Dinero

Cancelar tu tarjeta de crédito es un derecho

Las personas cancelan sus tarjetas de crédito por diversas razones, ya sea por motivos financieros o de otro tipo, pero ¿alguna vez has pensado si esta decisión perjudica tu historial crediticio?

Lo primero que debes saber es que las Leyes de Transparencia y Ordenamiento de Servicios Financieros y la de Instituciones de Crédito acreditan que todos los clientes tienen el derecho de cancelar sus tarjetas de crédito y este proceso debe ser de la forma más sencilla posible.

Sin embargo, el problema surge cuando el banco se rehúsa a dejar ir al cliente fácilmente, lo cual no es correcto y es importante que sepas que la Ley te protegw

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), si la persona que decide cancelar su plástico solo cuenta con una tarjeta, las Sociedades de Información Crediticia (SIC) solo pueden tomar los registros de las operaciones realizadas con esa misma tarjeta y con ello determinar si el usuario es digno de un crédito o no..

Para evitar que el Banco te ponga mil pretextos, la Condusef recomienda los siguientes pasos:

  1. Primero debes verificar que tu tarjeta esté en ceros totales, es decir, no debe existir ningún movimiento a favor o cargo en contra.
  2. Asegúrate de dar de baja las domiciliaciones, ya que de esta forma podrás evitarte sorpresas por algún cargo inesperado y que impida que puedas dar de baja tu cuenta.
  3. Comunícale a tu institución financiera tu deseo de cancelar tu tarjeta, para ello puedes hacerlo por teléfono o por escrito en cualquier sucursal.
  4. Algunas instituciones solicitan la tarjeta en físico para concluir con el proceso, además de llenar un formulario. En caso de que ya no tengas el plástico, solo deberás manifestar por escrito que ya fue destruida o que no la tienes.
  5. Notifica a las SIC (Buró y Círculo de Crédito) sobre el cierre de tu cuenta, incluso puedes solicitar un reporte de crédito especial con la finalidad de corroborar que ya no existe ninguna deuda.

Este trámite es completamente gratuito, por lo que la institución financiera no puede cobrarte alguna penalización o comisión por la cancelación.

Con información de El Financiero

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.