CulturaEspeciales

Novela negra

Se dice que la paternidad del género son tres novelista estadounidenses: Carroll John Daly o John D. Carroll (1889-1958), Samuel Dashiell Hammett (1894-1961) y Raymund Chandler (1888-1959.), y que “nació” en la revista “Black Mask”, fundada en 1920 por el periodista H.L. Mencken. Otra versión del “nacimiento” de la novela negra se debe a Marcel Duhamel, editor de “Ediciones Gallimard, que en 1945 publicó la Serie Noire”. Los “padres” son autores, entre otras, de las novelas “Caballeros de la palma abierta”, “El halcón maltés”, “El sueño eterno”, respectivamente.

Otro dato: Este año se cumplieron 181 años de la publicación de la que es considerada como la “primera novela policiaca en la historia de la literatura”. Se trata de “Los crímenes de la calle Morgue”, del escritor norteamericano Edgar Allan Poe. Él lo llamó “cuento de raciocinio”. En “Los crímenes…” aparece también por primera vez, su personaje el detective C. Augusto Dupin. El redactor de esta columna prefiere a Poe como el padre de la novela negra.
La editora del portal “Aguja Literaria”, Zorayda Coello Freitas, señala que “se trata de un relato que gira en torno a crímenes y un detective, pero se aleja de la historia policial clásica porque el detective no es el eje principal de la narración. En su lugar, se privilegia a los personajes marginados y a los delincuentes, los cuales utilizan argot coloquial o callejero para expresarse. De igual forma, los personajes de estratos más altos emplean un lenguaje acorde a su profesión, con lo cual resulta clara la oposición entre ellos”.
La novela negra, junto con la denominada histórica, es de los géneros literarios preferidos por el redactor de esta columna. Algunos títulos para leer en el final del verano y el principio del otoño:
* “Diccionario apasionado de la novela negra” de Pierre Lemaitre, en el que “dibuja un panorama internacional personal y divertido, cual biblia erudita, ecléctica y festiva de la novela negra”. Este año publicó su primera novela negra, “La gran serpiente”: “Siempre hay que desconfiar de las señoras de mediana edad bien vestidas, con aspecto de jubiladas y acompañadas de un dálmata espantadizo, como Mathilde Perrin, una viuda de sesenta y tres años algo entrada en carnes bajo cuya apariencia anodina se esconde una pistolera a sueldo de gatillo fácil y nervios de acero”.

* “Antigua sangre” de John Connolly, protagonizada por su detective Charlie Parker. La promoción dice: “Desde los bosques de Maine hasta los desiertos de Arizona, desde los canales de Ámsterdam hasta las calles de Londres, Parker (con Louis, Angel y el librero Johnstone) seguirá el rastro de aquellos que quieren arrojar el mundo a las tinieblas, en busca de un libro muy particular. Parker no teme al mal. El mal le teme a él”.
* “Obscuritas” de David Lagercrantz. Introduce, exitosamente, en este primera entrega de una nueva serie, a dos personajes: la joven policía Micaela Vargas, y el profesor de Psicología Hans Rekke. Lagercrantz fue escogido, en 2013, para continuar la “celebrada serie Millennium” de Stieg Larsson: “Los hombres que no amaban a las mujeres”, La chica que soñaba con un cerillo y un galón de gasolina” y “La reina en el palacio de las corrientes de aire”. Escribió en esa línea “Lo que no mata te hace más fuerte”, “El hombre que perseguía su sombra” y “La chica que vivió dos veces”.
* “El mentalista” de Camilla Läckberg y Henrik Fexeus. Es “una apasionante viaje a la parte más oscura del alma humana que no dejará indiferente a ningún lector. La primera novela de Läckberg es “La princesa de hielo”. Es autora también de las novelas “Los gritos del pasado”, “Las hijas del frío”, “El domador de leones”, “La bruja”, entre otras. Fexeus es “uno de los mentalistas de mayor reconocimiento mundial y uno de los más renombrados expertos en lenguaje y comunicación corporal”.
* “No salgas de noche” de Stacy Willingham: “Chloe Davis solo tenía doce años cuando se encontraron evidencias que culpaban a su propio padre del asesinato de seis niñas del pueblo. Veinte años después ha logrado iniciar una nueva vida, como psicóloga en Baton Rouge. Todo marcha bien hasta que una adolescente es asesinada, y luego otra. Alguien está matando chicas del mismo modo que lo hacía su padre”.
* “Susurran tu nombre” de Alex Norton, quien antes de ser escritor trabajó en el departamento de Sociología de la Universidad de Leeds. “Susurran…” trata de una novela de suspense protagonizada por un psicópata conocido como el Hombre de los Susurros que aterrorizó al pequeño pueblo de Featherbank. Quince años después la historia vuelve a repetirse”.
* “Robada” de Tess Stimson. Escritora británica especializada en el “thriller” psicológico. Dice la autora: “Me encanta pasear por ese lado oscuro, donde las situaciones cotidiana como ésta de repente se convierten en algo mucho más peligros y siniestro”. Su primera novela publicada en español es “La ex / la mujer”: “uno de cada tres matrimonios termina en divorcio. Este termina en asesinato”.
* “El libro negro de las horas” de Eva García Sáenz de Urturi, considerado “un homenaje a los amantes de los libros”, por la directora editorial de Planeta. “El exinspector Unai López de Ayala —alias Kraken— recibe una llamada anónima que cambiará lo que cree saber de su pasado familiar: tiene una semana para encontrar el legendario Libro Negro de las Horas, una joya bibliográfica exclusiva, si no, su madre, quien descansa en el cementerio desde hace décadas, morirá”. La novelista española es autora de la exitosa trilogía de la ciudad blanca: “El silencio de la ciudad blanca”, “Los ritos de agua” y “Los señores del tiempo”.


