CulturaEspeciales

El día de los abuelitos

En memoria de los abuelitos que ya no están con nosotros

Desde hace algunos años, se ha dedicado un día específico en el calendario para celebrar, festejar, agasajar o bien recordar a los adultos mayores o como también es conocido este día, el de los abuelitos y abuelitas.. El día en cuestión es el 28 del mes de agosto (domingo) . Es seguro que algunas instituciones oficiales y de la iniciativa privada dedicarán una serie de actividades para homenajearlos en su día, es también un momento ideal para que el comercio en sus muy diversas estrategias y características tengan ingresos extras. Aunque no es una fecha muy comercial como otras, pero siempre se espera algo más de lo normal en los comercios de nuestra ciudad. Desde luego que en esta ocasión todo será diferente por el tema de la contingencia. Serán las actividades tipo mediáticas y seguramente habrá espacios en la televisión en donde se dediquen programas para tal efecto.

El día de los Ancianos o Abuelitos de este año estará plagado de recuerdos y de mucha nostalgia, por aquellos que se adelantaron al descanso eterno y otros por haber sido víctimas de esta epidemia que ya lleva en nuestro país más de año y medio y sigue haciendo y causando estragos entre las familias yucatecas. La enfermedad y el virus no tienen preferencia, ya que desde niños hasta adultos infecta, enferma y en ocasiones tienen desenlace fatal. Este domingo próximo muchos hogares extrañarán a sus abuelitos u abuelitas, papás o mamás grandes o como se les acostumbraba llamar y su ausencia marcará sus corazones.

El caso que nos ocupa esta ocasión, es hacer referencia a los viejitos, ancianos, o bien los adultos mayores (aunque también se les denomina senescentes o de juventud acumulada) son personas tan diferentes que no los podemos retratar de una sola manera. Sus diferencias los hacen ser auténticos, los viejitos vienen en diversos modelos y estilos, los hay amables, bondadosos, regañones, flacos, gordos, canosos, sin canas, blancos, morenos, con o sin cabello, con trabajo o desempleados, guapos y no tanto, etc. Cada uno de nosotros tiene cerca de sí a alguno de ellos ( el de la tinta solo recuerda a su abuela, por parte de padre llamada Damiana o cariñosamente mama Dam, que murió hace muchos años). También es importante recordar a la mastra Carmita, abuela de los hijos del de la letra que hace poco tiempo falleció (el 20 de octubre cumplirá un año)Hoy en día hablar de un abuelo o abuela ya no es remitirnos a aquellos estereotipos que teníamos de ellos hace algunos años, ahora los hay jóvenes que aún no peinan canas. Hay abuelos modernos, que están a la vanguardia, usan celular y también la computadora.

Pero ante esto, nos surge una pregunta, quién es un anciano? Esa persona ya sea masculino o femenino es una caja de sorpresas, una caja de Pandora, misma que no tiene fondo y que por los años que llevan a cuestas son poseedores de una cantidad inconmensurable de experiencias. Mismas que les han curtido el cuerpo y que por lo mismo son capaces de aconsejar y guiar a las nuevas generaciones..

Los viejitos siempre han estado presentes en las sociedades y estoy casi seguro que en casa de cada cara y caro lector, habrá un viejito que está a su lado y que son objeto siempre de atenciones. Han sido también motivo de canciones, me vienen a la memoria dos de ellas de la autoría de don Gabilondo Soler, conocido como Cri Cri, El Grillito Cantor, y estas son El Ropero y Di porqué, ambas dedicadas a las cabecitas blancas en donde se le daba a entender a los niños de mi generación, que ellas eran poseedoras de grandes conocimientos y sobre todo de una experiencias que era necesario que nos llegara a nosotros. Por ejemplo en El Ropero el nieto tiene mucha expectación porque su abuelita le muestre las cosas tan bonitas que en él están guardadas, y esto nos lleva muchos años atrás cuando nosotros vivimos nuestra infancia y siempre hubo algún ropero con cosas maravillosa, en mi caso no de mi abuelita, pero si de mi tía Rita, que siempre me gustaba que abriera porque en él había algo novedoso. Aparte del olor a naftalina que todavía están en mis células olfatorias, los libros, los recuerdos, “sus cosas”, eran de llamar la atención. En el caso de Dí porqué?, es una canción que si bien es cierto nos daba la imagen de la viejita de cabello blanco y de escasos dientes y proclive al llanto sin motivo aparente.

