CulturaEspeciales

Artistas yucatecos en Europa (III y ultimo)

Reveriano Camil en nuevos caminos de la danza

Las condiciones físicas idóneas para la danza clásica, las encontramos con frecuencia en las mujeres, pero en los hombres no tanto, pese a que esa regla de la naturaleza ha tenido su variable en los últimos tiempos, cuando los bailarines han adquirido capacidades consideradas solamente de la mujer, a saber: extensiones de pierna, flexibilidad general en el cuerpo, empeine muy pronunciado, buena línea para el arabesque y cuello largo.

Esas condiciones las poseía Reveriano Camil, cuando se inició en los estudios del ballet clásico, pero a ellas habría que agregarle sus cualidades musicales, buena memoria muscular y buena dosis de teatralidad. Además, tenía facilidad para la manipulación de las bailarinas en los duetos clásicos.

Ello lo llevo a que en muy corto plazo fuera el partener de Cynthia Ricalde, Erica Cámara y otras importantes bailarinas de la entidad. Él interpretó los roles de Sigfrido en el Lago de los Cisnes y el Cascanueces en el ballet homónimo. Y para él y Cynthia fue creada la coreografía del Hombre de Maíz, que ha resultado muy del agrado del público cada vez que se ha representado.

Reveriano perteneció a la Compañía Provincial de Ballet de donde partió para incorporarse a Escuela Superior de Música y Danza de Monterrey, donde concluyó sus estudios.

Pudiendo haberse quedado en la compañía regiomontana de ballet o en la Compañía Nacional de Danza, un buen día agarró sus bártulos y se fue para Europa. Siempre creí que podía haber sido parte del elenco que las compañías de Nacho Duato o Maurice Bejart, pero quiso tomar otros caminos profesionales. Experimentó por distintos lugares y países hasta que aterrizó en Alemania, donde permanece hasta el día de hoy, realizando proyectos coreográficos en iglesias catedrales, espacios de usos múltiples y juntando cantantes con bailarines y bailarines con actores. Eso le hace feliz.

Ya no es un joven, pero no ha querido alejarse de ese mundo inexplicable que es el ballet.

Uno de sus últimos planes era fundar una escuela profesional de ballet en Alemania. Su idea es ayudar a desarrollarse a artistas que tengan dificultades para ello. En el país germano, las cosas artísticas se manejan de manera diferente a nuestro medio. Muchos trabajos tienen que ser proyectos apoyados por la iniciativa privada y se tiene que lograr contactos con gente de ese medio, hacer exposición de ideas y del proyecto y tener la labia suficiente para convencer al patrono que aportaría el dinero. Difícil, ¿verdad? Bueno, pues, Reveriano Camil ha salido airoso en cada uno de sus proyectos y ellos han tenido gran éxito y consideración social.

Igual que Matt y José Lizama, no tiene planes de un retorno al lugar de donde partió. Bien se lo merece, bien se lo merecen.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.