Quintana Roo

Matrimonios del mismo sexo podrán adoptar a infantes y adolescentes en Quintana Roo

También podrán hacerlo parejas en concubinato y personas solteras

01 de septiembre/ Cancún, Q. Roo.- En Quintana Roo será posible adoptar a niñas, niños o adolescentes como hijas e hijos, si se es una persona soltera o si se trata de una pareja del mismo sexo, luego de aprobadas las reformas a la Ley de Adopción y al Código Civil del estado.

El pleno de la XVI Legislatura votó a favor de la minuta de decreto que incorpora un lenguaje neutro de género, definiendo la adopción como “el procedimiento legal en el que se le confiere a una niña, niño o adolescente, la posesión de estado de hija o hijo de la o las personas adoptantes y a éstos, previa manifestación de consentimiento expreso, los deberes inherentes a la relación paterno-filial”.

La iniciativa correspondiente fue presentada por la diputada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) Iris Mora Vallejo, y contempla la modificación de quienes tienen la capacidad legal para adoptar, abriendo posibilidad no solo a quien vive en matrimonio, sino a quienes mantienen una relación de concubinato o son solteras mayores de edad, en pleno ejercicio de sus derechos y que cumplan con los requisitos de adopción que establece la ley.

“Tienen capacidad para adoptar las personas casadas entre sí, en concubinato o solteras mayores de edad, en pleno ejercicio de sus derechos y que cumplan con los requisitos de adopción que establece la ley”, se indica en el artículo 16 de la Ley reformada.

En Quintana Roo la ley permite a personas del mismo sexo contraer matrimonio desde el 2012, como resultado de reformas al Código Civil, que permiten el enlace entre «personas», sin especificar su sexo como un requisito.

Para el caso de personas casadas o en concubinato bastará con que sólo uno de ellos cumpla con el requisito de la edad.

“Las personas casadas entre sí, en concubinato o solteras mayores de edad, podrán adoptar, cuando los dos estén conformes en considerar a la niña, niño o adolescente adoptado, como hija o hijo biológico”, se lee en el artículo 19.

En el caso de hermanas y hermanos susceptibles de adopción, la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños, Adolescentes y la Familia, procurará que no exista separación antes, ni durante el procedimiento de adopción y que queden dentro de una misma familia.

También se puede autorizar la adopción de dos o más niás, niños y adolescentes que no sean hermanos, siempre y cuando se escuche su propia opinión.

Entre las reformas se añadió un artículo que establece que las niñas, niños y adolescentes pueden ser adoptados cuando no tengan quien ejerza sobre ellas y ellos la patria potestad, hayan sido abandonadas o abandonados; se encuentren en esas condiciones y  cobijados en Centros de Asistencia Social o bajo la tutela del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF); cuando quien ejerza la patria potestad o tutela manifieste por escrito su consentimiento ante dicho organismo.

También se indica como prioritario el colocar a la niña, niño o adolescente en su propio país o en un entorno étnico, cultura, religioso y lingüístico similar al de su procedencia.

“La adopción internacional deberá considerarse hasta haberse agotado la posibilidad de encotnrar una alternativa de cuidado familiar en su lugar de origen, obedeciendo el princiìo de subsidiariedad”, es decir, que que solo agotadas las alternativas para la adopción a nivel nacional, se realizará a nivel internacional “sólo si se realiza en aras del interés superior del niño o niña”.

La iniciativa aprobada busca además, garantizar que el derecho de adopción sea ágil, eficaz y cuidando siempre el interés superior de la niñez y las y los adolescentes, mejorando los procedimientos de adoptabilidad por abandono o adoptabilidad voluntaria.

Incluye también que la pérdida de patria potestad y la declaración de adoptabilidad se resuelvan en un mismo proceso.

Con las reformas aprobadas –se dijo– Quintana Roo armonizó su normatividad con los instrumentos internacionales, a fin de darle “unidad, solidez y eficacia al proceso de adopción, yendo de la mano con la progresividad de los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes”, reconocidos en distintos instrumentos internacionales en materia de adopción.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.