Campeche

Se quiebra caja de tráiler en problemático paso peatonal de Isla de Tris

Ciudad del Carmen, Cam., 30 de agosto.- Esta madrugada –alrededor de las 2:30 horas– un tráiler de la empresa de paquetería Tres Guerras «se voló» el tope-barda de la Avenida Isla de Tris, a la altura del Fraccionamiento Reforma y, al caer pesadamente, su contenedor se dobló a la mitad.

El trailero iba rumbo a la salida de la ciudad –hacia Mérida– pero, debido a la penumbra y a que el tope-barda sigue careciendo de señalamientos adecuados, no se percató ni freno a tiempo.

El remolque llevaba 30 toneladas de abarrotes, por lo que al impactar contra el asfalto, cedió a su peso y se dobló como barra de chocolate.

La empresa Tres Guerras movió horas después un contenedor para traspasar la mercancía, en tanto que el remolque dañado fue retirado mediante una grúa.

Este es el segundo accidente impactante y peligroso que ocurre por la inadecuada y peligrosa instalación vial –disfrazada de paso peatonal– construida por el gobierno de Carmen, y es también la segunda vez que un tráiler termina con el remolque dañado.

La primera vez –aunque más escandalosa– ocurrió la madrugada del jueves 4 de agosto cuando un tractocamión de la Transportes Terrestres Torres (TTT) se saltó el tope-barda, salió volando y, al caer estrepitosamente, los últimos dos ejes traseros del remolque salieron disparados y éste literalmente se partió a la mitad.

De acuerdo con un experto en la materia, las medidas y la forma del paso peatonal que el Ayuntamiento de Carmen construyó sobre la Avenida Isla de Tris en julio, a la altura del Fraccionamiento Reforma, no son los idóneos para una vía con alta carga federal. Para resolver esto, la SCT recomiendan pasos peatonales a desnivel, como el construido durante el gobierno de Aracely Escalante Jasso (2009-2012) a la altura de la colonia “Pedro Sainz de Baranda”, que, por su ubicación, resultó ser una obra de relumbrón. Este tipo de puente peatonal es el indicado para una vía federal, no los pasos peatonales a ras de suelo.

Este tipo de instalación, en todo caso, debe tener una señalética adecuada y disminuir riesgos, algo que el gobierno municipal pasó –y sigue pasando– por alto. En 500 metros antes de llegar a dicho paso, en dirección a Isla Aguada, no hay una sola advertencia sobre su existencia.

Cabe destacar que el tope-barda de Pablo Gutiérrez Lazarus ya parece trepadero de mapaches, ya que las enormes y pesadas unidades que a diario transitan por el tramo, frecuentemente lo raspan con sus panzas.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.