Mundo

Redes sociales conectan consumidores y anunciantes

Instagram va a cambiar, y los usuarios se han enfadado. La red social adoptará una nueva interfaz en la que el contenido se muestra en pantalla completa y donde el vídeo es el protagonista. 

El vídeo que hagan los «creadores de contenido» y los influencers, no tus amigos o familiares. Porque las redes sociales ya tienen muy poco de social. Su propósito ahora no es conectar a la gente con sus allegados, sino hacerles ver la mayor cantidad posible de publicidad para ganar más dinero.

Para lograrlo, Instagram ha de aumentar el tiempo que pasa cada usuario en la plataforma. Y la mejor forma es copiando la estrategia que usa TikTok con tanto éxito: dosis de dopamina constantes encapsuladas en vídeos cortos de curiosidades, viajes o tontadas. Además, le sale gratis. HBO Max, Disney+ o Netflix contratan directores, actores, guionistas para elaborar su oferta de contenidos, pero Instagram se sirve de sus propios usuarios.

Estos no cobran ni un euro, su sueldo son los likes y los cumplidos. Los más populares pueden llegar a vivir de ello cuando se convierten en vallas de publicidad humanas.

En sus fotografías empiezan a aparecer bolsos de marca, un pintalabios maravilloso o un batido de proteínas muy necesario para ponerte en forma.

Este estilo de vida es altamente codiciado en la actualidad, y los niños ya no quieren ser toreros o astronautas; quieren ser «influencers».

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.