Bienestar Espiritual

Oración

Iglesia Ortodoxa Bienestar Espiritual

¡OREMOS AL SEÑOR! ¡SEÑOR, TEN PIEDAD!

Señor y Padre de la vida: Hoy elevamos nuestra oración por aquellos matrimonios donde uno de los cónyuges sufre, especialmente, las mujeres.

¡Qué trauma causan a sus hijos estos padres que cometen muchas injusticias con sus esposas! Esa es una razón y tal vez la más poderosa de la falta de UNIDAD, DE ARMONÍA Y DE AMOR en estas familias.

¡Cuántas veces nos consta de tanta bondad que se les dispensa a estos varones y, al final, corresponden CON INGRATITUD, sin pensar que ellos son los causantes de que sus hijos vuelvan a repetir la misma triste y nefasta historia! Lo peor de ello es que presumen de ser cristianos y conocer Tu Divina Palabra de Vida y, aún así, no son solidarios con aquellos que un día les echaron la mano o los sacaron de sus apuros económicos. ¡Viven respirando miserias a pesar de poder hacer el bien a sus benefactores del ayer reciente!

¡Cuántos pecados de omisión se cometen a diario! ¡Cuántos favorecidos por Tu Mano Divina, ni siquiera piensan en hacer algo por quienes están a su lado y les consta de su pobreza! ¿Qué hacer con ellos? A nosotros solo nos compete el anunciar Tu Evangelio de Vida y a los demás el aceptarlo o rechazarlo.

Nosotros elevamos nuestras súplicas para que NO ENDUREZCAN SUS CORAZONES Y VEAN QUE TODO PASA, TODO TERMINA Y LOS REVESES DE LA VIDA ESTÁN A LA VUELTA DE LA ESQUINA.

Señor y Padre Providente: Por ese gran amor que tienes a nuestra humanidad, Te suplicamos que envíes Tu luz y Tu gracia a esos padres que así actúan, así destruyen la inocencia de sus hijos y los hacen crecer con la toxina del egoísmo y de la injusticia, haciendo que la espiral de la injusticia jamás termine. ¡Por ese gran amor que tienes con esas madres abnegadas y capaces de sufrirlo todo por mantener la unidad familiar para que sus hijos no pierdan la figura paterna, Te suplicamos que los muevas, los inspires y les hagas ver su gran error que destruye al más preciado tesoro que son sus hijos.

Es cierto que el mundo está plagado de injusticias, pero confiamos en Tu Gran Bondad, oh Padre Santísimo, que a Tu Hijo Amado lo enviaste a un hogar sagrado donde Su Padre Nutricio era trabajador, justo y benévolo y, Su Madre, la más hermosa, agraciada y bendecida entre todas las mujeres se desvivía y se gozaba en su hijo único.

¡Bendito seas, por siempre, Padre Todo Bondad! Amén.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.