EspecialesOpiniones

Isstey: ley nociva para los trabajadores

Ni tardo ni perezoso, el Ejecutivo aceleró el trámite de las últimas etapas del proceso legislativo de creación de la nueva Ley de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán, aprobada por mayoría de votos en periodo extraordinario de sesiones de la LXIII legislatura estatal.

            Los legisladores del PAN, Panal, PVEM y una sin partido, aprobaron la nueva Ley del Isstey (socialmente así conocida), en la sesión del pasado jueves 21. Votaron en contra los del PRI, Morena, Movimiento Ciudadano y PRD.

            La tinta de la firma de los congresistas aún no se secaba, cuando el gobernador Mauricio Vila Dosal y su Secretaria General, María Dolores Fritz Sierra, firmaron la promulgación de la ley y ordenaron su publicación inmediata en el Diario Oficial del estado, que la incluyó en una edición vespertina del propio jueves 21. La Ley de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán entró en vigor al día siguiente de su publicación, o sea el anterior viernes 22.

Males para los trabajadores

            En la sesión de referencia, el diputado Eduardo Sobrino Sierra, del PRD, resumió los males para los trabajadores al servicio del Estado, luego de aprobar que éstos paguen a partir de la nueva ley, el 15% en cotizaciones en lugar del 8% actual (Verónica Martínez, “Aprueban Ley del Isstey”, EstamosAquí.mx, 21 julio 2022):

            – “Lo que significa que los trabajadores con un salario promedio de 7 mil pesos, en lugar de descontarles 520 pesos, ahora serán 975 pesos. Que los maestros que en promedio tienen un sueldo de 10 mil pesos, en lugar de descontarles 800 pesos, ahora serán 1,500 pesos. Y se deben cumplir 35 años de cotizaciones y a los 65 años jubilarse”.

            En efecto, los trabajadores pagarán ahora un 7% más de sus sueldos en concepto de cuotas de seguridad social al Isstey. Subió del 8% al 15% de su salario de cotización. Los diputados del PAN, Panal, PVEM y la de sin partido no lo consideran un mal para los trabajadores.

            Además, y tampoco es considerado como un mal para los trabajadores, éstos tendrán derecho a una pensión por jubilación, cuando cuenten con 35 años de cotización y 65 años de edad (antes eran 30 años y sin límite de edad). 

            Tampoco son males que el monto de la pensión será equivalente al 100% del salario regulador. Pero éste “equivale al 85 por ciento del promedio ponderado de los salarios de cotización que percibió la persona servidora pública durante los últimos veinte años de su vida activa como trabajador en una o más entidades públicas, previa actualización con base en el índice nacional”.

¿Retroactividad de la ley?

            La Ley Fundamental de los mexicanos dispone, incontestablemente: “A ninguna ley se dará efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna”.

            Aparentemente, la Ley de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán tendría efectos retroactivos en perjuicio de algunos trabajadores, deviniendo en ley inconstitucional.

            Los diputados aprobaron un régimen especial para las “personas en transición”, así las llaman. Dicen textualmente:

  • “Las personas en transición que en el 2022 tengan 29.5 y 29 años cerrados de servicio podrán acceder a una pensión por jubilación al cumplir 30 años de servicio”.
  • «Quienes en el mismo año tengan 28 y 27 años de servicio podrán acceder a una pensión por jubilación al cumplir los 31 años de servicio”.
  •  «Quienes en el mismo año tengan 26 y 25 años de servicio podrán acceder a una pensión por jubilación al cumplir los 32 años de servicio”.
  •   “Quienes en el mismo año tengan 24 y 23 años de servicio podrán acceder a una pensión por jubilación al cumplir los 33 años de servicio”.
  •   “Quienes en el mismo año tengan 22 y 21 años de servicio podrán acceder a una pensión por jubilación al cumplir los 34 años de servicio”.
  •   “Quienes en el mismo año tengan 20 años de servicio o menos deberán llegar a los 35 años de servicio para acceder a una pensión por jubilación”.

          Lo anterior causa perjuicio a los trabajadores en servicio activo, a quienes no se les debería aplicar retroactivamente la nueva ley, sino en estricto sentido solo a los de nuevo ingreso a partir de la entrada en vigor de la ley.

            Ahora tendrán que trabajar más y pagar más para poder gozar de una merecida jubilación por años de servicio al Estado.

De mal a “pior”

            El presidente la comisión especial de la LXIII legislatura, que elaboró la iniciativa y aprobó el dictamen aprobatorio respectivo, José Crescencio Gutiérrez González, así discernió el asunto:

«Hoy se presenta una oportunidad histórica para aprobar un producto legislativo que cambiará la situación financiera, el sistema de pensiones y sobre todo garantizar el justo derecho de acceder a una pensión o jubilación”.

            Sí la cambió, efectivamente, pero en perjuicio de los trabajadores al servicio del Estado.

Interés ejecutivo

            La Secretaria de Administración y Finanzas del estado se encargó de revelar públicamente el verdadero interés ejecutivo, detrás de la nueva ley. Interés pecuniario, financiero. Por encima de los derechos de seguridad social de los trabajadores.

