EspecialesOpiniones

Con gratitud y cariño para Alejandro Moreno Cárdenas

La suya es literatura cruel, arrasadora, esa que desnuda la realidad a todo nivel, iglesia incluida. Hablo de las letras de Fernando Vallejo, colombiano, amigo de “Gabito”, como le llama a García Márquez, y también amigo del yucateco Wilberto Cantón, muerto de cáncer.

Fernando Vallejo tiene un libro llamado el Don de la Vida, cuyo primer párrafo me pareció apabullante y difícil de dar a conocer a los lectores yucatecos por su temática. Dice: “¿Quién tiene la verga más grande en este bar de maricas?”. Y de ahí se suceden 161 páginas intensas donde expone el narcotráfico, la putrefacción política, la corrosión de la iglesia y otras cosas de la realidad, impensables en la  literatura contemporánea de Yucatán, ubicada que está  en el bacilongo, los ayeres mestizos confundidos con los mayas,  la literatura de rescate antropológico y el santoral cristiano. Seguimos siendo santurrones, a Dios Gracias.

Los audios de Alito Moreno, dados a conocer por la gobernadora de Campeche, Layda Sansores han puesto en los oídos y boca de millones de usuarios de YouTube, la palabra verga, altisonante, inapropiada en el léxico de personas bien educadas y estudiadas; indebida, si fuera utilizada en una reunión de tipo familiar o social. Pero, especialmente impronunciable frente a una dama.

La voz de Alito Moreno Cárdenas, en los audios mencionados, dio dimensión de grandeza a esa palabra: “mándalos a casa de la verga”, “trátalos a vergazos”, o “a mi, me vale verga”.  Todos esos usos de tan magnifica palabra, estuvieron en los canales online de YouTube y en los canales estelares de Ciro Gómez Leyva, Joaquín López Doriga y otras conductoras. Las sacrosantas orejas de Marko Cortés, Diego Fernández de Ceballos y los ricachones atrincherados en la coalición antimorena, tuvieron que haber escuchado tal palabra, dicha una y otra vez, por  su “brother”, Alito.

La difusión de esos audios fue tan grande como su impacto, que hicieron que tal palabra se escuchara en el contexto de corrupción priistas. Fue tantas veces repetida,  que perdió su carácter de insulto, su sentido ofensivo.

Todo mundo, todo de verdad, habla de los audios, y de tal palabra.

Volviendo a Fernando Vallejo, debemos decir que es un erudito, versado en lenguas antiguas como Jorge Luis Borges, estudiante de cine en Italia, y emulo del Marqués de Sade y Pier Paolo Pasolini. Vivió en México, donde desarrollo gran parte de sus letras y ahora, ya viejo, regreso a su país natal, para esperar la muerte.

Literatura como la de Fernando Vallejo nunca saldrá de la tinta de algún escritor nuestro, ni es pleno siglo XXI. Hay demasiada pudibundez y falta de experiencias en las artes de la pecadora vida nocturna.

Creo que la voz y palabras de Alito facilitaran la difusión de este texto y por eso, siendo amable, le doy mi gratitud y le dedico este texto.     

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.