Entretenimiento

La Vida es un Carnaval, una mirada de la comunidad trans a 2 horas de la CdMx

La Vida es un Carnaval, del director Fernando Colin Roque, es un retrato sobre la comunidad LGBT+ en la región de Ixtlilco el Chico, en Morelos, con una tradición que contrasta con su forma de pensar. La cinta se encuentra en competencia dentro de la selección oficial del Festival Internacional de Cine Guanajuato.

León, Guanajuato, 26 de julio (SinEmbargo).- En Ixtlilco el Chico, en Morelos, hay una tradición: Cada año durante su carnaval hay lugar para el desfile de la Mojiganga donde los hombres de la región usan vestido, peluca, tacones y maquillaje para caminar por las calles de su comunidad. Ahí se junta la fiesta y el alcohol. Ese día todos ahí festejan, pero el resto del año señalan a quienes encuentran en ello su verdadera identidad.

La Vida es un Carnaval, del director Fernando Colin Roque, es un documental que cuenta las historias de Taly, Johan y Emmanuel, quienes se identifican como trans en una localidad machista que no los acepta aunque una vez al año “se los permitan”. Ahora esta comunidad LGBT+ busca el reconocimiento de su localidad y tratará de hacerlo intentando hacer la primer marcha para exigir sus derechos.

“Es una mirada diferente cinematográficamente hablando de lo que es la comunidad LGBT+, tiene otras cosas, otras aristas muy diferentes de lo que siempre podemos ver en películas, pues es esta parte un poco más humana, un poco más realista, no tan rosa, ni tampoco tan al extremo del drama pero es esto La vida es un carnaval“, comenta la actriz trans Dana Karvelas.

El director francés Fernando Colin Roque dio por otro proyecto con este carnaval que de inmediato llamó su atención por los contrastes que ahí ocurrían.

Dana Karvelas se sumó al proyecto 10 años después de que el director lo iniciara acercándose a las vidas de Taly, Johan y Emmanuel. Ahí la actriz llega de la Ciudad de México a Ixtlilco el Chico como un catalizador de lo que sucede con la comunidad LGBT+ en medio de una región conservadora.

“Llego a mover cosas a estas chicas, a este pueblo, a esta como sociedad hipócrita indiferente. Aunque esté a dos horas de la capital de la Ciudad de México, es otra realidad de derechos humanos, de derechos sexuales, de un montón de cosas que yo me di cuenta, entonces esta parte donde yo donde yo entro es un poco analizando esta mirada de qué sucede afuera con los derechos, con cosas así, una marcha LGBT que no hay. Pareciera que para todos los derechos son iguales y resulta ser a dos horas de la Ciudad de México no son tan igual”, destacó la actriz de Estrellas Solitarias (2015).

El filme retrata la lucha diaria de Taly, Johan y Emmanuel por ser reconocidas de una forma digna incluso por sus propias familias y por ellas mismas. Cada una desde procesos diferentes busca la libertad de su identidad en medio de prejuicios y discriminación, y una festividad que fomenta la transfobia.

“Yo quería que se mostrara esta parte de cómo la sexualidad, de la identidad de género en ese pueblo una vez al año puede hacer ruido, de decir, ‘yo soy trans’, y que los otros 364 no lo puedan hacer. Muchos sólo están ahí, y luego esta parte del machismo de ‘¡ah, bueno! Está bien en estos dos días, la fiesta qué padre’, pero los demás días ‘somos machos y aquí no pasó nada’. Es como dualidad y jugar con el genero de esto”, señala.

La vida es un carnaval. Foto: Especial
La vida es un carnaval. Foto: Especial

La Vida es un Carnaval es un retrato honesto de una de las infinitas realidades de las comunidades LGBT+ del territorio mexicano, en donde, como señala Dana, no todo son historias rosas con finales felices.

El filme forma parte de la selección oficial en competencia de la edición número 25 del Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF, por sus siglas en inglés).

La cinta se suma a lista, que va en aumento, de las representaciones de la comunidad LGBT+ dentro del cine mexicano y que logran que el público empatice o se identifique a través de diferentes retratos.

“Que haya directores que tengan los tanates para escribir un guión, para decir voy con esto, voy hacer una película trans, una película de gays, una película lo que sea, pero que se atrevan. Cada vez hay temáticas, más festivales, más cortometrajes, hay más cosas y se están abriendo los caminos, o sea de un 2010 a un 2022, pues ya hay un abismo, ya es una cosa, que cambio totalmente para bien, hay que reconocernos a nosotros como mexicanos que hemos cambiado esta visión del cine, que podemos como directores o actores hacer estos proyectos de una mirada digna y que tenemos la libertad de hacerlo y es como cualquier otra película de otro género, que puede ser que no la vean, pero en general creo que la parte de que haya más historias LGBT quiere decir que hay algo, que hay muchas historias que contar, no todo es drama, ni ‘¡ay, qué horror!’. Hay muchas cosas que se pueden explorar, muchas realidades”, recalcó Dana, quien está en representación del director en el festival.

Dana Karvelas. Foto: Bianka Estrada, SinEmbargo

Dana Karvelas suma con esta película a su recorrido por el cine donde se encuentran diversos cortometrajes y los largometrajes: Casi Divas (2008), Espectro (2013), El Crimen del Cácaro Gumaro (2014), Estrellas Solitarias (2015), Atroz (2015), Deseo Deseo (2016) y México Bárbaro II (2017).

Además de esta película en competencia, Dana ya trabaja en la edición de su corto que trabajó junto a la Facultad de Cine de la UNAM.

La vida es un carnaval. Foto: Especial

Con información de SinEmbargo

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.