            Dijo que había “un grave peligro de las finanzas públicas si no se realizan cambios en el sistema de pensiones de los trabajadores estatales”, y que la iniciativa de nueva ley, “aliviará la presión de las finanzas públicas” (“Reforma del Isstey permitirá garantizar pensiones, sin arriesgar finanzas”, EstamosAquí.mx, 21 julio 2022).

¿Pateadores de San Sebastián?

            No lo son, por supuesto, la Secretaria de Administración y Finanzas, Olga Rosas Moya, ni el diputado del PAN, Esteban Abraham Macari.

            Coinciden, curiosamente, en la expresión popular “patear la lata”. Sus declaraciones fueron armónicas.

            La primera afirmó que el gobernador Mauricio Vila Dosal “pudo patear la lata” del Isstey, pero que prefirió tomar la “decisión valiente de poner el tema sobre la mesa”.

            El segundo enfatizó: “Nosotros no pateamos la lata”. Orgulloso de su origen como ganadero, agregó: “Agarramos al toro por los cuernos”.

Recursos extraordinarios

            La Secretaria Rosas Moya, encargada de la formulación presupuestal estatal, aseguró que la administración de Vila Dosal ha “destinado recursos extraordinarios para sostener el sistema de pensiones”.

            Reveló, sin prueba alguna, que ha entregado al Isstey:

            – “En 2021, 280 millones de pesos, y en 2022, 350 millones de pesos. En 2023 serán 650 millones de pesos, y en 2024, 730 millones de pesos”.

            Significa, aseveró, “una sangría de recursos púbicos”.

            El presupuesto de egresos asignado al Isstey en el actual ejercicio de 2022, ascendió a la cantidad de 2 mil 139 millones 437 mil 335 pesos. En 2021 fue por 1 mil 955 millones 075 mil 903 pesos .

            Es decir, el Ejecutivo y los diputados de la LXIII Legislatura apenas le aumentaron 184 millones 361 mil 432 pesos, para el gasto del Isstey (Política Educativa, “Isstey: otra vuelta”, EstamosAquí.mx, 15 junio 2022).

            No los “350 millones de pesos”, que afirmó la también encargada del ejercicio del gasto público en Yucatán.

¿Y los expertos?

            Nadie sabe dónde quedó el “Comité de Expertos”, anunciado con fanfarrias por el Ejecutivo del estado, “para evitar la desaparición del Isstey”.

            Ellos, Luis Foncerrada Pascal, Santiago Pérez Arjona, Elsy Mezo Palma, María Gilda Segovia, Leticia Cano Álvarez Felipe Ortegón Bolio, Francisco Miguel Aguirre Villarreal y José Antonio Silveira Bolio, elaborarían un “reporte pormenorizado con sus propuestas para rescatar al Isstey, el cual estará siendo evaluado por el gobierno del estado en conjunto con los trabajadores para determinar la mejor ruta a seguir”.

            Llegaron y se fueron los expertos, sin pena ni gloria.

            Tampoco se sabe nada de su “reporte”.

Los votos a favor de la ley

            Para el registro histórico, los diputados estatales que votaron para causar males a los trabajadores al servicio del Estado, son los siguientes:

            – PAN: Jesús Efrén Pérez Ballote, Abril Ferreyro Rosado,  Karem Faride Achach Ramírez, Víctor Hugo Lozano Poveda, Karla Vanessa Salazar González, Manuela de Jesús Cocom Bolio, Dafne López Osorio, Erik José Rihani González, Esteban Abraham Macari, Luis René Fernández Vidal, Raúl Antonio Romero Chel, Carmen Guadalupe González Martín, Melba Rosa Gamboa Ávila, Ingrid del Pilar Santos Díaz.

            – Panal: José Crescencio Gutiérrez González.

            – PVEM: Harry Gerardo Rodríguez Botello Fierro.

            – Sin partido: Fabiola Loeza Novelo.

            Los votos en contra

            – PRI: Karla Reyna Franco Blanco, Gaspar Armando Quintal Parra.

            – PRD: Eduardo Sobrino Sierra.

            – Morena: Jazmín Yaneli Villanueva Moo, Rafael Alejandro Echazarreta Torres, Rubi Argelia Be Chan (Alejandra de los Ángeles Novelo Segura, no asistió a sesionar).

            – Movimiento Ciudadano: Vida Aravari Gómez Herrera.

Titanic

En la revista Espresso Journal, número 13 de agosto de 2011:

“En 1898, catorce años antes de que el Titanic zarpara, el marino estadounidense Morgan Robertson escribió una novela llamada Futilidad, sobre un lujoso barco que se hunde en su viaje inaugural al chocar contra un iceberg en el Atlántico. La nave, era la más grande del mundo, con un caso triple e imposible de hundir. Sus pasajeros eran la crema y nata de la aristocracia y además, no había suficientes botes salvavidas. El nombre de la embarcación era, créalo, El Titán”.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.