México

DEA reclutó a familiares de Caro Quintero para su captura

 Un grupo de trabajo de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) denominado “The RCQ Task Force” se dedicó durante años a buscar al narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero. Rastrearon su paradero en las selvas del noroeste de México. Una y otra vez planearon incursiones aéreas para sacarlo de la tienda donde dormía. Incluso reclutaron a miembros de su familia como informantes, aseguraron funcionarios y exfuncionarios de la agencia al diario The Washington Post.

De acuerdo con la investigación de los periodistas Kevin Sieffy y María Beth Sheridan, el equipo de la DEA tomó las iniciales del propio objetivo: “The RCQ Task Force”, por Rafael Caro Quintero.

La captura del capo fue descrita por las autoridades estadounidenses como un ejemplo de la cooperación con México en la lucha contra el narcotráfico. Caro Quintero, sin embargo, había sido fuente de tensiones entre los dos países por 37 años.

México tardó en capturar al exlíder del Cártel de Guadalajara por el asesinato del agente de la DEA, Enrique “Kiki” Camarena, en 1985 y por los de otros ciudadanos estadounidenses en la misma época.

Estados Unidos casi cierra la frontera para presionar a México a que lo capturara en los años 80, pero incluso por entonces el sistema penal mexicano no pudo retenerlo en la cárcel: En el 2013 salió caminando de la prisión por una decisión equivocada de un tribunal de apelaciones mexicano y volvió a las andanzas.

Según el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, la detención del narcotraficante fue sólo trabajo de México, pero hoy el diario The Washington Post, que entrevista a funcionarios y exfuncionarios de la DEA, relata la operación de la agencia en su captura.

Muchas de esas operaciones no han sido reportadas previamente. Funcionarios estadounidenses dijeron que creen que fueron frustrados por filtraciones mexicanas de alto nivel, una señal de que el gobierno mexicano lo estaba protegiendo”, destaca el medio.

El diario detalla que las autoridades estadounidenses desde hace mucho tiempo identificaron dónde vivía Caro Quintero en la zona rural de Sinaloa, a solo unas pocas millas de una base militar mexicana en un pueblo que dirigía como un feudo.

Con información de SinEmbargo

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.