Yucatán

Gobernación entrega “Alacranes” a la Semar

Mediante cuatro acuerdos, Gobernación otorgó la autorización para «uso y aprovechamiento» de terrenos en la Isla Pérez, frente a la costa de Progreso, Yucatán, y que forma parte del Arrecife Alacranes; islas Clarión y Socorro, del Archipiélago de Revillagigedo, y la Isla Lobos en Sonora. Las cuatro islas están catalogadas como Parques Naturales por su valor científico y ambiental, además de contar con especies endémicas únicas a nivel mundial.

La Secretaría de Gobernación otorgó a la Secretaría de Marina y Armada de México (Semar) una autorización para el “uso y aprovechamiento” de cuatro terrenos de gran extensión en cuatro islas que gozan de la declaratoria de área natural protegida con el carácter de Parque Nacional, entre ellas la Isla Pérez, ubicada frente a la costa de Progreso, Yucatán. Esto abre las puertas para que esa dependencia pueda construir instalaciones militares o extraer materiales de esos recintos naturales.

Los terrenos que se otorgan a la Marina para “uso y aprovechamiento” se localizan en las islas Clarión y Socorro que forman parte del Archipiélago de Revillagigedo frente al estado de Colima; en la Isla Lobos que se localiza frente a las costas de Sonora y la Isla Pérez que forma parte del Parque Nacional Marino “Arrecife Alacranes” en Yucatán.

La justificación para autorizar a la Marina el “uso y aprovechamiento” de terrenos en parques nacionales de fauna endémica que se usan con fines de investigación científica, es que la Semar requiere incrementar su eficiencia para preservar la seguridad, el territorio y la soberanía  de los mares, plataformas continentales y el territorio insular que rodea a las citadas islas, por lo que requiere reforzar sus labores de vigilancia e inspección.

Las cuatro autorizaciones fueron otorgadas por el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, a petición expresa de la Semar mediante cuatro oficios girados el pasado 11 de mayo del 2022 y conforme a lo establecido en los artículos 2, fracciones II y VII; y 28, fracción V de la Ley General de Bienes Nacionales.

“Que la Semar para incrementar la eficiencia en la ejecución de sus tareas a fin de salvaguardar la soberanía y defender la integridad del territorio nacional en el mar territorial, islas y plataforma continental, así como mantener el Estado de Derecho en las zonas marinas mexicanas, a través de vigilancia, verificación, visita, inspección u otras acciones previstas en las disposiciones jurídicas aplicables, requiere de la autorización para el uso y aprovechamiento de un terreno…”, señalan cada uno de estos acuerdos.

En el caso de la Isla Clarión del  Archipiélago de Revillagigedo, el permiso para el uso y aprovechamiento de un terreno con una superficie de 4 millones 660,894 metros cuadrados; mientras que para la Isla Socorro, perteneciente al mismo  conjunto de islas ubicadas en el Pacífico Mexicano, el permiso otorgado a la Semar es para utilizar un terreno con una superficie de 38 millones 347,564 metros cuadrados.

El Archipiélago de Revillagigedo además de contar ser catalogada como Parque Nacional Protegido, incluyendo a las islas Socorro, San Benedicto, Clarión y Roca Partida, cuenta con una declaratoria de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) de Patrimonio Mundial Natural, derivado de que “posee una riqueza natural caracterizada por una gran variedad de especies de flora y fauna terrestre y marina de alto valor biológico, algunas de ellas endémicas”.

Por lo anterior, la Secretaría de Gobernación advierte que los permisos otorgados a la Marina no la eximen de “las obligaciones que deban acatarse por la calidad del territorio como área natural protegida”.

También se le solicita a esa dependencia entregar los papeles y documentos que sean necesarios para la autorización de los proyectos e instalaciones que se vayan a construir en los sitios que se consideran patrimonio natural.

Por lo que respecta a las autorizaciones para la Isla Lobos, ubicada en el Océano Pacífico frente a las costas de Sonora, la autorización para “uso y aprovechamiento” se concede para un terreno con una superficie de 3,339 metros cuadrados.

Y finalmente, respecto a la Isla Coralina Pérez que forma parte del “Arrecife Alacranes”, sistema complejo de islas que cuenta con carácter de Parque Nacional desde 1994, junto a las islas  Cantil, Barrera de Barlovento, Cantil Norte, Cantil de Sotavento; Zócalo Arrecifal; Isla Pájaros, Isla Pérez e Isla Desertora, la autorización es para aprovechar 15,360 metros cuadrados.

De acuerdo con la Semar, todas estas islas están constituidas arena coralina de grano medio o grueso, la cual se forma por la fragmentación de conchas de moluscos, foraminíferos, algas calcáreas, corales y fragmentos de equinodermos; por lo que se conforman bancos de material compuesto por un tipo de piedra caliza casi pura, sin mezcla de otros elementos terrígenos.

La Secretaría de Marina no aclara si busca explotar la roca caliza de la zona o si busca construir una instalación militar, pero en todos los casos se advierte que requiere de permisos para “vigilancia, verificación, visita, inspección u otras acciones previstas en las disposiciones jurídicas aplicables”.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.