Mundo

Europa sufre ola de calor

Son más de 300 muertos en los últimos días en Portugal y España —además de la proliferación de incendios— por culpa de la ola de calor en la península ibérica, Reino Unido emitió por primera vez la alerta roja ante la llegada de las altas temperaturas este fin de semana.

En España, los datos del Instituto de Salud Carlos III dependiente del Ministerio de Sanidad indican que sólo durante los tres primeros días de la ola de calor —entre el 10 y el 12 de julio— fallecieron 84 personas a consecuencia de los efectos de las temperaturas de récord que se vienen registrando estos días.

Numerosas poblaciones españolas —Madrid, Sevilla, Zamora, Orense y otras— han visto los 40 grados, aunque de momento no se ha alcanzado la máxima nacional, que ostenta el municipio de Montoro (Córdoba) desde el verano pasado con 47.2 grados.

La  situación es aún peor en Portugal, cuya Dirección General de Salud contabilizó, entre los días 7 y 13 de julio, un «exceso de mortalidad» de 238 fallecimientos sobre la media habitual en estas fechas, cifra que atribuye también al calor.

La deshidratación, la descompensación o las enfermedades crónicas son algunos de los factores que pueden agravar súbitamente el estado de salud de las personas hasta conducirlas a un fatal desenlace.

Portugal batió el martes pasado su récord de calor, con una máxima de 47 grados registrados en Pinhão-Santa Barbara, una circunstancia que la Organización Meteorológica Mundial (OMM) teme se reproduzca en varios países europeos como Reino Unido.

En el caso de Londres, este organismo ha advertido que este fin de semana puede llegar a los 35 grados, 10  grados más que la media de la capital británica en estas fechas.

La Oficina de Meteorología del Reino Unido emitió por primera vez la alerta roja en el centro de Inglaterra, donde se espera que llegue la ola de calor a partir del próximo domingo para prolongarse hasta el martes.

La cara más visible de la ola de calor en el Mediterráneo s el fuego: en Francia son tres los incendios sin control y los peores ocurren en el departamento de Gironde, donde han ardido ya 7 mil 500 hectáreas y han sido evacuadas más de 11 mil 300 personas. El presidente Emmanuel Macron reconoció que la temporada es muy dura. 

Con información de El Heraldo de México

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.