“Marcas de fuego”
La Feria Internacional del Libro de las universitarias y los Universitarios, organizada por la UNAM, registró en su edición de 2022, un atractivo adicional, la exposición de “libros antiguos de marcas de fuego particulares de bibliófilos, frailes o bachilleres como Felipe Neri de Alfaro, Andrés de Agesta, Rubín de Celis y José María Chávez Villaseñor; así como doce fotografías en gran formato de los libros que resguarda la Biblioteca Nacional de México en su Fondo Reservado”.
Wikipedia informa que “Una marca de fuego es una señal carbonizada en uno o varios cantos de un libro, resultado de colocar un hierro al rojo vivo con la forma de una figura, letra, sigla, sello, nombre, escudo o insignia con el fin de identificar la procedencia del libro o al dueño de este. Esta práctica, surgió durante el Virreinato de la Nueva España hacia la segunda mitad del s. XVI al interior de las bibliotecas conventuales”.
Agrega que las “más acaecidas por los investigadores de libros antiguos son las siguientes: Epigráficas siempre que la marca de fuego contenga palabras, abreviaturas, monogramas, anagramas e iniciales. Figurativas si la marca de fuego representa animales, objetos, figuras humanas, escudos heráldicos, emblemas o sellos.
La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla mantiene un “Catálogo Colectivo de Marcas de Fuego”, que es “un esfuerzo de colaboración interinstitucional. Los bibliotecarios y tecnólogos de las universidades involucradas somos responsables de los contenidos y soporte técnico del sitio en Internet”. Se puede visitar en http://www.marcasdefuego.buap.mx

Malas noticias en Nicaragua

1. El gobierno clausuró definitivamente el diario “La Prensa”, calificado por el oficialismo como “panfleto derechista”. El periódico denunció “confiscación y desmantelamiento”. En su lugar, se dijo que habría un “Centro Cultural y Politécnico”.
2. También ordenó el cierre de la Academia Nicaragüense de la Lengua, “una organización con 94 años de historia”.
3. Declaró “ilegales” 229 organizaciones no gubernamentales, por haber “incumplido con las leyes de la materia, entre ellas no inscribirse en el registro de agentes extranjeros”. Una de ella es la “Fundación Enrique Bolaños, que cuenta con una de las bibliotecas virtuales más completa del país”.
En julio último, el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, como un elogio, “aseguró que hay similitudes entre el gobierno del sandinista Daniel Ortega y del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador”.
“Error (¿horror?) editorial”
En la nota “¿Sabías qué? Aún se recuerda el error más grande en el mundo editorial”, en la revista Siempre!, número 3611 (28 agosto 2022):
– “Hay una historia de un error que ha trascendido a la historia, cuando se imprimió una edición de la Biblia en 1631 por parte de Robert Barker y Martin Lucas, que buscaba reproducir la conocida edición de King James, que se publicó con una omisión en los Diez Mandamientos (Éxodo 20:14), en donde faltó la palabra “no” en la oración “No cometerás adulterio”, por lo que lo publicado aparecía como “Cometerás adulterio”.
– “Esto dio pie a que dicha obra fuera conocida como la “Biblia Malvada”, sus autores condenados perdiendo la licencia como impresores, aunque hoy en día uno de los ejemplares sobrevivientes de la tirada inicial –se cree que existen 10 ejemplares– llega a costar 20 mil Euros”.

La muerte visita dos veces
Edmundo Dantés, el Conde de Montecristo, falleció en prisión. Eso creyeron sus carceleros y arrojaron su cuerpo al mar, en realidad el cadáver era del abate Faria.
Así escapó de su injusto cautiverio, en el castillo de If.

Resulta que años, pero muchos años después, el 6 de marzo de 2003, falleció de nuevo en Yucatán.
Un rotativo meridano participó en una edición del 13 de marzo de 2003, que había fallecido en esta ciudad el señor Edmundo Dantés… Araiza.

Post scriptum
En entrevista con el escritor Enrique Serna, autor de “El seductor de la patria”, “Ángeles del abismo”, “El vendedor de silencio”, entre otros:
– “La lectura es un vicio que deja ilesas a las personas”.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.