designios que vienen de arriba, léase Secretaria de Educación Pública, con sus nuevos modelos educativos a poner en acción o bien ante los caprichos que surgen de las nuevas autoridades.

            En este tenor, desde que el sexenio comenzó, las riendas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) han estado en diversas manos, para ser exactos, ha residido la responsabilidad en tres persona, comenzamos con el ahora Embajador, Esteban  Moctezuma Barragán (2018-2021), Delfina Gómez ¿Álvarez (2021-2022) y la actual Leticia Ramírez Amaya. El primero comenzó el sexenio siguiendo las órdenes  del Presidente de  México, al poner en práctica el nuevo modelo educativo, la Nueva Escuela Mexicana, haciendo a un lado y borrando todo aquello que recordase aquello llamado Reforma Educativa. Con pleno desconocimiento del tema, navegó durante tres ciclos lectiv0s, aunque hay que mencionar y recordar que a partir del ciclo 2020-2021, y ante la presencia de la pandemia todo cambió. Nada nuevo bajo el sol, hasta que fue trasladado como Embajador a Estados Unidos desde febrero de 2021.

            Posteriormente llegó a la SEP una de las personas que ha sido señalada como corrupta pero que tiene la simpatía del presidente de México y además en alta estima. Fue presentada como profesora de banquillo, aunque ya desde hace más de 20 años no ha impartido clase alguna y se ha dedicado a la vida política, llegando a ocupar encargos importantes. Sin nada que destacar en su triste estadía en esta Secretaría, se pudo observar su interés en la política, misma que se concretó cuando “jugó” para una alcaldía por el partido del presidente y la ganó. Ante el beneplácito del ejecutivo, le dio el espaldarazo para estar en las elecciones de la alcaldía por la cual competirá y dándole su bendición y las gracias por el gran trabajo y labor realizada en la SEP en su estancia, deja su puesto a una persona que sin lugar a dudas nadie se imaginaba, piensa el de la letra que ni la interesada.

            De golpe y porrazo y de ser portera del Palacio de Gobierno Federal, atendiendo a ciudadanos y recibiendo cartas para dárselas al Presidente, y cuya gracia ha sido el ser militante no solo de Morena y adepta a Amlo, sino también  integrante de la Cente. Llega a la SEP con la garantía de ser una mujer idónea para el puesto, digna, de entera confianza, capaz, honesta y sobre todo y como credencial principal ser maestra de grupo.

            Sin lugar a dudas y no solo al que lo cuenta le causó sorpresa (este nombramiento ha sido objeto de muchos memes) nadie pudo imaginarse que la portera, maestra de origen pero que desde el año de 1980 no pisa un salón de clases y menos ha impartido asignatura alguna, por lo cual es ignorante de lo que acontecen en ese tema y más aún los problemas a los cuales los profesores, que si dan clases se enfrentan día a día.

            Nada bueno puede esperarse de una persona que es ajena a la educación para llevar el barco (Sep) a buen puerto, seguramente contará con una serie de asesores (como ocurre aquí con el bachiller encargado de la Segey). Cuando se le presentó en la Mañanera, ni ella podía creerlo, se sacó la rifa del tigre, pero las palabras melosas del Ejecutivo hicieron brillar sus ojitos. Así que pasó de recibir a personas y cartitas, de ser portera a sentarse en la máxima silla de la educación pública en México. Suerte te de Dios que el saber no importa. Este dicho hoy retumba con mucha fuerza. Y más aún después de ver la entrevista que una reportera de un canal nacional le hizo antes de su toma de posesión.

            La incomodidad ante las preguntas y su postura mostraban a una persona con ganas de irse, levantarse y correr para evitar ser exhibida, pero no se pudo.  En este momento recuerdo las palabras de Hernán Menéndez Rodríguez que en una ocasión me dijo, “Rochito, hay tres tipos de personas, las que saben que no saben nada, las que no saben que saben y las que saben que saben”. Y nuestra flamante secretaria de educación pública es la primera.

            La entrevista que se le hizo, mostró a una persona que es ignorante del tema y que solamente repite las palabras que se les ha indicado, no aportando nada nuevo, positivo o visionario ante este nuevo encargo. No es lo mismo atender al público en la portería del Palacio que atender los problemas de la educación de México.

            Se le cuestionaron varios temas importantes de esta nueva etapa de la educación en México, apuntando a lo que debe de hacerse después de la pandemia. Entre otras cosas destacables mencionaremos algunas. Se le cuestionó sobre la posibilidad de continuar con el Programa de Tiempo Completo de las Escuelas (ETC), y ella respondió que para atender ese asunto se implementó un programa nuevos La Escuela es Nuestra. Debe saber mis caros y caras lectoras que este programa es ajeno a las ETC. El programa la escuela es nuestra proporcionará una cantidad de dinero a,las escuelas de manera directa para atender las necesidades que cada escuela o centro escolar tenga. Es una manera de que la sociedad de padres de familia y la escuela en comunión resuelvan los problemas apremiantes que han surgido después de la pandemia. Como dirían los jóvenes de hoy, Nada que ver!!!

            Ante los logros logrados (palabras de la flameante secretaria de educación, la exportera) la secretaría debe seguir con la actualización de los maestros en todas las áreas, es una tarea que es normal y que se realiza de manera continua. Eso como diría la famosa responsable de  la sección de las Mentiras de la Semana, Elizabeth García Vilchis, es mentira porque no es verdad.La realidad es otra, la actualización solo se les da a los maestros de Español y Matemáticas, dejando a los demás maestros de las otras asignaturas, ajenos a todo. Lo mismo sucede cuando la nueva secretaria, la tal Leticia afirma que la escla ha sido desde que comenzó este sexenio inclusiva, si viene s cierto esto es una afirmación a medias, es inclusiva porque se les da cobijo a todas las personas sin importar si requieren o no educación especial. Pero si es así, ella, la exportera, desconoce el significado de inclusión. Ya que los profesores de salón o de banquillo (lo que no es ella, ya que dejó de trabajar en 1980) no tuenen algún conocimiento, ni siquiera rudimentario para atender a aquellos alumnos que requieren atención especial, no saben lenguaje de señas, tampoco escribir en Braille y menos poseer los conocimientos para atender a alg´pun niño con autismo, tdh u otra afección.

            La entrevista siguió con tropezones y entre los hubiera que no faltan en personas que desconocen el lenguaje, lo que fue la cereza del pastel fue la respuesta o la no respuesta ante la pregunta de la reportera, Cómo se enseñará a un niño de segundo año de primaria las Matemáticas, esta pregunta desdibujo la sonrisa pintada en la cara de la nueva secretaria de educación, y entre balbuceo y balbuceo respondió; es una pregunta que no puedo responder. Como diría mi ínclito amigo el Abogado Rolando Bello Paredes, ; me caigo al mar!!! Y el de la tinta diría Arredovaya!!!! Sin lugar a dudas es un video que se reproducirá hasta el cansancio. Dios nos cobije con esta nueva secretaria de educación pública dela 4T.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.