Deporte

Boxeo cubano adaptándose al profesionalismo

Boxeo cubano prosigue su adaptación al profesionalismo tras seis décadas de ausencia

«¡Rápido, rápido, vamos!», grita el entrenador a una decena de jóvenes fornidos que acelera en la pista al tiempo que otros comienzan a dar puñetazos al aire mientras mueven sus cuerpos como un metrónomo.

Este grupo de boxeadores forma parte de una generación que vive el mayor cambio en el pugilismo cubano en seis décadas: la vuelta al profesionalismo.

El equipo, bajo la mirada de Rolando Garbey, se entrena en la que es considerada como la meca de este deporte en la isla: la Escuela Nacional de Boxeo Holvein Quesada, a las afueras de La Habana.

El propio Garbey es también toda una institución en el deporte de los guantes. Cuenta en su haber con una medalla de plata olímpica en México 1968 y otra de bronce en Montreal 1976.

El boxeo ha sido una de las disciplinas deportivas que más alegrías ha dado a Cuba. De hecho, este 2022 se cumplen 50 años desde que, en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972, el país lograse en este deporte sus primeras preseas de oro desde el triunfo de la revolución, en 1959.

Cuba ganó entonces tres oros con el peso gallo Orlando Martínez, el mediano Emilio Correa y el pesado Teófilo Stevenson. Desde entonces, el país acumula un total de 78 medallas, 41 de ellas doradas.

«Yo llegué aquí (a la escuela) en 1964. Aquí nací, esta es mi casa… y nada ha cambiado. El boxeo cubano es el mismo», cuenta el histórico exdeportista matizando el significado de la vuelta al profesionalismo.

Ese «cambio» al que se refiere Garbey quedó marcado en los libros de historia el pasado mayo, cuando Cuba regresó oficialmente al profesionalismo.

La revolución cubana, con Fidel Castro (1926-2016) a la cabeza, prohibió el deporte profesional por considerarlo una «explotación» de corte capitalista.

El boxeo cubano comenzó a abrir la mano en 2014, cuando compitió por primera vez en el nivel semiprofesional.

El equipo nacional -conocido como Domadores de Cuba- ha ganado tres de las cinco ediciones de la Serie Mundial (WSB) en las que participó, la última en 2018.

La función con la que la isla se reinstauró en el circuito profesional se realizó en el estado mexicano de Aguascalientes y fue posible por un convenio con una promotora del país norteamericano.

El debut fue un éxito por todo lo alto. Los seis pugilistas que participaron -dos de ellos integran la decena que entrenaba en la escuela- consiguieron triunfos contundentes, cinco por nocaut.

Uno de los debutantes, Yoenlis Feliciano Hernández, de 25 años y de la categoría de los 75 kilogramos, se seca el sudor de su frente después de varios minutos corriendo.

«Fue una buena decisión, estamos experimentando otros reglamentos del boxeo. Al final, (el amateurismo) no significa que sea otro tipo de boxeo, solo tiene distintas reglas», dice.

Hasta la fecha, los Domadores de Cuba se han presentado en 12 combates profesionales y marchan con marca invicta.

En el pugilismo amateur se pelea en tres asaltos de tres minutos cada uno, a diferencia del profesional, que se suele extender hasta los 12.

Con información de ESPN

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.