            También hay una canción dedicada a los viejitos que se denomina Mi Viejo, en donde se hace alusión a los problemas que tienen estos al caminar, tanto las de Cri Cri como esta son poemas dedicados a la memoria de nuestros viejitos que de una u otra manera nos evocan tiempos pasados.

            Cabe destacar que hoy día los viejitos o ancianos ya tienen diversas opciones de entretenimiento y también hay instituciones dedicadas al cuidado y manejo de éstos. En algunos casos son ellos mismos los que pueden apartarse de sus hogares por que se dan cuenta que ya son una carga y por “conveniencia” deciden ir a vivir a una casa de la tercera edad.   Aunque en algunos casos éstos son llevados casi “a la fuerza” a los asilos o albergues, porque sus familiares ya no “pueden con ellos”.

            A los viejitos y viejitas, así como a los abuelitos y abuelitas de nuestra sociedad los vemos en todos lugares, en algunos casos rodeados de sus seres queridos, en otros, en lugares ajenos, y también en las calles, ya sea vendiendo algún producto para poder sobrevivir, o bien pidiendo limosna para que con lo que “ganen” puedan llevarse algo a la boca para comer. Esta es una realidad que día a día se palpa y en ocasiones ante la vista y paciencia de autoridades e incluso en ocasiones de sus propios familiares. Es digno de mencionar la labor invaluable que han venido desarrollando desde hace algún tiempo algunas instituciones y empresas en donde se procura el ofrecer trabajo a las personas de la tercera edad, en caso específico me refiero a la oportunidad que se les proporciona a algunos de ellos para trabajar como “cerillos de la tercera edad” y creo que algunos ya están en la cuarta . Dicho empleo les permite de manera honrosa procurase un ingreso para poder “pasar” la vida. Es conveniente hacer un llamado a la sociedad para apoyar a estos “cerillos” ya que en ocasiones son el único ingreso que tienen.

            Los viejitos están en todas partes, en ocasiones forman parte de su entorno o bien se mimetizan en ésos. Los podemos ver caminando, algunos limpios y olorosos, otros, solamente limpios, unos buscando su sustento diario, otros esperando la fecha para cobrar su pensión o jubilación. Otros más en las calles tocando las puertas de las casas en donde ofertan su mano de obra para chapear, desyerbar o bien para darle mantenimiento al jardín. Aunque también hay unos viejitos o abuelitos a los que les llamo “sociales” ya que participan en el cuidado de los nietos mientras la hija va a trabajar. Les pagarán por este servicios? Los viejitos son como uno de los cuatro fantásticos, son invisibles o será que no los queremos ver? Y en ocasiones ni caso les hacemos. Ellos sabrán que hay un día dedicado a ellos?

            Pero también hay personas de la tercera edad – los viejitos y abuelitos- que aún trabajan, esto se presenta en el mayor de los casos en la docencia, en donde ya muy entrada en años, los profesores y profesoras aún continúan laborando, tratando de dejar en cada clase una parte de su vida. Una parte de sus conocimientos y de sus experiencias. A estas personas, además de admirarlas, es necesario tenerles paciencia, ya que las nuevas formas de enseñar, de educar, van cambiando y para ellos es muy difícil adaptarse a estos cambios.

En este momento quiero decirles a mis caros y caras lectoras que si tienen a su alcance a alguna persona de la tercera edad, deben acudir a ellas con la finalidad de aprender un poco más, los viejitos están llenos de conocimientos, ellos nos pueden decir tantas cosas que parece imposible que tantos conocimientos quepan en sus cabezas, en ocasiones blancas y en otras sin cabellos. Por medio de sus experiencias, los ancianitos nos pueden llevar a los usos y costumbres de su época, que era permitido hacer y que no. Ellos nos pueden contar que comían, a donde iban a divertirse, la fascinación de algunos de ellos al ver la televisión por primera vez.

Seguramente alguno de mis caros y caras lectoras tendrán a algún abuelito o abuelita en sus hogares o cerca de ellos, si es así, no duden en festejarlos, en demostrarles su amor hoy más que otros días y llevarlos a algún lugar para que vean que es un día diferente a los demás del año. Desde luego que los festejos serán a distancia a menos que se viva con ellos. Si estarán de festejo y llevarán a sus abuelitos a desayunar o a hacer alguna comida fuera de sus hogares, es necesario cumplir con las medidas sanitarias para poder celebrar el próximo año esta efeméride. Si el festejo es en la , casa mucho mejor, pero procurando que no sean muchas las personas que acudan al mismo tiempo. A todos los abuelitos y abuelitas de mi Mérida blanca y de todo el Estado de Yucatán: Muchas felicidades!!!!

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.