Dinero

Papa Francisco limita las finanzas en el Vaticano

Papa Francisco limita las finanzas en el Vaticano y centraliza los activos

El papa Francisco tomó medidas ayer para eliminar el margen de maniobra de departamentos del Vaticano con la imposición de controles financieros más estrictos, y estableciendo un plazo para que se cierren las carteras de inversión en bancos extranjeros, incluidos los de Italia.

El Sumo Pontífice emitió un documento conocido como rescriptum o reescritura, en el que deja claro que todas las inversiones de todos los departamentos tendrían que pasar por el banco del Vaticano, bajo las nuevas reglas que entran en vigor el 1 de septiembre.

La ampliación del papel del banco es uno de los puntos clave de la política de centralización anunciada el mes pasado, que despoja a todos los departamentos del Vaticano de la capacidad de gastar sus fondos de forma independiente.

Fue esta práctica la que permitió a la Secretaría de Estado invertir directamente en un edificio de Londres que está en el centro de un juicio por corrupción. El fallido negocio supuso una pérdida de 139.17 millones de dólares. Todos los acusados han negado haber actuado mal.

El documento papal aclaró que no había excepciones a la regla sobre el papel central del Banco Vaticano, conocido oficialmente como Instituto para las Obras de Religión (IOR), tal y como estipula un artículo de la nueva constitución del Vaticano, publicada el 19 de marzo.

En julio, La Santa Sede emitió una nueva política general de inversiones para garantizar que fueran éticas, ecológicas y de bajo riesgo, y que evitaran las industrias armamentísticas o los sectores sanitarios relacionados con el aborto, la anticoncepción o células madre embrionarias.

La política ordenó a los departamentos del Vaticano que cerraran sus cuentas de inversión o participaciones en bancos extranjeros, incluso en Italia, y las transfirieron al IOR, que será supervisado por un departamento llamado Administración del Patrimonio de la Santa Sede.

En el documento de ayer, el Santo Padre fijó el 1 de octubre como fecha límite para completar las transferencias, indicando que algunos departamentos se estaban demorando.

Las inversiones financieras del Vaticano, excluyendo los bienes inmuebles, se estiman en algo menos de dos mil millones de euros. 

Con información de El Heraldo

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.