Quintana Roo

Realizará Semarnat reunión pública de información para presentar Tramo 5 Norte del Tren Maya en Cancún

05 de agosto/ Cancún, Q. Roo.- La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó la realización de la Reunión Publica de Información (RPI) sobre el Tramo 5 Norte del Tren Maya, que va de Cancún a Playa del Carmen, como parte del Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental (PEIA) a que ha sido sometido el proyecto.

El encuentro se fechó para el 11 de agosto en el Gimnasio Kuchil Baxal de Cancún, a partir de las 9 horas.

El objetivo es que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y la empresa a la que se adjudicaron los trabajos, presenten el proyecto a la comunidad y respondan a las observaciones de las y los asistentes.

En la reunión habrá espacio para que las personas que se inscriban previamente puedan hacer sus observaciones técnicas, jurídicas y ambientales sobre la obra.

Para participar es necesario llenar un formato de ponencia, que se puede solicitar a la oficina regional de la Semarnat, en la zona hotelera, en donde también es posible consultar la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) ingresada el 15 de julio pasado.

Las obras evaluadas se ubican en el Tramo 5 Norte, en un trazo selva adentro, a 4.8 kilómetros de la carretera federa 307 y abarca los municipios de Cancún, Puerto Morelos y Solidaridad, con una longitud de 43.57 kilómetros.

El trazo está entre el Aeropuerto Internacional de Cancún y el área urbana de Playa del Carmen; la mitad del tramo se localiza en el área urbana de Puerto Morelos.

En la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de mil 194 páginas se indica que los trabajos de construcción iniciarán una vez obtenidas las autorizaciones en materia de impacto ambiental, pero las obras comenzaron hace dos semanas.

Como apoderado legal del Fonatur Tren Maya aparece el biólogo Carlos Llorens, quien fue subdelegado de la Semarnat durante el sexenio de Vicente Fox. Al entonces funcionario le abrieron un proceso administrativo en 2003 acusándole de irregularidades cometidas en la autorización del hotel Riu Cancún, en la zona hotelera de esta ciudad, que detonó un escándalo a nivel nacional.

La MIA fue elaborada por el Instituto Nacional de Ecología (INECOL), el Conacyt y Fonatur Tren Maya. La Semarnat testó (ocultó con un cintollo negro) los nombres de las 46 personas que participaron en su elaboración, alegando la protección de datos personales.

Las obras evaluadas consisten en la instalación de una línea ferroviaria de doble vía, para tráfico mixto –de pasajeros y carga– con velocidades máximas de 160 kilómetros por hora y mínimas de 100 kilómetros por hora.

Sobre esas vías correrá una locomotora eléctrica “acorde a la norma ambiental de California”; el tren será eléctrico y tendrá una estación en Puerto Morelos. El proyecto incluye 16 pasos peatonales; 8 pasos vehiculares; base de mantenimiento, 60 pasos de fauna y 32 obras de drenaje. La superficie del proyecto que será afectada alcanza las 292.320 hectáreas.

Ofrecerá el servicio de transporte a la población local, a turistas y de carga de alimentos, combustibles y mercancías diversas, de acuerdo con el contenido de la MIA, consultada por EstamosAquí.mx.

Como parte de las obras se requerirá montar oficinas, almacenes temporales de material, talleres, patios de maniobras, alojamiento para trabajadores, comedores, estación de almacenamiento, patios de rieles y durmientes, que serán desmontados una vez concluido el proyecto.

La superficie del campamento en donde se alojará todo ello abarca 10.079 hectáreas y para ello se requerirá el cambio de uso del suelo, ya que la poligonal destinada se localiza en terrenos forestales.

Aun cuando el proyecto debe ser entregado a mitad del 2023, para ser inaugurado en diciembre de ese año, en la MIA se dice a Semarnat que tan solo los trabajos de preparación del “sitio construcción (sic)” del proyecto serán ejecutados en dos años, pero se consideran cinco años en total “por la envergadura del proyecto”.

Para el desarrollo de la obra tendrá que desmantelarse un poblado llamado “Vida y Esperanza”, ubicado en Solidaridad, que cuenta con viviendas de concreto de un solo nivel y se localiza en terrenos nacionales y de propiedad privada, dentro de los derechos de vía del Tren Maya Tramo 5 Norte, por el cual será demolido.

En la MIA se reconoce el “riesgo kárstico”, es decir, el peligro de desplomes debido a la fragilidad del suelo poroso y frágil de la zona, pero se indica que la ingeniería contempla medidas para la debida distribución de carga y peso de la infraestructura, además de un Programa de Prevención, Mitigación y Manejo de Contingencias Ambientales y Conservación del Paisaje Kárstico.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.